jueves, 28 de febrero de 2013

Puzzles


El Goodbye Blue Monday tenía aire de buhardilla y de arcón de la abuela. El umbral hacia una Narnia brooklyniana. Nos recordaba al cuarto de los juguetes de la mansión familiar y desangelada que nunca tuvimos. Entre los cachivaches que le daban al garito un aspecto de tienducha de Ribera de Curtidores jugamos a ser Alicia en Wonderland persiguiendo no sé qué conejo blanco... Y al girar una esquina de la noche te encontraste contigo mismo en el espejo, dubitativo y borroso.

No hay comentarios: