sábado, 5 de junio de 2010

Canino, de un director griego

Gustándome en muchas ocasiones (o más bien, concordando con ellas) las críticas de Carlos Boyero, no me gustó este año la cobertura que él y Borja Hermoso hicieron del festival de Cannes. Me parecen demasiado viscerales y faltones.

La crónica final sobre el palmarés da un poco el tono boyeriano. En el blog de seguimiento de1 festival, las crónicas firmadas por Hermoso, llenas de críticas duras y a veces poco argumentadas, me fueron enfrentando a este estilo que siempre me gustó.

El jueves, empero, estuve en el cine, después de rebuscar en la cartelera algo que echarse a la boca. Canino, de Yorgos Lanthimos, tiene el premio Una cierta mirada de Cannes 2009 y había sido encumbrada por ciertos críticos cuando se estrenó hace unas semanas en España. Además, toca un tema que me subyuga, el de los neuróticos que torturan, secuestran o/y violan en los sótanos mientras llevan una cotidianiedad normal.

Dicho y hecho. Me fui a los cines Golem con muy buena disposición.

El nivel de fraude, incomprensión y extrañamiento fue tal después de ver la película, que necesito dedicar una entrada del blog para hacer campaña contra este bodrio. La frialdad de las actuaciones, justificada por algunos como intencionada, robótica; el estiramiento del chicle de una historia que no es más que la suma de estampas poco o nada interesantes; la sordidez como intento de tapar el vacío; los planos largos (así yo también hago una cinta de dos horas) y las tomas extravagantes sin justificación,... Cuando me reí al reventar el padre una cinta de vídeo VHS en la cabeza a una de sus hijas, me di cuenta de que había tocado fondo. Y no yo, sino la película.

Entonces uno tiende a comprender por qué gente que tiene que ver todo el cine que sale acabe despotricando contra semejante bazofia encumbrada en festivales.

Leo esto en una entrevista al director:

Algunos críticos han señalado que la película podría ser una peculiar actualización de “El mito de la caverna” de Platón, ¿qué piensas al respecto?

Tendría que consultar cómo era la historia del mito porque no me acuerdo exactamente. Sólo recuerdo que era algo con una cueva y unas sombras. En ningún momento pensamos en el mito de la caverna, pero me parece bien porque le da más credibilidad al filme (risas). Además queda genial que digan que estoy reactualizando un mito griego, pero no era el propósito. Luego lo voy a mirar en Internet para ver qué era exactamente.


No hay más que decir.

En desagravio, me monto a lomos de mi Altea, cabalgo por las calles humenantes de Madrid, bajo un sol abrasador (y aliviado por el aire acondicionado), y escucho una selección de las bandas sonoras de Ennio Morricone para westerns. Pienso entonces en la capacidad de sublimar la realidad, cualquier realidad, también esos desiertos almerienses del spaguetti, que tiene el arte. Qué grandiosa la música de cámara, arriesgada y que ya nos suena agreste, de ese gennio.

7 comentarios:

Lectora dijo...

Ja. Lo del mito lo califica a la perfección. No sé si como cavernario o cavernero, pero ea, con dos.... Aún no la he visto, ya contaré si caigo; quería ver 80 egunean pero ya se sabe: idioma "antiguo y difícil" y amor de aquella manera en la tercera edad, pues como que no la van a traer. El jueves, si hay suerte, veré Ajami.

p.s. yo sí que los comprendo. Si tienes que ver 200 veces películas como Hadewijch, llegas a casa y terminas poniéndote una de Benny Hill. Fijo.

Lectora dijo...

Ah sí, vimos Two lovers. Esa nos gustó, aunque aquí la amiga estuvo gruñendo y regruñendo dos horas antes: "Y esto de qué va y para qué venimos a los multicines y por qué por qué por qué". Luego le gusta, claro, pero...

el náuGrafo dijo...

Coño, el otro dia hablaron de él un buen rato Ricardo y Il Profesore. A uno le gustó y otro no.. Luego leo con más detalle, saludos

el náuGrafo dijo...

Por cierto, ¿no subes tus postsss al FB?

Agus Alonso-G. dijo...

No sé, ya se ve que lo del gusto es algo muy peculiar. Respeto que haya gente a la que guste una peli que a mí me parece malísima o peor.

Subiré al FB... pero es que últimamente estoy poco FBkero.

jordim dijo...

"Además queda genial que digan que estoy reactualizando un mito griego, pero no era el propósito. Luego lo voy a mirar en Internet para ver qué era exactamente."

¿Es que acaso no se nota que el tipo está bromeando?

Y de todas formas, se puede hacer perfectamente una gran película sin conocer el mito de la caverna, y hasta cayendo en los mismos principios. Esta yo no la he visto.

Pancho dijo...

La película trata sobre LA EDUCACIÓN y de ahí se despliegan otros temas como la organización social por ejemplo, pero decir lo que usted dice en su blog... maníacos en sótanos y demás... buff, cuanto le queda por aprender.