lunes, 4 de octubre de 2010

La red social, de David Fincher/Aaron Sorkin

El domingo estuve viendo Machete -lo confieso- y el tráiler previo era de La red social... En los créditos, aparecía antes el guionista que el director (Aaron Sorkin, aquél; David Fincher, éste).

Hoy he visto La red social, la película del año, retrato de una década. Diría muchas cosas, pero me he pasado el día entero buceando en el tema para contarlo en RTVE.es, así que allí os remito. En ese artículo no he dicho que la música es bestial y que cuando más adelante volvamos a ver la peli diremos del reparto: "Anda, mira qué cracks, si Eisenberg, Garfield y Max Minghella actuaron juntos en este peliculón; ya apuntaban maneras".

La red social, la película

No más acabé de verla, ya quería verla de nuevo. Este año sólo me pasó eso con Toy Story 3, y la de Fincher me parece superior por su carácter de icono de una época. Sólo una nota: por favor, no la veáis doblada. No cometáis ese crimen.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que me acabas de crear una nueva necesidad, jeje.

Aprovecho para felicitarte por tu blog y por tu excelente trabajo en rtve. Es una suerte haber quedado varado por aquí.

Saludos

Agus Alonso-G. dijo...

Muchas gracias y bienvenido, estimado anónimo.

Anónimo dijo...

las ganas que tenía de leer una crítica así...

espero leerla parecida, o al menos leerla cuando critiques la nueva de k.kid, ya sabes los seguidores de Mr. Chan somos inasequibles al desaliento.

jordim dijo...

Ya, ponte a buscarla donde no esté doblada.. Como no vivas en madrid o barcelona y no te de pereza ir exclusivamente al cine en el que está en version original..

Lectora dijo...

Nosotras la tuvimos que ver doblada (ya sabes, sí o sí), e intuyo que pierde bastante frescura por ello. Aún así, a mí me gustó, no sé si tanto como a todo el mundo (pero yo soy rara). Los ambientes, muy conseguidos. El guión me parece de lo mejorcito, todo muy bien hilado, dos horas y un ritmo que no decae nunca. Y en general, como retrato de toda una generación, de una forma de hacer las cosas... me parece muy, muy buena. Pero no sé, al final queda un poco de amargura, ¿no crees?