miércoles, 12 de agosto de 2009

Enemigos públicos, de Michael Mann



Han quedado vivamente impresas en mi memoria las fiestas temáticas de inauguración de curso que solían organizarnos (luego yo mismo organicé algunas) en el club juvenil de la Obra por el que solía ir. Las que más me gustaban eran las de gángsters.

Desde entonces, el romanticismo inherente a ese mundo siempre ha tenido un valor añadido para mí. Y gente como Robert Redford y Paul Newman, Marlon Brando y Al Pacino, Howard Hawks y Otto Preminger, sólo han logrado subrayarlo.

Es por eso que, quizá, mi defensa de Enemigos públicos se vea llena de connotaciones, de prejuicios.

Para poder despachar a gusto todas las cosas que me gustaron de la película, diré de antemano y bien claro -nadie se lleve a engaño- que el guión de la película es más bien irregular. Es decir, el esqueleto de la criatura es amorfo. Buf. Y eso que la base, el personaje hasta ahora desconocido para mí de John Dillinger es muy sugerente.

Pero qué realización. Creando una atmósfera de época, aunque huyendo de los tonos sepias, de la fotografía clásica. Hay incluso cámara digital. Porque, ¿no es verdad que el hombre de los años 30 salía a la calle y no veía las cosas en sepia, sino tan reales como tú y yo? Me ha parecido un hallazgo. Creo que el atrezzo hace mucho para lograr esa verosimilitud sin necesidad del filtro tipo Garci. Además, hay cámara al hombro, creo que en su justa medida, y unas escenas de acción muy bien rodadas.

Pero qué interpretaciones. Y no me culpe nadie de decepción si se ve doblada. Johnny Depp, Christian Bale, Marion Cotillard y el resto lo bordan. Bien es cierto que los personajes que encarnan son ya atractivos de por sí.

Pero qué música. Me gustó. Le pregunté a mi hermano el friqui musical por Goldenthal, y parece que tiene una acreditada trayectoria, incluyendo composición de música de cámara.

Lo dicho. Una peli para ver y disfrutar, aunque (¡el guión , siempre el guión!) no quedará como la obra maestra que los mimbres con la que se ha construido dicen podía haber sido.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Iré a verla, creo que está podría ser del estilo de Bill Murray.

Lectora dijo...

Teníamos curiosidad, todos la ponéis tan bien que.... En principio la habíamos descartado, pero después de leerte creo que le daré una oportunidad :-)

¿Vas a Donosti este año?

Agus Alonso-G. dijo...

Dale una oportunidad, especialmente tal y como está la cartelera.

¡Iré a Donosti, así que espero que allí nos veamos!

Lectora dijo...

La vi. Y coincido plenamente contigo. Podría haber sido una obra maestra... si no hubiera sido por ese guión (¿el mirlo blanco? amos no me..... ahhhhh). Pero qué belleza, qué belleza. :-)