jueves, 15 de octubre de 2009

Oxford revisited

Desde el principio eres consciente de que hacer un viaje de fin de semana a Oxford no es algo normal. En una época de turismo 'low cost' y facilidades para viajar, de soterradas competiciones para ver quién es capaz de viajar a más Conchinchinas o de tener la más apetitosa y paradisíaca foto, en una época así, ir -otra vez, pensarán- a Oxford debe sonar raro.

Supongo que algunos tendrán la impresión de que es una especie de peregrinaje espiritual, y diría que no es cierto, pero no andan descaminados. No va uno a Oxford como quien se va de curso de retiro, pero... O un poco sí, aunque sea un acompañado eremitismo que incluya hamburguesas y brindis con buenas pintas en el Eagle&Child después de haberse extasiado en Blackwell's, la Bodleian o Saint Mary (en orden inverso de sacralidad).

Agora que está tan en boca de casi todos la de Amenábar, con su fanatismo religioso que despedaza una ya entonces inexistente Bilioteca de Alejandría, uno, que es cristiano perdido (a veces, el muy tonto, a su pesar), para darle en la boca a esa visión churruscada y paleta de la religión, viaja a Oxford en busca de parte de la sabiduría, de luces para esta oscuridad (la vida misma en el Madrid de finales de 2009), en busca de entusiasmo por la misma búsqueda. Viaja uno con el ansia siempre insaciada de ser libre, porque -como dice Newman en Perder y ganar- "en este mundo no hay otra fuerza que el compromiso con la razón ni otra libertad que sentirse cautivos de la verdad".

(Y tener que pasmarse de nuevo ante los pasmarotes papanatas: Saramago hablando del "cinismo intelectual" de Benedicto XVI, un sacrilegio no porque lo diga del Papa, sino porque en estos tiempos dudo que haya figuras con una mayor honestidad intelectual que B16, y no es una de ellas desde luego el panegirista del dictador cubano)

8 comentarios:

Rosie the Riveter dijo...

Curioso, Saramago... Reconoce a renglón seguido una crisis moral que implica "una crisis de autoridad, de la familia, de las costumbres" derivada de una falta de compromiso y critica la falta de ideas de la izquierda en el plano internacional (y añadiría, sobre todo, en el nacional).

Supongo que el argumento del cinismo intelectual se puede emplear igualmente contra él, ya que Saramago tampoco conoce ni ha tomado café con un tal "ideal comunista", que, parece ser, justificaría el secuestro en Cuba de los derechos y libertades individuales más básicos.

Sobre la concreción real de los ideales -entre otros muchos hilos que se trenzan en el libro-,'La Broma', de Milan Kundera. Su lectura me dejó con las piernas flojas, no hay libro que me haya conmocionado más

Saludos
Rosie the Riveter

el náuGrafo dijo...

Apunto el libro de Kundera. Hace tiempo que me quiero leer tb La inmortalidad. Qué comentaristas tan enjundiosos y majetes tienes, Agus, envidia me das. Sobre lo que planteas, me pillas ya medio metidico en la cama.

Tu practica el dandismo javiermariasiano en Oxfordd y ya nos cuentas a la vuelta.

Enjoy yourself!

Agus Alonso-G. dijo...

Gracias, Rosie. Prometo seguir tu recomendación.

NáuGrafo, practicaré el dandismo sebastianflyteano o oscarwildeano más bien, de más altos vuelos.

Verónica dijo...

Agus, qué entrada tan buena! Me alegro de tu viaje a Oxford. Es también uno de mis lugares favoritos. Esperamos ansiosos tu vuelta para que cuentes.

Agus Alonso-G. dijo...

¡Te echaba de menos, Verónica!

Lectora dijo...

¡Eh! Que Todas las almas es Todas las almas (curiosidad semifriki: la traducción al árabe no se titula "Todas las almas" - en inglés sí, es "All Souls", sino "Riwayat Oxford", o sea, "Novela de Oxford" u "oxfordiana"). Yo nunca he estado en Oxford, me das envidia de la mala :-) Eso sí, debo decir que aunque "soy" de Oxford (en las regatas, digo, y en todo lo demás), todos los libros que compro para mis retoños son de Cambridge.

Besotes

Señora M. dijo...

Hola guapo,

la próxima vez que vayas a Oxford,nos avisas al Ave y a mí. Tú te vas en busca de tus cosas, nosotras de las mías ( javier marías forever) y quedamos a cenar.

besotes

Agus Alonso-G. dijo...

Vale, ambas dos.