domingo, 8 de junio de 2014

Hola

"En mi opinión, el secreto de la escritura no reside en una inspiración que nunca se sabe de dónde va a venir, sino en la obstinación y la paciencia"
"Para ser escritor, antes que la paciencia y el esfuerzo, debe surgir en nosotros el impulso de huir de las multitudes, de la sociedad, de la vida cotidiana, de las vivencias de los demás, y encerrarnos en una habitación"
Vuelvo a este blog, más de un año después, fustigado por palabras como estas, de Orhan Pamuk, tomadas de La maleta de mi padre, discurso de recepción del Nobel de Literatura [editado por Mondadori en 2007, con traducción de Rafael Carpintero] que leo estos días. Gotas que colman un vaso. Quizá acabe siendo una lectura programática. Bendito será entonces Pamuk.

Vuelvo como el convaleciente que acude a su primera sesión de rehabilitación tras una aparatosa operación que hubiese disminuido sus capacidades motoras. Vuelvo con la humillante impresión de que escribo peor que nunca, que tengo muchas y brillantes ideas pero no la capacidad ni la voluntad para ponerlas por escrito. Vuelvo con el orgullo herido de quien decidió en su adolescencia que "escribiría" y que llegó a hacerlo hace tiempo, pero que ahora ve pasar semanas, años, épocas sin cumplir su destino. Vuelvo aquí porque necesito escribir, porque si no lo hago me espera la frustración. La tristeza. Vuelvo aquí aunque sea para fracasar.

1 comentario:

Rosie the Riveter dijo...

¡Hooooola! (con retraso, mea culpa)