viernes, 5 de junio de 2009

Aruitemo, aruitemo / Still walking, de Kore-eda

Si insisto con la comparación entre Mapa de los sonidos de Tokio, de Isabel Coixet, y la penúltima de Kore-eda es porque, tratando ambas de la sociedad nipona (de sus costumbres, de sentimientos de personas de esas sociedades), y habiendo visto ambas en un espacio de tiempo lo suficientemente reducido como para que la comparación sea intuitiva, el contraste se me hace muy patente.

Además porque, como la misma cineasta española asegura, Kore-eda es un modelo de inspiración. Al menos para su última película. Aunque aseguraba que sus modelos han sido sobre todo literarios. Quizá Amèlie Nothomb.

A lo que estamos.

La película de Kore-eda, cuyo nombre pertenece a una canción, tiene las tremendas pretensiones de quien pretende mostrar la cotidianidad sin pretensiones, esto es, sin guiarte. De toda la vida, se le ha llamado verosimilitud. Lo que no encuentro en la película de Coixet.

En Aruitemo..., el microcosmos en el que se mueven los personajes es una familia que se reúne un año más con ocasión del aniversario de la muerte del primogénito en un accidente. Y es una familia normal. Ni especialmente feliz, ni especialmente triste (cada una lo es a su manera, decía Tolstoi). No es una familia capriana, pero tampoco una vontrierana. Sí teñida con un velo melancólico, como una fina capa de musgo, pero nada descarnado, nada que no suceda en muchas familias, en muchas relaciones humanas.

Nada que no sirva para ser observado desde fuera y decir: 'En eso me puedo convertir yo... Dios quiera que no haya llegado a ser algo así. Bueno, esto se puede arreglar'. Una pena en cualquier caso catártica.

De la película me fascina la naturalidad de actores y diálogos, la riqueza para construir personajes no necesariamente atractivos pero autenticos. A este respecto, es curiosos que ninguno te cae absolutamente bien... Como sucede en la propia vida. Me gusta ese equilibrio tan honesto de los orientales para criticar el inmovilismo tradicionalista, pero sin necesidad de matar al padre. Con una mirada afectuosa.

De hecho, cuando Kore-eda muestra planos, con mimo, de esas tradiciones cotidianas -recuerda al mejor Zhang Yimou-, hay calor, patriotismo emocional.

Me fascinan también algunas interpretaciones, algunos personajes encantadores, especialmente la hermana (¡tan hermana!), pero también la nueva cuñada viuda. Mujeres, claro. Aunque la matriarca, tan bien dibujada en su complejidad, esconde amarguras que pagan otros. Y, sin embargo, uno puede tratar de entender la hiel que bulle bajo su vida... Todos conocemos gente así, abnegada pero abnegada con un celo amargo... ¿Inevitable? ¿Perdonable? No lo sé...

La realización, que me gusta, me sorprende a ratos con planos de rincones, un desconchón, un trozo de acera y así, que, lo confieso, a veces no entiendo.

Y ya, que se hace largo el post.

(Y todo esto, claro, no lo encuentro en la de la Coixet. Todo desde el profundo respeto a esta cineasta al menos intelectualmente interesante.)

7 comentarios:

Lectora dijo...

"La película de Kore-eda, cuyo nombre pertenece a una canción, tiene las tremendas pretensiones de quien pretende mostrar la cotidianidad sin pretensiones, esto es, sin guiarte."

Exactamente. Lo has expresado a la perfección. A mí me gusta este tipo de cine, la verdad.

:-) ¡Qué bien que vuelvas a tener ánimo para hablar de películas!

Anónimo dijo...

Buenas después de ver que soy más ignorante de lo que pensaba (quien iba a pensar que traseroinvernal es todo un ídolo del gafapastismo) creo que don Agustín me ha convencido para situar en mi bandeja de descargas la película japonesa.

Ya les diré si me gusta o no, para que engañarnos, las lecturas son otra cosa, pero en el cine sólo me gustán las películas que podrían protagonizar dos actorazos como son Jackie Chan y Bill Murray... Para mi es una regla básica.

Agus Alonso-G. dijo...

Mi querido anónimo, dése una oportunidad con esta iconografía del gafapastismo, aunque dudo que le gusten, la verdad. Al menos habrán ampliado su campo de visión.

(No hay que desdeñar el poder de Jackie Chan o Bill Murray...)

Lectora, ánimo tenía, no te creas. Lo que me falta es inspiración.

Lectora dijo...

Anónimo, yo tengo una duda:

En casa vemos siempre la peli de acción de los domingos. Sorpréndase: el primer regalo que le hice a mi medio limón fue una película de Jackie Chan ("El aprendiz de Kung-Fu", si no la conoce búsquela en el Youtube), que compré en los chinos por 3 euros.

Mi pregunta es: si me gusta Winterbottom, ¿no puede gustarme también Jackie Chan? Y más importante aún: ¿puedo ver mi colección de pelis chinas de Jackie Chan con mis gafas de pasta.... o tengo que ponerme anteojos pekineses? :-( (le diré también que me he "merendado" todas las de Tony Leung y que pongo velas todos los días para que Wong Kar-Wai acabe la película que dijo que iba a hacer sobre Bruce Lee).

Agus: si te falta inspiración, ve a ver Man on Wire. Como una regadera, oiga.

Anónimo dijo...

Como ya he dicho pondré la película a descargar, esta parece más del tipo de las que podría ser protagonizada por B.Murray.

Lectora, claro que puede como no? Llevar gafas de pasta no le incluye a uno en el gafapastismo, uno sabe que es un gafapasta cuando pasa inadvertido por las calles de Hortaleza y Fuencarral.

Por cierto mi paroxismo cinematográfico sería una peli con Bill y Jackie un posible nexo de unión podría ser el mejor actor secundario que han tenido ambos, yo le llamo jonnie porrini (el compañero de Jackie en las del salvaje oeste y el hijo de B.M. en la del "Calypso")

Lectora dijo...

Anónimo: yo es que no frecuento esos lugares a menudo. Soy de pueblo :-) Fíjese que hace unos meses estuve en Barcelona de visita y lo primero que hice a mi vuelta al villorrio fue correr a la óptica a comprarme unas modernas gafas de pasta negras porque me sentía fuera de lugar. Ahora que aquí soy megamoderna :-P

Lo de Jackie y Bill no lo veo, fíjese, aunque cosas más raras se han visto. Eso sí: ¡bájese El aprendiz de kung fu!

Saludos orientales :-)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.