jueves, 21 de junio de 2012

El Misterio en Wukro

La cena en la mision de Saint Mary es a las 7 de la tarde. El menu es muy poco variado pero esta rico -eso si, no se recomienda pasar mucho por la despensa ni por la cocina mientras preparan la comida... las cucarachas son huesped habitual-.

Antes de recoger platos sucios y sobras, la tertulia suele alargarse alrededor de la mesa, a veces -aunque esta es una excepcional costumbre introducida en las ultimas semanas por Santi, un simpatiquisimo cirujano de Zumaia- regada con unos sorbos de Ouzo, anis del lugar que hemos bautizado como Ozu.

En uno de esos ratos de charleta improvisada, el del lunes pasado, no se como empezo, pero el padre Angel -conocido en tigrynya como abba Malakku- se arranco con aventuras vividas en los 20 anyos que paso en Tanzania, antes de los 20 ya transcurridos en Etiopia. Eran aventuras a cual mas pintoresca y peliculera, aunque el tono de la narracion las convirtiese en lo mas normal del mundo.

"Has sentido alguna vez que estabas al borde de la muerte? -Nunca".

Y a continuacion relata una expedicion fallida al Kilimajaro en zapatos; una serie de bofetadas con la moto en medio de la jungla; el encuentro con leonas, panteras y culebras en el camino a alguna parte; la batalla diaria con hordas de moscas tse-tse, una noche de desorientacion en la jungla por la ocurrencia del alcalde de un pueblo de ir a cazar... Nunca, vamos. Accidentes, experiencias, sucesos durisimos que, termino por reconocer, son para revivir y no para vivir.

Estas tres semanas en Wukro seran tambien para mi dias para revivir mas que para vivir. En mi caso, no porque las condiciones sean duras -apenas algunas incomodidades relacionadas con la higiene personal-, sino porque estando uno dentro de esta constante excepcionalidad todo parece normal. Y, sin embargo, tiene mucho que ver con un misterio.

Misterio la entrega perseverante de este misionero nacido en Hernani hace 74 anyos. Misterio la que ha liado. Desde Saint Mary's se presta atencion mas o menos intensa a unos 700 huerfanos colocados en diferentes familias de la zona; ademas, se atiende y mantiene una escuela agricola y una de formacion profesional; tambien una oficina de atencion social que ofrece ayuda a ancianos; por fin, de la mision dependen mas de una decena de proyectos de desarrollo que van desde la construccion de un embalse que suministrara agua de regadio a numerosas tierras de la zona hasta la construccion de hornillos mas eficientes en hogares de la ciudad encabezados por mujeres, donde estas suelen cocinar sus diarias amyera, grandes tortas de harina tipiquisimas del lugar.

No es tampoco normal que aqui venga gente continuamente gente ya hecha a pasar tres, cuatro, seis meses, para dar y darse. Para mi es un misterio. Un Misterio.

No hay comentarios: