jueves, 13 de septiembre de 2012

Dos citas y un zasca! de Rilke

El arte como fruto de la necesidad:
"Si de ese volverse hacia su interior, de esa inmersión en el mundo propio surgen versos, entonces no pensará usted en preguntar a alguien si son buenos versos. Tampoco intentará usted que las revistas se interesen por esos trabajos, pues verá usted en ellos su más querida y natural propiedad, un fragmento y una voz de su vida. Una obra de arte es buena cuando nace de la necesidad" (Rainer Maria Rilke, Cartas a un joven poeta; p.25; Ed. Hiperión, 2010, trad. de Jesús Munárriz)
Un canto feminista (y personalista):
"Las mujeres, en las que la vida se demora y habita de una manera más inmediata, más fecunda y más confiada, deben haberse transformado en el fondo en personas más maduras, en personas más humanas que el ligero varón, al que no le obliga a sumergirse bajo la superficie de la vida el peso de ningún fruto de su cuerpo, y que, arrogante y apresurado, menosprecia lo que cree amar. Esta humanidad de la mujer, llevada a término entre dolores y humillaciones, saldrá a la luz cuando haya eliminado los convencionalismos de lo exclusivamente femenino en las transformaciones de su condición externa, y los hombres, que aún no llegan a sentirlo hoy, quedarán sorprendidos e impresionados con ello. (...) Algún día existirá la hembra y la mujer cuyo nombre ya no signifique sólo lo contrario de lo masculino, sino algo en sí mismo, algo que no haga pensar ni en completarlo ni en sus límites, sino sólo en su vida y existencia: la persona femenina." (Rainer Maria Rilke, Cartas a un joven poeta; p.97, carta de 14 de mayo de 1904; Ed. Hiperión, 2010, trad. de Jesús Munárriz)
Un zas en toda la boca:
"También el arte es sólo una forma de vida, y uno puede prepararse para él, viviendo de cualquier manera, sin saberlo; en cualquier cosa que sea real se está más cerca y se es más vecino de él que en las profesiones semiartísticas e irreales que, aparentando cierta proximidad al arte, en la práctica niegan y combaten la existencia de cualquier arte, como lo hace la totalidad del periodismo, y casi toda la crítica, y tres cuartas partes de lo que se llama y se quiere llamar literatura"  (Rainer Maria Rilke, Cartas a un joven poeta; p.129; Ed. Hiperión, 2010, trad. de Jesús Munárriz)

2 comentarios:

Francis dijo...

Me gustan esas cartas. Tienen algo de enjundilla. Tampoco mucha, pero bien. Sobre el zasca, y aunque ya lo he dicho por ahí, está muy bien eso de vivir para el arte cuando uno es un aristócrata que vive de la gorra allá donde vaya... como Rilke!

Ingrid dijo...

Que digo yo, Agus, que Rilke no había conocido a ninguna choni poligonera.
Besotes