jueves, 19 de agosto de 2010

Viva el Moro

Nada tiene que ver el título de esta entrada con la movida melillense, que -lo sé, sonaré egoísta- poco me importa.

El Moro del que hablo es el interpretado por Paul Scofield en Un hombre para la eternidad, que en la serie Los Tudor interpreta a años luz Jeremy Northan (en parte por la poca profundidad con la que está dibujado el personaje).

Tenía ganas de echarle un vistazo a la citada serie por el recuerdo (¡dos años han pasado ya!) de una crítica en un blog amigo, cruda pero bastante exacta.

Ahora que la ha recuperado TVE ha vuelto la curiosidad. Como tengo intención de documentarme sobre la época con el objeto de escribir algo sobre Garcilaso y la corte de Carlos V, la picazón era mayor. No he querido resistirme después de comenzar a leer Wolf Hall, la novela que ganó el Premio Booker en 2009 y que ficciona la vida de Thomas Cromwell. (Ya os contaré de esto, espero, y ruego sugerencias de libros que documenten bien sobre el final de la Edad Media, el Renacimiento y especialmente en España).

Sorprendido me hallo, eso sí, de que la TVE emita el soft-porn de Los Tudor en prime time. Sí, es verdad que en los anuncios te meten carnaza, pero piensa uno que es el típico cebo. Pero es que resulta que en las promociones en la televisión son más suaves de lo que es realmente la serie.

Sinceramente no se tiene uno por puritano -aunque quizá lo sea-, pero empieza a ser alarmante la hipersexualización audiovisual que nos rodea. Va uno al gimnasio y como se ponga a ver los videoclips sale incandescente, dispuesto a empitonar lo primero que se ponga por delante.

Pienso que la pornografía tiene una finalidad muy definida, lo demás son discursos seudo-intelectuales para tratar de artistizar las pulsiones físicas.

Cuando uno muestra con explicitud la simulación del erotismo y la sexualidad en imágenes, tiene que tener muy claro que está sacando al espectador de la contemplación para meterle en otro campo cuyo nombre no sabría decir. Semejante explicitud denota generalmente falta de creatividad, tratar de estimular no tanto las emociones del espectador como las pulsiones. Muy necesarias y saludables cuando sirven a su finalidad, pero básicamente fisología más allá de eso.

Y vuelvo al título, porque al menos puede uno sacar de lo malo, algo bueno, y sirve ver esta serie tan simplista con Historia y personajes para volver a acordarse de esa persona de recta conciencia, un hombre íntegro en el que mirarse, qué otro gallo nos cantaría si fuésemos un puñado de cristianos como él. ¡Viva el Moro!

15 comentarios:

jorge dijo...

Varias cosas:
1)la peli de Cromwell, de richard harris y alec cerveza negra guinness me pareció muy educativa.
2)respecto al cerdeo en las películas. En el cine español es más que evidente que como muy tarde en el minuto 42/44 va a salir una tetilla o un culete. Sin esa exhibición de carne la peli no puede ser buena. No hay peli española en la que no se enseñe carnaza. Lo que me gusta es cuando las "guarrillas" dicen: " me he desnudad por exigencias del guión". Vamos, que la peli es una mierda de tercera y el público la recordará como " la peli en la que se le ven las peras a fulanita".
3)el cine español(aquí va a haber lío) es una basura enorme. No existe una solo peli buena. No saben rodar, no saben actuar, la imagen parece como la del telediario, es casero al máximo, el sonido suena a retrete.... y por último quiero hacer una pregunta:
¿os habeis fijado que cuando hay una película española semi buena o que se puede ver... todo el mundo dice: " para ser española no está nada mal" " me ha gustado bastante"?
jopé eso es como cuando un amigo bajito, gordo y feo te presenta a su novia y dices: "hombre para ser la novia de manolito no está nada mal" qué leches, la tía es un fistro pero como manolito es un superfistro pues no está nada mal.
Al pan pan ...

Rosie the Riveter dijo...

Je je... los Tudor, qué petardo... Me crucé casualmente con un capítulo un jueves y ya tuve bastante... Efectivamente, como señala Don Terzio, el casting y el atrezzo chirrían bastante.

Mi recomendación novelesca sobre el Renacimiento, aunque italiano(sólo colateralmente toca a España, por Carlos I: su coronación como emperador, il sacco di Roma, Lepanto...) es Bomarzo, de Mújica Láinez. La leí hace bastantes años ya y la disfruté muchísimo. Advierto, puesto que eres sensible a esos temás, que el retrato del alto estamento eclesiástico no es muy edificante... Pero, bueno, siempre te puede consolar cuánto ha mejorado desde entonces (El País se hubiera puesto las botas...).

Y mi recomendación no novelesca renacentista son los Ensayos de Michel de Montaigne, tan disfrutables como la recomendación novelesca. ¡Aaaaahhh, qué grande! Hasta le perdono que afirme la "inepcia" de las mujeres para la teología y las considere incapaces de cultivar la amistad diciendo cosas como "ese sexo [...] está expulsado de la amistad con el común acuerdo de las escuelas antiguas".

Saludos

Rosie the Riveter

el náuGrafo dijo...

Creo q hay un gran vacío moral/legal (lo de legal lo digo en broma) en cuanto a la difusión de imágenes no ya eróticas, sino tremendemente vulgares y dirigidas a despertar el deseo sesssual más chabacano. Porque hay varios tipos de deseo sexual, y del ciertos tipos de videoclips, es vulgar y chabacano.

La izquierda, por oposición a una derecha más impregnada de catolicismo y, por tanto, códigos morales respecto a la sexualidad y su difusión y demás, ha optado por el todo vale, en esa materia.

A mi me parece que todo vale, excepto la horterada y el mal gusto, y el estar todo el rato aporreándonos con llamadas sexuales, que coño, no somos inmunes. En Cuba, curiosamente, por influencia de José Martí, se intenta emanar una cierta rectitud en ese sentido, que luego se va al traste con cierto golfería desmedido que encarna la figura de la jinetera.

No es tanto hacer o no el guarro, ni las prácticas q uno pueda preferir, sino un poco de decoro, de sentido de la belleza, de no aludir todo el rato a las pasiones más bajas, como ese sexo chabacano, la gula más grasienta, el consumismo más desenfrenado y así.

A veces, el hombre, después de masturbarse, este hombre, se siente sucio. No es por el acto en sí, sino por la vulgaridad y la falta de alma de las imágenes q ha empleado para su estimulación erótica.

el náuGrafo dijo...

En Cuba, están prohibidas, por ej, las revistas pornográficas (hay un grupo llamado Porno para Ricardo, en alusión a esa prohibición). Obviamente, esa prohibición en concreto me parece boba.

Anónimo dijo...

Lo de Porno para Ricardo supongo que incluirá shemales. Miedo me da tu afán empitonador en el gimnasio, dado que compartimos vestuarios.

Anónimo dijo...

Veo la serie y me gusta, no le presto mayor atención a las escenas que destacas.

Yep, Bomarzo muy bueno, no sé si será fácil de encontrar.

Jorge tu generalización en el punto 3 me parece exagerada, pero en cualquier caso es tu opinión. Yo sí he visto películas españolas que me han gustado (a pesar de que no tengamos un chakie chan hispano)

Saludos.

Agus Alonso-G. dijo...

Bueno... y yo que pensaba que estábamos en agosto y la cosa estaba muerta...

Jaja, mi vigoréxico anónimo, en cuanto he leído "miedo me da" he sabido quién eras. No temas, que precisamente para no ir con el pendón abriendo la marcha intento no mirar demasiado, porque realmente se hace desagradable esa exhibición.

Jorge, la peli de Cromwell es grande, te recomiendo también Beckett y la citada 'Un hombre para la eternidad'. De todas maneras, el Cromwell que interpreta Richard Harris es otro Cromwell diferente al que llegó a ser primer ministro con Enrique VIII. Éste es Thomas y aquél Oliver.

Rosie, grazie por las recomendaciones. Te vas a reír pero tengo en casa el Bomarzo por regalo vía postal de precisamente Don Terzio... Que el estamento eclesial no quede bien parado es lógico. La cosa no es que estuviera para tirar cohetes. El caso es que el Bomarzo no me lo leí, pero lo haré ya que también tú me lo recomiendas. Me apunto también a Montaigne, muy bien editado, creo, por Acantilado.

Edu, estoy contigo en que no tiene sentido prohibir la pornografía. Pero está claro que estamos derivando hacia extremos... En Reino Unido la edad media de inicio de las relaciones sexuales es muy, muy bajo. En España, pienso, vamos camino de eso, seguramente en buena parte por el análisis sociopolítico que haces.

Anónimo 2, estoy contigo en que Jorge generaliza. Pero es cierto lo que comenta de "para ser española no está mal". Si el cine español está repuntando a un nivel más global en los últimos años (no hablo de gente como Almodóvar o Trueba -o incluso Garci (sic)-, que fueron excepciones) pienso que es gracias a las cadenas privadas, sobre todo Telecinco (Antena 3 ha optado por el dinero fácil: Los Borgia, Fuga de cerebros y así casi todas sus producciones).

Al haber sido obligadas a invertir dinero en cine español, lo han querido hacer rentable, esto es, lo han convertido en algo parecido a una industria (porque, señores, no nos engañemos, el cine no es sólo arte). Así, los directores se han bajado de su nube olímpica y han tratado de hacer cine que guste al público, que oye puede ser artísticamente bueno.

Telecinco ha producido en los últimos años 'El orfanato', 'El laberinto del fauno', 'Celda 211', 'Ágora'... Cine que quiere ser comercial pero con voluntad de estilo.

Lectora dijo...

"Así, los directores se han bajado de su nube olímpica y han tratado de hacer cine que guste al público"

Grrrrrrrrr. Por todas las cosas, Agus, que el "cine que guste al público" es ni más ni menos que Torrente en sus diferentes variantes... y eso no significa nada. Cine español ha habido y sigue habiendo de todos los calibres: muy bueno, menos bueno, regular y malo/muy malo. Calidad y cantidad casi nunca han ido vinculadas, ni mucho menos, pero decir que "no existe una peli buena" es una exageración que ni en coma etílico puedes llegar a suscribir. Berlanga, Erice, incluso el Camus de "Los santos inocentes" o el Chávarri de El desencanto(aunque a mí lo demás no me guste), son también cine español.

De todas las que has nombrado (El laberinto del fauno especialmente, pero tambien Ágora y, si me apuras, Celda 211) no me parecen ejemplos precisamente de cine que vaya a pasar a la historia de nada. Sin embargo, uno ve El verdugo, o Bienvenido Mr. Marshall, o Los santos inocentes 30, 40 o 50 años después y la diferencia es abismal.

Lectora dijo...

(detesto con especial devoción El laberinto del fauno, posiblemente una de las películas más sobrevaloradas de la historia del cine de los últimos 100 años: o sea, desde que se inventó la cosa).

¿Que ahora sabemos hacer blockbusters? OK. ¿Y? El mejor Amenábar lo vimos en Tesis (que por cierto, fue un éxito de taquilla en su día): lo demás, sobraba.

Agus Alonso-G. dijo...

No he visto 'El laberinto del fauno', o sea que no puedo opinar. 'Celda 211' me parece, eso, 'para ser española está bastante bien'. 'Agora' no me gustó... Pero la realdiad es que si el cine español quiere hacer abundantes producciones de calidad, tendrá que convertirse en algo parecido a una industria. De la que salga mucha mierda y un puñadito de buenas producciones.

Yo no estoy negando que Berlanga, Camus o Erice hayan hecho buen cine. Ni estoy negando que haya buen cine español. Pero, ¿qué son los ejemplos que me comentas? ¿Tres entre ochenta? No sé, Hollywood, con toda su mierda (actualmente más, pero como en todo el arte de Occidente), ha dado más y mejores cosas porque hay medios, hay industria.

El cine francés, también... El inglés. Incluso el italiano... No sé...

Rosie the Riveter dijo...

Ja ja... pues sí que me estoy riendo con lo de Bomarzo... Con lo mal que le caigo yo a Don Terzio, que me borra los comentarios...ja ja.

Pues, Agus, si lees a Montaigne por la edición de Acantilado no encontrarás los comentarios sobre la incapacidad femenina para la amistad. Y es que, en los últimos años de su vida se le presentó una chica de apenas 18 años que ansiaba conocerlo después de haber leído sus Ensayos (vamos, casi una Pilar del Río del siglo XVI) y se hizo amiguísimo de ella (hay quienes opinan que la amistad fue incluso más allá de lo meramente intelectual, en cuyo caso, se habría consumado la amistad perfecta que él creía imposible). Tan amigos fueron que a la muerte de Montaigne, a ella le fue encargada una nueva edición de los Ensayos y de ahí procede la de Acantilado. Esta señorita, Marie de Gournay, escribiría al cabo de los años una obrita titulada "Igualdad de los hombres y de las mujeres". Ahí tienes otro fruto del Renacimiento.

Cambiando de tema, no estoy segura de que la realización de grandes películas (en términos de calidad) pase necesariamente por la existencia de una industria. Me parece a mí que Suecia ha dado mejores obras para la posteridad, que Bollywood con toda su industria detrás. Pero, bueno, igual hablo desde la ignoracia y resulta que hay unas películas indias delicadísimas y sofisticadísimas en sus guiones y no lo sé...

Por cierto, no puedo estar más de acuerdo con Lectora en su valoración del Laberinto del Fauno. Sufrí un ataque de grima y de patetismo ajeno cuando la vi en el cine, me sentí estafada por la crítica "unánime"...

Saludos

Rosie the Riveter

el náuGrafo dijo...

A ver cuándo veo la puta el SUR y el jodido ESPÍRITU DE LA COLMENA de una condenada vez. (Con amor van los tacos, jeje.)

Agus Alonso-G. dijo...

Ay, a la vejez viruelas... Jajaj. Pues entonces no me leeré la de Acantilado, que yo quiero el director's cut.

Lo del cine tampoco es una tesis que haya pensado mucho, o sea que no me costaría demasiado reformularla.

Y sí, náuGrafo, sí. No sé que dirá don Mario Moliner de tus palabras.

Lectora dijo...

Yo creo que sigue siendo un error vincular industria con calidad. El cine asiático, por ejemplo, es una industria monstruosa. Y produce muchísima mierda (pero mierda mierda), y luego tiene a un Wong Kar Wai, un Zhang Yimou o un Kitano, y tiene a sus John Woo y demás para el entretenimiento y la acción. Supongo que técnicamente ellos también son excepciones en su entorno, pero es que a mí esto de los chovinismos cinéfilos no me gusta nada. Para mí el cine se divide en función de lo que aporta (llamémosle "bueno" y "malo", por simplificar), no en función de su nacionalidad (mucho menos en la Europa de la financiación comunitaria).

Si hiciéramos un recuento, creo que constataríamos que el porcentaje de pelis mierdosas vs. pelis decentes es más o menos el mismo en todas partes, y que el cine "español" (¿Campanella es cine argentino, español o cine argentino con pasta española?) no está en un estado tan comatoso ni calamitoso como nos quieren hacer creer.

Quidam dijo...

Mi capacidad da para bien poco y creo que me encuentro ligeramente por debajo del nivel como para aportar algo más, pero sí diré que me ha hecho gracia cómo en cuanto se saca el "tema", como decías en aquella antigua entrada del Blog, se cuelan en un ratito (¡y eso que estamos en pleno Agosto!) 14 comentarios.

Muy buena entrada, por cierto, y me adscribo a ella. Vi una de las escenas de Tomás Moro ayer mismo y me pareció lamentable, superficial y caricaturesco. Por no hablar de nuestro monarca Playboy