lunes, 3 de septiembre de 2012

Honrarás a tu padre, de Gay Talese (III)

"-Le dije tres veces esta semana que quería que ordenara este lugar -dijo Bill, mientras se sentaba en una silla del jardín bajo el sol matutino y se ponía los lentes oscuros. Se había quedado despierto hasta altas horas de la noche leyendo el libro que tenía ahora en sus manos, una nueva novela sobre la Mafia titulada El Padrino. Ya iba por la mitad y hasta ahora le gustaba mucho y pensaba que el autor, Mario Puzo, tenía una buena comprensión de la sociedad secreta. Bill creía que la figura central de la novela, don Vito Corleone, era un personaje verosímil y se preguntaba si el nombre estaría parcialmente inspirado en 'don Vito' Genovese y en el pueblo de Corleone, ubicado al interior de Sicilia occidental, al sureste de Castellamare. Bill creía que su propio padre poseía muchas de las cualidades discretamente sofisticadas que el escritor le había atribuido a Vito Corleone y, sin embargo, también había algunos elementos en el personaje que le recordaban al difunto Vito Lucchese. En la vida real, Lucchese, al igual que don Vito Corleone en la novela, tenía amigos en los círculos políticos demócratas de Nueva York durante los años cincuenta, hombres que supuestamente le hacían favores especiales a cambio de generosas contribuciones políticas y, en 1960, Lucchese viajó a Los Ángeles para relacionarse con algunos de esos amigos que estaban asistiendo a la Convención Nacional de los Demócratas. Lucchese estuvo a favor de la nominación de John F. Kennedy, pero otros capos, como Joseph Profaci, influenciados [sic] por la sospecha tradicional que los inmigrantes sicilianos les guardaban a los irlandeses, se opusieron a Kennedy. La mayor parte de los políticos irlandeses, al igual que los sacerdotes y los policías irlandeses, no les hacían favores a los italianos, a quienes, en opinión de Profaci, aborrecían en secreto. Ésta era una visión que Lucchese no compartía, y tampoco Frnak Costello, quien había tenido tratos íntimos con William O'Dwyer. Pero después de que Kennedy llegara a la Presidencia y luego de que la Mafia irlandesa llegara al poder, y cuando el único italiano en obtener fama en Washington fue Valachi, muchos mafiosos juzgaron que Profaci había tenido razón" (Honrarás a tu padre, Gay Talese; pp.349-350;  Ed. Alfaguara, Trad. de Patricia Torres Londoño, 2010)

No hay comentarios: