sábado, 21 de noviembre de 2009

Don Quijote en Louisiana (I)

Hay amantes de la cultura que puede que hayan leído bastantes cosas de los últimos 30 años y sepan más o menos de la buena literatura publicada en los últimos 100 -por aquello de que es la que citan los de los últimos 30-. Pero no han leído apenas de los que se escribió en los previos 3000.

Tienen tal ansia de ser nuevos, originales... modernos, posmodernos..., que en su pretendida originalidad, en ese furor por ser nuevos, caen en el riesgo de hacerse plagiarios, haciendo el ridi sin saberlo. No saben que toda posible renovación en el arte está condenada al fracaso si no se conoce lo que hicieron nuestros mayores. La tradición es la democracia de los muertos, como decía Chesterton.

Aceptar la tradición tanto es como conceder derecho de voto a la más oscura de las clases sociales: la de los antepasados; no es más que la democracia de la muerte. La tradición rehúsa someterse a la pequeña y arrogante oligarquía de aquellos que, sólo por casualidad, andan todavía por la tierra. Todos los demócratas niegan que el hombre quede excluido de los derechos humanos generales por los accidentes del nacimiento; y bien, la tradición niega que el hombre quede excluido de semejantes derechos por el accidente de la muerte. Nos enseña la democracia a no desdeñar la opinión de un hombre honrado, así sea nuestro caballerizo; y la democracia también debe exigirnos que no desdeñemos la opinión de un hombre honrado, cuando ese hombre sea nuestro padre. Me es de todo punto imposible separar estas dos ideas: democracia, tradición. Me parece evidente que son una sola y misma idea. Conviene que asista la muerte a nuestros consejos. Los antiguos griegos votaban con piedras tumbales; lo cual es enteramente regular y oficial, puesto que la mayor parte de ellas estarán marcadas con una cruz, igual que las papeletas del voto” (Ortodoxia, G.K.Chesterton)

[Puede que no lo creáis pero esta entrada nacía de la intención de hablar de El arpa de hierba, de Truman Capote, de ahí su título. Lo mantendré en honor de las concatenaciones, hipervinculaciones del pensamiento, tan internetianas]

2 comentarios:

Lectora dijo...

"We are like dwarfs standing upon the shoulders of giants", que decía Newton :-)

Lectora dijo...

Bueno, más concretamente:

Nanos gigantum humeris insidentes