miércoles, 11 de noviembre de 2009

Periodismo deportivo (y no sólo)

Ay, esta juventud, que quema contenedores y la lía parda en Pozuelo. Que pierde el tiempo, ¡la vida!, bebiendo en botellones inhóspitos a lo largo de noches plenas de la nada. Que no saben lo que supone el esfuerzo, ni la autoridad, ni la excelencia. Que no leen. Que no respetan a sus padres. Que berrean. Que escuchan musicucha ruidosa. Que han banalizado el sexo...

Y entonces veo la entrevista que Manolo Lama y Manu Carreño le propinaron ayer a Florentino Pérez, presidente del Madrid, en Cuatro y me escandalizo.

Está uno harto de esa autoridad moral de la que el periodista medio se autoinviste para juzgar a otros. Sea cronista político, sea opinador profesional de tertulia, sea columnista de la hoja parroquial o, lo peor, periodista deportivo. Una autoridad moral que, muchos lo exudan por los poros, no se han ganado con un comportamiento ético.

En el caso del periodista deportivo, es especialmente llamativo. Porque el periodista deportivo es un tipo que lo tiene fácil para ser poco riguroso, barriobajero, forofo... Para ser todo lo que no debería ser un periodista (y que también en la columna política y las mesa-camillas televisivas se ve a punta pala, todo sea dicho).

Lo tiene fácil porque la materia que maneja el periodista deportivo es pasional, visceralmente subjetiva, porque su público es la masa -desde el catedrático de Física Nuclear hasta el camionero, y este siempre predomina en cantidad y volumen de voz-. Porque, en definitiva, en ese terreno es muy fácil tener mucho poder e influencia, mucha fama y dinero con no mucho talento, o con un talento que no incluye las virtudes cardinales.

Estamos hartos de ver ineptos ostentosos, expertillos de tres al cuarto que han labrado su posición como incensarios oficiales del presidente de turno, gentucilla que ni siquiera sabe hablar con corrección pero que se convierten en popes de la opinión en lo deportivo, criticones cualesquiera que se creen aguijón contra el poderosos pero que sólo demuestran ser frustradetes.

El deporte puede ser sublime. Puede provocar sentimientos y emociones elevadísimos. Belleza, verdad. Arte. Eso cabe en, pienso por ejemplo, el fútbol.

¿Por qué entonces el periodista deportivo tiene que ser tan cutre, tan falto de elegancia y tono humano? No hay que ser rancio para abominar del estilo contraportada-del-As, de un titular como "Vete ya" a Pellegrini cuando su equipo ha perdido 4-0 contra el Alcorcón (ese es el Marca de Eduardo Inda), del insulto y la falta de saber estar delante de una cámara.

Tenía a Manolo Lama por un tipo serio, un periodista enrollado pero a la vez responsable con su trabajo. Si creo en la dignidad del deporte, creo también en la del periodista deportivo.

Después de ver la entrevista en Cuatro, en la Lama que destila un apestoso estilo faltón y marrullero, como el de un paletillo cualquiera mientras toma el carajillo de las ocho de la mañana en el bar, no puedo evitar cierta tristeza (tanta como para dedicarle al tema una entrada de blog, ni más ni menos).

Vuelvo al principio. Si hay una presunta decadencia en la juventud (la juventud siempre culpable, claro) supongo que antes se aprecia en otros signos, también en el periodismo deportivo. Quizá como las bolsas adelantan el comienzo de una recesión o la recuperación de esta.

Ya está bien de impunidad para el periodismo. ¿Quién opina del opinador? ¿Quién critica al criticón?

La calidad de la información que hacemos hoy en día los del ramo es cada vez peor en muchos aspectos (también por culpa del usuario, que con su apretar el F5 continuo busca que no dejen de contarle cosas nuevas), y sin embargo no se oye a nadie hacer autocrítica.

¿Lama será tan exigente consigo mismo como lo es con Florentino Pérez? No me extrañaría que el tipo tuviese los bemoles de hablar luego de crispación con toda indignación.

13 comentarios:

Wesley Jackson dijo...

Jo, es que realmente da mucho asco. No he querido ni verla entera, que a mitad el Lama se pone de un insoportable que es para calzarle dos guayas de aúpa.

el náuGrafo dijo...

El enlace que das solo son entrecomillados y, claro no se aprecia esa superioridad que comentas con la que estoy de acuerdo. Eso sí, ayer escuché a los que citas en Carrusel Deportivo y se ponian frenéticos con el tema: ¡pero cómo que no sería un fracaso! Si hay una palabra que odio, esa es fracaso. Como les encanta a los Marcas y Ases usarla, para escupir todo su odio con ella hacia entrenadores y presidentes, por los que sienten como una envidia atávica.

Está bien hacer la prensa ligera y tratar de dar cierto espectáculo al espectáculo, pero en España, en Caína, como siempre, nos pasamos. La de cosas que oí de dos mozuelos jóvenes, periodistas deportivso en ciernes, sobre Luis Aragonés. Cómo lo ponian a parir (de borracho para arriba). Como con Clemente, la caña que recibió hasta que por fin le cortaron la cabeza.

Es curiosa la poca deportividad que hay en el periodismo deportivo.

Y, bueno, lo de los jóvenes, también te diré que ese mismo párrafo del principio, y creo que ya lo sabes, se lleva repitiendo desde tiempo inmemoriales. (Es una coña clásica, ya sabes a lo que me refiero.)

Me voy a leer L' Équipe
; )

el náuGrafo dijo...

Por otra parte, llevo mucho tiempo pensando que no hay nada más patético (bueno, seguro que lo hay) que un señor de sus buenos cuarenta o cincuenta palos indignándose (no citaré aquí a JC Rivero ni a Agustín Castellote, por ej) por asuntos deportivos.

Una cierta tendencia nihilista, por una vez, creo que viene bien en asuntos como los esportiús.

el náuGrafo dijo...

También añadiré que si no insultan, no abroncan, no juegan a que son importantes, cuarto poder y esas cosas, como que su oficio les excita menos.

Pero un periodista no creo que deba ser un derriba-nada. Si acaso con pruebas y hechos. No con tonos mamporreros.

Joer, qué he cenado? Comentarinina??

Agus Alonso-G. dijo...

Sí, lo de la prensa deportiva es peor que la peor rosa, sinceramente. Por lo menos esta no engaña a nadie.

kañaman dijo...

Y eso que no oiste a Lama por la radio, poniendo al bueno de Pellegrini a caer de un burro... Eduardo Inda es lo peor que le podia pasar a Marca, que tiempos los de Manuel Saucedo.............
En fin, si quieres escuchar a un BUEN periodista deportivo, de verdad, escuha a Matias Prats nieto en Veo7. Es y será un gran informador.

Lectora dijo...

En programas deportivos, me quedo con el programa que presenta Josep Pedrerol en Intereconomía. Educado, divertido, simpático y con muy buen saber estar. Deja hablar a todo el mundo y sabe cortar cuando hay que hacerlo. El estilo de Lama es el mismo que el de su padrino, JR de la Morena. De mafiosi mamporreros "parriba".

Por otro lado, debo decir que no me desagrada del todo que se le planteen según qué preguntas al dios de la Castellana.

kañita brava dijo...

Pedrerol aburre a las piedras... y no, el dios de la Castellana es intocable.

Wesley Jackson dijo...

Floren no es intocable. Se pueden hacer preguntas comprometedoras, pero siempre que se haga desde el saber estar. Madre mía, a qué puntos se llegan, tener que pedir a un entrevistador "saber estar". Eso lo dice todo.

Y a Lama no le cae bien Pellegrini porque sabe muy bien que va a ser el que jubile a Raúl. Pero es que con partidos como el del Atleti, Raúl se jubila solito.

kaña dijo...

Pellegrini guay
Floren muy guay
Manolos kk (no kaká)

Lectora dijo...

Pero Wesley: lo que Lama hizo el otro día lleva tropecientos años haciéndolo con otros muchos que no son Florentino Pérez. Y a nadie le ha parecido nunca mal ni se ha escandalizado por ello. Pero ahora le ha tocado a FP y eso ya es otra cosa.

Master en Periodismo Deportivo dijo...

Por desgracia, muchos de los periodistas deportivos de la actualidad parecen haber perdido la principal regla, la llamada objetividad. Espero que los estudiantes de periodismo recuerden esta máxima y hagan un periodismo deportivo de calidad.

un saludo

Laura dijo...

Un profesional nunca debería olvidar cómo ser periodista deportivo, informando, sin caer en estos fanatismos y faltas de respeto.

Un saludo