martes, 16 de junio de 2009

Camino a Inisfree

"De camino al aeropuerto estaba muy nervioso, como podéis comprender, sobre todo por el miedo a lo desconocido. A la vez, sentía una cierta sensación de liberación, del que emprende una nueva vida, o una nueva etapa en su vida".

Estas palabras pertenecen al primer post que escribí en el primer blog que tuve, este mes se cumplen exactamente tres años, y narraban las emociones que me provocaba mi primera estancia en el extranjero, solo ante el peligro, camino de Manchester. Ahora que me dispongo a viajar a Irlanda para pasar allí dos semanas con desconocidos angloparlantes, la sensación se reproduce.

Esta vez no por el miedo a lo desconocido. Sólo por la esperanza ante la experiencia que aporta, que hace mejor persona.

Los últimos han sido meses enriquecedores, pero en algunos sentidos difíciles. Después de un curso de "crecer para adentro" (usando la feliz expresión de San Josemaría), vuelve la ilusión (y no me refiero a la que genera el Real Madrid).

Intuyo que comienza una nueva maravillosa etapa que comenzará con un viaje al extranjero. Será el distanciamiento que ayuda a poner las cosas en su sitio o la apertura de horizontes que supone el contacto con los extranjeros... Ilusión, ilusión en cualquier caso. Porque, ¿qué es una vida sin ilusiones y proyectos?

7 comentarios:

el náuGrafo dijo...

Una avida, respondiendo a tu pregunta. Que tengas buena ventura, Agus.

Lectora dijo...

¡Qué bien! :-) Huy, yo me acuerdo como si fuera hoy de mi primer viaje "al extranjero". Me llevaba mi padre de excursión por el Pirineo y nos dijo "y ahora, vamos a ir... ¡¡¡A FRANCIA!!!!" Debía de tener yo muy pocos años, pero para mí aquello era como "haaaaaaaaaaaalaaaaaaaaaaa Franciaaaaaaaaaaaa". Así que cruzamos la frontera y ya estábamos en Francia... que era igual que España, jajaja. Mi primer viaje "de verdad" fue a los 11 años. Me subieron a un autobús y me mandaron a Inglaterra, donde me recogerían unos amigos. A mí aquello me parecía como ir a la luna (ten en cuenta que era en aquellos tiempos en los que en España el único chocolate que había era el de Nestlé y el de Elgorriaga, así que imagínate yo allí rodeada de 200 marcas de cholatinas diferentes). Bendito capitalismo.

:-)

Rosie the Riveter dijo...

¡¡¡Hummmm,Irlanda, qué fresquitooooo...!!!

Ya que habláis de primeras salidas al extranjero la mía fue seguro la más modesta: de niña, las clásicas excursiones a Vila Real de Santo Antonio, al otro lado del Guadiana, los días de verano que salían demasiado nublados como para ir a la playa. A comprar toallas y café portugués, faltaría más.

Y vaya si se notaba cruzar la frontera: aceras de trocitos de mármol con dibujos, ventanas sin rejas y con cierre a la inglesa u holandesa (correderas de arriba a abajo), tejados con mansardas. Aquello sí que era Europa ¡¡¡y a dos pasos de Ayamonte!!! Pero sobre todo, mi asombro infantil al comprobar cómo las personas podían comunicarse empleando un idioma absolutamente desconocido para mí: ¿pero la gente no nace hablando español...!!!!????

Que tengas buen viaje y feliz estancia.

Saludos
Rosie the Riveter

Anónimo dijo...

buen viaje, y prometo que si te veo por allí me presento.

Sólo voy a estar una semana, y hablamos de pelis de esas raras, me vuelves a explicar lo de la peli japo (con sustancia) que es mejor que la peli no-japo (que parece que tiene sustancia y en cuanto rascas ves que lo que pasa es que han echado una pastillita de caldo)

Y como no quiero ser menos que la lectora y que rosie the... mi primer viaje al extranjero fue a Inglaterra donde me pase un mes en un "cotach" con mis padres y hermano persiguiendo patos y huyendo de los perros. Lo único que me gustó fue que el coche que alquiló mi padre tenía cambio automático, me impresionaba como cambiaba de marchas el solito.
Vamos que como si hubiera estado de vacaciones en una casona en Rascafría...

saludos.

Terzio dijo...

Conozco a uno que estuvo un verano 15 días en Cuba, y vino sabiendo más de Cuba que el mismo Fidel...Por lo menos eso es lo que parecía.

Todavía lo parece porque, se hable de lo que se hable, si sale algo "cubano", él dice: - "¡Ah! Pues cuando yo estuve en Cuba...etc. etc. etc." Y se tira una hora exponiendo.

Te deseo que tu estancia en la verde Eire te sea, por lo menos, tan provechosa. Y te de luego para contar mucho cuento (literario, of course) irlandés.

'

Agus Alonso-G. dijo...

I hope so... Ver a unos, enriquecerme como dicen otros... Y así.

Samuel dijo...

Agus, ésta es la postal que te prometí. Seguro que vas a disfrutar mucho de Irlanda. Recuerda, si lees esto a tiempo, que tienes que ver las islas de Aran. Sobre todo Inishmore. No te arrepentirás. Ya nos contamos a la vuelta. Un abrazo desde Manhattan.