sábado, 6 de junio de 2009

Más Richard Ford: Laissez faire

-¿Sabes, Paul? No deberías pensar que no estás hecho para ser feliz. ¿Entiendes? No deberías acostumbrarte a no ser feliz sólo porque no puedes conseguir que todo ajuste a la perfección . No todo ajusta a la perfección. Tienes que dejar que algunas cosas sigan por su cuenta, en definitiva."

La segunda novela de la trilogía de Richard Ford protagonizada por Frank Bascombe, El día de la Independencia, no me ha gustado demasiado. Comparándola con lo que me gustó la primera, sale peor parada incluso.

En El periodista deportivo, Richard Ford no da la impresión de estar diciéndonos "mirad qué gran novela americana del crepúsculo del siglo XX os estoy haciendo", aunque de algún modo lo logra. Pero, en cualquier caso, qué mérito (y qué respeto me produce) ese trabajo durante seiscientas páginas para construir un novelorrio sólido.

Antes de la frase citada arriba, su hijo (Paul) dice que

-Estoy cansado de que no me gusten las cosas. Quisiera que cambiara todo"

Otras citas que me parecieron dignas de subrayar:

Me gusta el tintineo del comienzo de un idilio pero carezco del impulso para hacer algo más que ignorar esa dulce sonoridad cuando amenaza con convertirse en otra cosa. Una práctica que me ha dado resultado en mi edad madura (...) ha sido ignorar mucho de lo que no me gusta o que me parece inquietante y confuso, y entonces, normalmente, no tarda en alejarse."

Ahora sería el momento perfecto -con una risa silenciosa como contrapunto- para pensar en algo melancólico, reflexionar acerca de las cosas que uno ha perdido, repasar rápidamente los puntos del orden del día de nuestra vida, en el que tan a menudo confundimos los importantes con los que no lo son... Pero lo que siento, en lugar de eso, es una conformidad rayana en el contento, y una vaga sensación de esperanza para el día que acaba de comenzar. No hay nada como una falsa sensación de bienestar."

Trato en otras palabras, de mantener la mente ocupada con algo finitio y aceptablemente factible, a fin de no desaparecer. Aunque es cierto que a veces, en el momento de deslizarme en el sueño, cuando las preocupaciones y las contingencias van a la deriva, me noto flotante y no siempre sé dónde estoy, ni adónde voy. Conque a la antigua orden que dice: 'Haz tu vida', puedo responder: 'Ya tengo una existencia, gracias'."

Pero ¿lo mejor? Es inútil buscarlo. Lo mejor es un concepto sin referencia una vez que te has casado y lo has echado a perder; puede que incluso desde que has tomado tu primer helado de plátano a los cinco años y descubres, una vez que lo has acabado, que podráis tomar otro. En otras palabras, conviene olvidar lo mejor. Lo mejor se ha terminado."

No somos felices, no sabemos por qué, y enloquecemos tratando de que nos vaya mejor."


En otra ocasión lo llamé "el cinismo de la desvinculación". Pues eso.

4 comentarios:

Ángel Ruiz dijo...

Acción de gracias es mucho mejor que El día de la independencia.

Agus Alonso-G. dijo...

Espero que sí, porque además me lo compré en inglés, así que...

Terzio dijo...

¿Richard Ford? ¿El grabador, el turista romántico?

Oh yes. Me gustan mucho sus grabados, tan castizos, tan decimonónicos, tan ingleses (cuando saca algo inglés).

'

Agus Alonso-G. dijo...

Jaja, sí, sí, ese.