jueves, 16 de abril de 2009

El cinismo de la desvinculación (IV)

Me he vuelto más cínico que el mismísimo Yago, porque no hay peor cinismo que el narcisismo y la visión de un túnel que sólo te lleva a ti mismo. Es incómodo. Además, no hay nada que haga sentirse más miserable a la gente que pensar que alguien intenta ayudarles. Aunque no tengan nada de miserables. Yo soy exactamente un cínico de la 'Nueva Era', un triste introvertido que evita las patatas fritas con una mentalidad muy poco sincera, aunque daría mi reino por no ser así, o al menos por no parecerlo.

La única esperanza que me queda es negarlo todo -amistad, desilusión, vergüenza, futuro y pasado-, y resistir, aferrándome al presente. Si pudiera acercarla a mí en esta fría tarde, besarla y ahuyentar sus preocupaciones con mi ardor... Cuando el sol se pusiera, el viento cesara y la tarde de primavera se abriese para nosotros, quizá podría amarla después de todo y ella a mí. Entonces le echaríamos la culpa de todo esto a haber dormido la siesta dos veces en una ciudad extraña, haber bebido schnapps y haber conocido a Herb." (Richard Ford, El periodista deportivo, Ed. Anagrama, Trad. de Isabel Núñez y José Aguirre)

3 comentarios:

Terzio dijo...

¿Ves? Es que tú escribes R. Ford y yo pienso en otro R. Ford: en este Richard FordY no sé si tengo edad para dejar a este y leerme el otro, el tuyo.

Por cierto, gracias por los comentarios y las "recensiones", que me vienen muy bien para enterarme de lo que no leo.

'

Anónimo dijo...

como sigas asi te van a pedir derechos de autor.

Agus Alonso-G. dijo...

Jaja.

De nada, Terzio.