jueves, 4 de junio de 2009

Dos películas recomendables

Una es Génova, de Michael Winterbottom, que no es nada del otro jueves, pero que, dado el estado actual de la cartelera y del cine en general, se deja ver.

La otra, y esta es una recomendación más fervorosa, es Aruitemo, aruitemo, traducida como Still walking (Caminando), del japonés Hirokazu Kore-eda, que se estrena este viernes.

Tiene toda la autenticidad sobre el mundo nipón que no tiene la de la Coixet. Supongo que en el fondo, porque no se preocupa por mostrar el mundo nipón, sino personas en el mundo nipón.

Casi toda la acción sucede en una casa. Para quienes criticaban, por ejemplo, que toda la acción de La vergüenza transcurriese en apenas un espacio. Como David Planell no es Kore-eda se le puede criticar por ese motivo, claro...

8 comentarios:

Lectora dijo...

Las dos las vi en San Sebastián... De Génova, que como tú dices no es nada del otro jueves, me quedo sin lugar a dudas con esa capacidad de Winterbottom de mantenernos en el aire pendiendo de un hilo, quizás esperando esa otra bofetada de la vida que no sabemos si llegará o no. Creo que el ambiente está conseguido, pero por alguna razón me dejó un poco fría.

Aruitemo, Aruitemo fue, si no lo mejor, sí de lo mejor que vi (desde luego, infinitamente mejor que "La caja de pandora", que se llevó el premio al final). La radiografía que hace de los personajes es para no perderse detalle. A mí me pareció especialmente intrigante el retrato de la abuela, que por debajo de ese caparazón de cortesía esconde a una arpía y mala pécora en toda regla... Y todo sin despeinarse, ¿verdad?

Por cierto, está la cartelera que da pena, penita, pena. Con decirte que en los Renoir de aquí nos han plantado la de Elisabeta Salamandra y la segunda parte del Código innombrable.... Coñ... ¡que son los Renoir! :-S

p.s. y a mí "La vergüenza" me gustó. Ea.

Anónimo dijo...

despues de casi 2 años de lectura de la tuerca-volea me doy de baja, mr agustín, no doy el nivel, sale vd. hablando de dos películas que no conocen ni los guionistas y Su Lectora resulta que se las ha visto, está claro que no doy el nivel...

que lo pasen vds, bien.

Lectora dijo...

Pero hombre, Don Anónimo, que sólo es porque a mí me hacen descuento :-) Tenga en cuenta que cuando se habla de cosas divinas yo me pierdo, ¿eh? Y no digo ni "mu".

Rosie the Riveter dijo...

Jolines con las susceptibilidades, ahora resulta que hay quien se siente anónimamente mirado por encima del hombro por el hecho de que Agus recomiende dos películas para él desconocidas...

Con lo que me ha alegrado a mí personalmente volver a leer sus recomendaciones cinematográficas después de estos días tan duros. Con lo estupendo que es que alguien pueda darte a conocer un buen libro o una buena película en tiempos de tanta mediocridad. Pero si ese es el trabajo de Agus en el campo periodístico: la divulgación cultural. Para dar noticia de los estrenos palomiteros de la semana ya tenemos el telediario de Antena 3 los viernes a mediodía.

Y por último, Anónimo, a Winterbottom lo conocen su guionista y bastantes más, es cuestión de apreciar un poco el cine más allá de la oferta comercial. Al japonés, francamente, no lo conozco, pero bienvenido sea.

Saludos
Rosie the Riveter

Agus Alonso-G. dijo...

Jaja, no, don Anónimo, no se me vaya usted, que los lectores no me sobran.

Yo de Kore-eda y Winterbottom, aunque sí conocía sus nombres (este último tiene bastante nombre), no había visto nada. Me gustaría, de todos modos, hablar con más calma de la de Kore-eda. Es de esas películas que me gustan por la vida, de la auteticidad, que palpita en cada fotograma, en cada personaje.

Por cierto, lectora, este año me he hecho el propósito de ir a San Sebastián, aunque sea unos días.

Lectora dijo...

¿Que no has visto "Código 46" de Winterbottom? Bájatela, descárgala, ¡róbala si hace falta! (bueno, eso no, jaja). Ésa, "Wonderland" y... hmmmm la de 9 Canciones es un poco... ¿extravagante? (ésta no te gustará, seguro).

Si vas a San Sebastián, avisa, ¿eh?

Leo ahora lo de Kore-Eda.

Rosie the Riveter dijo...

Tengo muchas ganas de ver Wonderland, de la que dicen que es la mejor película de Winterbottom. En su momento me encantó "El perdón", un western glacial estupendo. Y la de Cock and a Bull Story la vi con el resquemor de no haber leído antes el Tristram Shandy, que hace mucho tiempo que tengo en mi lista de clásicos pendientes. Supongo que sin haber leído el libro no se pilla gran parte del juego. Es simpática, de todas formas. Y para apreciar 24 Hours Party People hay que estar muy embebido de cultura músical anglosajona independiente, lo que no era mi caso.

9 Songs... grgrgrgrgrgr... Es curioso, hace un par de días discutía de esta película con una amiga a la que le encanta. A mí me irrita profundamente, o será que hablo marcada por la profunda antipatía que me despierta la protagonista femenina, ese animalito primario con cara y voz de sinusitis permanente (ya nos imaginamos por qué...). Hay particularmente una escena -supongo que la recuerdas, Lectora- que me provocó odio intenso y deseos irrefrenables de darle a ella un chocazo contra la pared (y creo que era un sentimiento compartido por toda la sala, salvo mi amiga).

Antipatías al margen, personalmente me parece un experimento fallido. Por más que me esfuerzo, yo de escenas de sexo pelao, sin más discurso narrativo que la variedad de posturas e intensidad de los efectos sonoros, entreveradas de canciones filmadas a oscuras en conciertos reales (como si yo me voy con mi móvil a un concierto y lo cuelgo en el yutub) extraigo poco: ¿que la tía es odiosa? ¿que el sexo pelao sin más vínculos afectivos acaba aburriendo a sus protagonistas? Poca chicha para tan pretencioso artefacto. Es que, además, me parece que la documentación fílmica del "tráfico" sexual de una pareja, sin más aditamentos, pura fisiología (con algo de fantasía, no lo voy a negar) es como retratar -salvando las distancias, aunque no creo que en este caso sean tantas- la personalidad de alguien siguiéndole cámara en mano en sus visitas cotidianas al retrete: que no da para construir un discurso muy elevado más allá del experimento en sí.

En su momento leí que al director le vino la idea de hacer esta película tras leer "Plataforma" de Houllebecq: si un libro es capaz de reflejar con esa transparencia (crudeza, diría yo) el sexo ¿por qué no lo iba a hacer el cine -no pornográfico, se entiende- contando a priori con más recursos? Y Winterbottom parió esta película. Pero me parece que no pilló la copla del sexo descarnado en Houllebecq, que tiene mucha pero mucha intención y que es todo un garrotazo para el lector. En cambio en 9 Songs, sólo hay dos personajes condenados por el director/guionista a la planicie y vacuidad más absolutas... Es que me aburrí y todo (¿será que soy muy rarita?)

En resumen, que yo tampoco te la recomiendo.

Por lo demás, no se le puede negar a Winterbottom que hace de tó...

Saludos
Rosie the Riveter

Lectora dijo...

Rosie: la película A Cock and Bull Story (¿basada?) en el Tristam Shandy tiene poco que ver con el libro... En realidad yo soy de las que piensan que ese libro - que por cierto le reportó a Marías el Premio Nacional de Traducción, y es que es una verdadera joya - es "infilmable".... No estoy segura de que le saliera del todo bien a Winterbottom (¿qué será lo próximo?) :-S

De 9 canciones... pues... sin llegar a los deseos irrefrenables de los que hablas, realmente me parece un poco-bastante excesiva.

¡Saludos!