viernes, 7 de mayo de 2010

Si vas al cine...

"Es forzadamente estética, es una película obsesivamente sensual, pretendidamente lírica, aunque a mí me deje como un témpano". Las palabras de Boyero sobre Habitación en Roma dan forma a mis sensaciones. De cursi la resumiría yo. El tema original de Russian Red para la película da el tono.

Así que, ni Medem, ni Plan B, id a ver Ciudad de vida y muerte, de la que llevaba semanas queriendo hablar. Qué pena que el márketing marque tanto las audiencias del cine. Para hablar de la película china, me autocito:

Podríamos hacer una comparación arriesgada y decir que la china es al cine bélico de Spielberg lo que la Eneida es a la épica de Homero. Si en la Eneida teníamos la Odisea y la Iliada renacidas en el espíritu latino y la brillantísima pluma de Virgilio, en City of life and death tenemos al soldado Ryan y a Schindler en Oriente.

Mayúscula película que ya estoy deseando volver a ver sobre los horrores de la guerra y sobre un episodio bélico concreto narrada en blanco y negro, gran angular, con bellísimas y terribles escenas bélicas y un coro de personajes muy interesantes. Todo ello con el leve aroma de lo oriental humeando por entre los fotogramas"


Y aun así, no he vuelto a verla. Pero debería hacerlo. Os recomiendo esta crítica de Alberto Bermejo y la de una lectora, junto a la cual vi en el Kursaal esta inmensa película.

En cuanto a los estrenos, no puedo dejar de recomendaros El último verano de la Boyita, una película pequeña que pasará desapercibida entre Medemes y Jeniffereslopeces, pero que merece la pena. Pequeñita como un soneto, pero ternísima en su aspereza, con sabor agreste de veranos de infancia y descubrimientos. Una verdadera y buena película de iniciación a cuya directora -interesante discurso- entrevisté en Málaga.

No caigas en la tentación de pensar que si quieres descansar necesitas ver películas llenas de lugares comunes y superficialidad. Es más entretenida una película con hondura que una cursilada o que una comedieta previsible de temporada.

6 comentarios:

Estela dijo...

Estoy de acuerdo con este último comentario.

Es impresionante la campaña que le han hecho a 'Habitación en Roma' a través del correo electrónico. Cada vez que entro a alguno de los portales de mis diferentes cuentas sale esta publicidad con diferentes formamos... No recuerdo haber visto una campaña en Internet, o al menos a través del correo, tan incisiva... sólo por eso ya me genera desconfianza... ¿tienen miedo a que sea un fracaso? Uf!

Lu Chuana dijo...

Partimos de que (a) Russian Red me CARGA hasta extremos que no puedes ni imaginar; (b) es una película que ya se ha hecho (Bize, Winterbottom) con resultados cuestionables (más en Winterbottom, menos en Bize, que me parece ofrece una mirada más limpia); y (c) que van a proyectarla doblada en todos los cines...

No me quiero ni ver a la salida del cine.

(pensé en pedirle a mi media limona que me llevara a ver por tercera vez Ciudad de vida y muerte, pero temo por mi integridad física).

La minicrítica la puse aquí:
http://elunicornionegro.wordpress.com/2009/09/28/cronica-del-festival-i/

Besos, a ver si estrenan Blessed.

Agus Alonso-G. dijo...

Ya sabes que a mí 'Blessed' no me gustó tanto. Más la segunda parte que la primera. Pero al menos reviste más interés que lo que hay básicamente en cartelera.

Lo del doblaje tiene delito. Estuve en una reunión con Medem y los productores y Medem se echó las manos a la cabeza cuando le dijeron que iba a ir doblada en casi todos los cines. En el chat que tuvimos el otro día con Elena Anaya y la Yarovenko, Anaya no dejó de repetir una y otra vez que fueran a verla en V.O. Lógicamente. Doblada es una película de delito.

Estela, tengo que reconcoer tristemente que en el márketing de 'Habitación en Roma' yo mismo he colaborado, en cuanto que la película está participada por TVE y yo me dedico a ese tema en la web de la tele.

Lu Chuana dijo...

Jo, pero siempre es lo mismo: se echan las manos a la cabeza pero al final "tragan", ¿tan poco poder tienen? Con Cesc Gay (película trilingüe, paradójicamente titulada "V.O.S." para más coña), tres cuartos de lo mismo, y la revista de Renoir (que proyecta versiones dobladas en todos sus cines "de provincias") una entrevista con el director titulada: "Me gustaría que el público viera mi película en versión original". ole ole y más ole. ¿Por qué? Aquí (¿qué somos, la cuarta o quinta ciudad española o por ahí?) no tenemos cines en VOS. Así de simple. Ni uno: una peliculita al mes los jueves a última sesión en Renoir (cuya política de empresa es "los de provincias que se j****, por memos y por unineuronales") y para de contar.

Brrrrrrrrrrrrrr

Lu Chuana dijo...

Efectivamente: no tengo palabras.

Klaudina dijo...

Sois demasiado amables con la película. Yo, joven e impetuosa, no pude aguantar la risa durante la primera media hora. Luego no es que la cosa mejorara, ni que fuera menos ridícula, es que ya me había acostumbrado y mi acompañante, más delicada y discreta que yo, me fulminaba con la mirada. Pero qué mala, qué mala, qué mala que es. Yo no es que la vea pretenciosona, hay pelis con rollo pretenciosón que se salvan por un guión un poquitín chisposo, pero ésta, ésta... "¿Por eso te hiciste lesbiana? Por eso me hice mujer." Tócate los pies. Y así toda la peli. Cuando decías esto no puede empeorar, empeoraba. Y cómo.
Por no hablar del acojono que me daba la rusita. Por lo menos la otra te la creías un poquitín (poquitín) más. Y mira hay una cosa que sí me parece bonita (bonita y no cursi) y es cuando te muestran a Alba ("el amanecer es mi mejor momento, rusita") poniéndose de puntillitas porque es bajita. Pero lo demás, ¡¡lo demás!! ¡¡Y los cuadros, y EL FLECHAZO!!
Yo creo que el guión lo ha escrito un programa de ordenata. Ibas metiendo variables al programa y él te las revolvía. A saber: jeques, tenista, inventora de bicis a las que nombra con mucho ARTE, arte (cuadros), lenguas bellísimas, lenguas antiguas y difíciles, casamiento de la una, novia deprimida de la otra, camisas horteras, musiquita de tensión cada vez que comparten sus secretos, la canción de russian red que suene tres o cuatro veces MÍNIMO, que no haya rácor (pa qué)... Y luego con todo eso, el programilla te lo mezcla y te sale eso que sale.
Ah, que no se me olvide. Elena, eres muy mona, pero come, hija mía, come. Empieza por darle mordiscos más grandes a las tostadas.