lunes, 9 de agosto de 2010

El mitificado cielo de Madrid

El cielo de Madrid tuvo, al parecer, fama de pureza, de azulidad, de alta calidad cielística. De Madrid al cielo... y todo eso.

Madrid, oh cielos expone en la azotea del Círculo de Bellas Artes y hasta el 15 de septiembre una serie de fotografías de artistas reconocidos con el cielo de(sde) Madrid como argumento.

La exposición en sí no me ha parecido gran cosa -me quedo con dos o tres fotos, la mejor una de Jordi Socías, creo-. Pero menos cosa aún me ha parecido observar Madrid desde esas alturas. Una decepción. Un poco como verla en calzoncillos. Uno contempla París desde la Torre Eiffel o Roma desde San Pedro y... ¡oh, cielos! Pero Madrid... Muy poco glamour.

En otro orden de cosas, este fin de semana he revisitado El Apartamento y El hombre tranquilo.

De El Apartamento me ha asustado percibir en mí cierto cinismo, un capullito posmo que me repetía "en la vida real ese final es imposible, Buddy-boy será devorado por la vida siempre". Puag. O tempora, o inocencia!

El hombre tranquilo sigue haciéndome feliz desde el primer plano.

2 comentarios:

Quidam dijo...

"El hombre tranquilo sigue haciéndome feliz desde el primer plano."

Sin duda es la crítica más verdadera, sincera y acertada que se puede hacer de esta película.

Agus Alonso-G. dijo...

Jeje, gracias. Sobre todo es una crítica cómoda ;) Hace cuatro años y medio, lo contaba así con más detalle y menos gracia.