jueves, 14 de enero de 2010

Up in the air, de Jason Reitman

Es una de las grandes favoritas a acumular nominaciones en los Oscar, con permiso de The Hurt Locker y Avatar (la primera por su calidad al parecer indiscutible y la segunda por... todo lo demás).

Todo apunta a que George Clooney se llevará todos los premios habidos y por haber con su papel de tipo solitario que vive en los aviones viajando de un lugar a otro para comunicar despidos al personal de las empresas que contratan a la suya.

Vera Farmiga también está sensacional. Y la joven Anna Kendrick.

¿La peli? Me deja, por un lado, triste, y por otro, con la sensación de que hace aguas por muchos sitios. Es una historia rara. En parte peca de sentimentalismo pero cuando parece que todo va a ser hollywodiense, pues no. Y te deja el cuerpo con cierta desesperanza.

Una historia romántica que quiere ser un éxito de taquilla y a la vez tiene un toque posmoderno corrosivo. En ese sentido, supongo quee es un pastiche. Quiere ser ácida pero la crema pastelera le chorrea por alguna costurilla del hojaldre.

No diría lo mismo de La cinta blanca, impresionante y terrible película que no pude ver en San Sebastián y que ahora me impacta. Durísima, pero genial. 140 minutos de corte bergmaniano que no se me han hecho pesados. Pero de esa ya hablamos otro día, cuando tenga ánimo.

12 comentarios:

Ángel dijo...

Pues estoy deseando verla. ¿Llegaste a ver "Gracias por fumar"? A mí me gustó casi casi más que "Juno". Con el tiempo algunos amigos discrepantes me han convencido al 70% de su inverosimilitud.

Lectora dijo...

Pues imagínate nosotras, que vimos La cinta blanca una hora después de terminar de ver Ciudad de vida y muerte. Cómo se nos quedó el cuerpo, majo... y no precisamente por la sobredosis de ByN :-S Y al día siguiente vimos Hadewijch. Con eso te lo digo todo. Yo tengo ya ganas de ver Precious.

Juno no me emocionó especialmente; me parece una película pelín sobrevalorada. O igual es que tenía yo mal día.

Y si fueran justos, La cinta blanca debería llevarse el Óscar. Está muy por encima de cualquier otra (creo), incluida la de Campanella (que es muy buena, pero no es ni de lejos como la de Lu Chuan, que no participa).

Klaudina dijo...

Juno a mí tampoco me moló (mucho). Y La cinta blanca tengo ganas locas de verla. Y Precious ya ni os cuento. Que Precious la recomendó mogollón Oprah, dijo que quería que todo el mundo viera la peli. No sé, igual aquí la recomienda un personaje igualmente importante, como Belén Esteban y entonces ya seía el acabóse. Me encantaría, la verdad.

Mario Moliner dijo...

Los barcos 'hacen agua'.
Las mujeres 'rompen aguas'.

Atención.

Buenas tardes,
Mario

Ángel dijo...

¿Pero "Precious" la estrenarán algún día en España o están esperando a ponerla en Cine de Barrio?

Agus Alonso-G. dijo...

Supongo que en breve, después de las nominaciones a los Oscar.

Don Mario, so...?

Agus Alonso-G. dijo...

Ya me acuerdo, Lectora, vaya día. Pero 'La cinta blanca' es una devastación que nos hace mejores, cosa que no tengo claro en el caso de 'Up in the air'.

'Juno' a mí me gustó, pero no me volvió loco. Me pareció un poco para adolescentes.

Y 'Gracias por fumar' no la he visto.

Anónimo dijo...

Pues esta la tendré que ver me imagino muy bien en el papel protagonista a Bill Murray.

Ganas tengo de ver la cinta blanca.

Un saludo.

Rosie the Riveter dijo...

Me ha gustado mucho La Cinta Blanca, pero no tanto como esperaba. Como retrato de costumbres, de atmósferas, de miserias, como explicación de comportamientos individuales, en el plano técnico-formal, el trabajo de los actores (sobre todo los niños y la niñera...) perfecta. Pero la pretensión de elevarlo a tesis de alcance general, que dé cuenta de la incubación sociológica del nazismo, me chirría... ¿Qué tendrá que ver el sentimiento de culpa judeocristiano o la hipocresía de la doble moral con el origen del nazismo? Vamos, yo no lo veo...

Saludos
Rosie the Riveter

Agus Alonso-G. dijo...

Estoy contigo en lo del error en elevar la cosa a tesis sobre el origen del nazismo.

De todas maneras, creo que eso es algo que ha subrayado más la crítica que la propia película. De hecho, creo que su éxito reside en que, más allá de la referencia temporal final, es una parábola intemporal. O debiera serlo.

Estoy completamente de acuerdo en que no se explica la relación causal entre puritanismo o sentimiento de culpa y nazismo.

Klaudina en Santa Klara dijo...

Bueno, la relación no sería tanto entre sentimiento del culpa y nazismo sino entre una educación represiva y en nazismo. Pero esto ya no es Haneke, es Alice Miller (una señora austriaca ya octogenaria), que lo explica mucho mejor que yo en un libro titulado Por tu propio bien, raíces de la violencia en la educación de los niños. En fin, a mí es algo que me atrae como explicación, pero desde luego no como única explicación, que es lo que Alice pretende. La chica es psicoanalista (desencantada del psicoanálisis, eso sí), qué quieres.

A mí La cinta blanca me ha gustado horrores y creo que lo de elevarla a la explicación del surgimiento del nazismo ya es algo de cada cual, creo yo.

Klaudina dijo...

Haneke menta a Alice Miller aquí, así que sí que es su intención establecer una unión entre lo que se ve en la peli y el nazismo. Mira tú qué bien, comparto referentes con este hombre.

Qué maravilla compartir referentes con Haneke. Ya sabía yo. Es que yo era ver la película y decir: lo que contaba Alice, talmente.