martes, 9 de junio de 2009

Postpoetizando (I)

Como últimamente alterno frecuentemente con Alberto y Edu, dos tipos siempre al tanto de las últimas corrientes contemporáneas, desde las literarias a las telebasurísticas, me he visto yo mismo metido en esa pequeña psicosis del que necesita estar al día.

Después de una conversación sobre la postpoesía promovida por Agustín Fernández Mallo (la postpoesía, no la conversación) y de unas cuantas bromas a cargo de la postpoesía y demás, me vi empujado el domingo a echarme al coleto el finalista del premio Ensayo de Anagrama, que tenía por casa desde hace semanas.

Postpoesía. Hacia un nuevo paradigma, de Agustín Fernández Mallo [su blog].

Ahora puedo criticarlo con fundamento.

Hoy por hoy, ninguna de las corrientes poéticas entran dentro de esa 'experiencia estética de lo bello' dado que la comunidad en que se hallan no las reconoce como tales; no es capaz de consensuar nada con ellas. O lo que es lo mismo: aquí a nadie le interesa la poesía." (p.66)

La vida no es una novela, es una lista de la compra." (p.190)

La poesía ortodoxa viene siendo sostenida por una serie de pilares, puntales inamovibles como raíces, para luego desarrollarse ramas arriba en diferentes escuelas y técnicas, siempre bajo la mirada vigilante de esos preceptos bien enraizados que al principio hemos denominado tradición, a riesgo de cisma en caso de no ser respetados, observados y guardados. Por el contrario, la postpoética, tal y como hemos expuesto, propone la flotación, la múltiple conexión entre todos los planos/campos de conocimiento." (p.177)

Como heredera ya casi en solitario de una Razón ilustrada y de una fe en proyectos utópicos sustentados de una visión evolutiva de la Historia, (...) es legítimo afirmar que, al igual que ocurría con toda la sociedad hasta que irrumpió la posmodernidad, la poesía tiene un carácter llamativamente cristiano, en tanto que todas las utopías secularizadas a las que acabamos de aludir no son sino réplicas de un modelo mucho más antiguo: la concepción misma de tiempo, lineal y evolutivo, que posee el judeo-cristianismo, doctrina que lleva a su pueblo, el pueblo de Dios, desde un origen a un destino común y salvífico." (p.52)

Y así.

4 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

"La poesía tiene un carácter llamativamente cristiano", fíjate por dónde, yo estoy bastante de acuerdo con esto, y que me perdonen Homero y Safo.

Agus Alonso-G. dijo...

Qué alegría (y qué honor) que el primer comentario al pastiche sea de un verdadero poeta... En el día en que presenta libro, además... Libro que tengo en la lista de la compra (que no es la vida :).

Agus Alonso-G. dijo...

Por cierto, Enrique, ¿cómo comprarlo en una tienda de Madrid? ¿Se puede?

E. G-Máiquez dijo...

Qué ilusión tu interés. Se puede comprar en Madrid y, además, te lo agradeceré eternamente, porque la librera es buena amiga y ha pedido una barbaridad y lo ha puesto ¡en el escaparate! Me daría mucha pena defraudarla más de lo indispensable. Es la librería Hiperión (Salustiano Olozaga, 14), muy aconsejable, encima.