domingo, 31 de julio de 2011

Nebuloso

Extraño momento de plenitud.

Acabo de comer un 'Not your mother' meatlof, una bola de carne picada con ñoquis, zanahoria y verdura a la plancha. En Highpoints, justo debajo de mi alojamiento. Un sitio de trato exquisito y buena comida.

Mi ropa está en la secadora, 100 metros más allá. Junto a mí, los cuentos completos de Raymond Carver en The Library of America que compré en Saint Paul. No los leeré ahora pero me hacen compañía en estos momentos de laundromat y cervezas en soledad.

Es sábado. Ayer acabé el curso. El curso acabó ayer, más bien. Satisfecho. En mi ser indefinido, percibo que estoy hecho un poco más. Un golpe de cincel en la escultura que debería ser.

Al mismo tiempo, soy perfectamente consciente de mi indefinición. Y lo cierto es que no me importa. Hoy no, al menos.

Como digo, ayer fue el último día del curso. Proyección de nuestros cortos en pantalla grande. Algo especial. Acicalados, nerviosos. Apenas hemos hermanado durante estas cuatro semanas, no como grupo, desde luego, pero entonces llegó el momento de irnos juntos a tomar algo al Crocodrile Lounge. Exaltación de una amistad inexistente, promesas de vernos de nuevo, siempre nos quedará Facebook, y demás.

La tarde-noche dio para confirmar que la actriz española que nos ha acompañado es estructuralmente estirada. No es que sea tímida, no. Y que lo del lesbianismo empieza a ser endémico. ¡Dos en mi clase!

Acabamos en un karaoke tipo Blade Runner. Luces de neón, aire acondicionado en temperaturas gélidas, cómprese usted la bebida fuera, habitaciones reservadas para grupos. Por supuesto volví a hacer a-kind-of ridículo cantando "Common People" de Pulp.

* * *

Aquí me tienes sentado en la barra. Tomando por primera vez una cerveza Palm. Belga. No está mal. Gobierno no tendrán, pero buenas cervezas las que quieras. Quiero mirarme al espejo que cubre el fondo de la barra (todo un ensayo merecerían semejantes espejos), pero no lo consigo. Un gesto para ayudar a mirarse en lo que se avecina. El curso 2011-12. Un interrogante que ahora trato de contestar.

Unas elecciones que influirán en mi futuro profesional. Una emancipación por venir. Un horizonte de ilusiones por cumplir. Y para que la cosa no se quede en frases huecas, me pongo a hacer una lista ahora mismo. "Proyectos", no, menos pretencioso, "Cosas que hacer en 2011-12". Puede que la primera sea raparme la cabeza.

6 comentarios:

Francis dijo...

Lo de raparte no creo que sea una buena idea, las experiencias precedentes lo avisan...

el náuGrafo dijo...

quemealegro.

gran bolondrio de carne ese. aún lo recuerdo con nostalgia.

gobierno no tendrán, jajaja.

love of lesbian

; )

Anónimo dijo...

Mira que no te conozco de nada, y mira que me gusta leerte.

Agus Alonso-G. dijo...

Francis, todo eso fue antes de Guardiola, jeje.

náuuuuuuu, estoy descubriendo que lo que mola es Williamsburggggggg.

Anónimo, ¡glups!, muchísimas gracias.

Ingrid dijo...

Sugerencias, como por ejemplo:

* Quedar en Donosti con las mañas más guapas de Mañolandia.

Oye, que lo de endémico será allí, porque en el pueblo no nos salen las cuentas... por más que sacamos porcentajes, nos salen siempre 5 ;-) ¿Ya vuelves? ¡llama!

mama dijo...

Puede que el rapado fuese antes de Guardiola, pero opino como Francis