jueves, 31 de diciembre de 2009

Renacer con el nacimiento del año

El 1 de enero de 2009, al comienzo de este año, me refería al carácter cíclico de la vida que nos ofrece la oportunidad de recomenzar.

La idea la recogía de Julián Marías. Éste, en su libro Persona, dice:

La persona, por su irrealidad, inseguridad y contingencia, es lo más vulnerable, pero con un núcleo invulnerable, precisamente porque nunca está 'dada': no se puede decir de ella 'esto es', porque 'está siendo', 'va a ser'. sin límite conocido. Consiste en innovación, siempre puede rectificar, arrepentirse, volver a empezar, en suma, renacer.

(...)

Si la vida humana careciese de sueño, si fuese una vigilia constante, su estructura sería radicalmente distinta. Cada día se 'despierta', es decir, se reanuda la vida tras una interrupción (...). Lo decisivo es que no se despierta a un 'mundo', sino a una biografía que se reanuda"

Creo que esto es aplicable a los años. No se trata de hacer borrón y cuenta nueva burdamente. Año nueva, vida nueva. No. Pero sí algo así como año nuevo, renacer nuevo.

Después de renacer con el Nacimiento del Niño, podemos renacer con el nacimiento del año.

Feliz año a todos, ¡feliz renacer en 2010!

4 comentarios:

Lectora dijo...

¡¡Feliz año!!
Y mucha paz.

el náuGrafo dijo...

Y amor. Y frivolités las justas, jaja.

Agus Alonso-G. dijo...

¡Feliz año! Muerte a la frivolité y el nihilism.

KSK dijo...

Ayyy, qué bonito lo que citas, Agus. Ahí estamos, ahí, en renacer. Feliz año.