martes, 14 de abril de 2009

El cinismo de la desvinculación (II)

Entiendo perfectamente a Frank Bascombe. Pocas cosas nos hacen potencialmente más vulnerables que la conciencia de nuestra volubilidad, el miedo a no perseverar en lo que hoy somos.

Siento que el mal acecha: la experiencia moderna del placer va unida a la certidumbre de que se va a terminar. Siento que carezco totalmente de ética y de coherencia. Percibo la posibilidad del terrible remordimiento flotando en el impetuoso aire. Siento la repentina necesidad de confiarme a alguien (pero no a Vicki, ni a nadie que conozca). Me siento mucho más prosaico que nunca y tan perdido y simple como un emigrante. Siento todas esas cosas al mismo tiempo. Y por esas y otras muchas razones, siento el impulso, reprimido, de llorar como lloraría un hombre." (Richard Ford, El periodista deportivo, Ed. Anagrama, Trad. de Isabel Núñez y José Aguirre)

Tremendo.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Desde luego, parece de lo más apetecible, de esos libros que se sienten como una especie de terremoto... Me lo apunto para mi próxima visita a la librería...

Un beso
Lectora

Terzio dijo...

He descubierto que te frecuento poco.

Tampoco tengo un beso for you.

Eso no te importa, ¿verdad?

Bueno, pues ya me iba.

'

Agus Alonso-G. dijo...

Me preocupa que no me frecuente.

Terzio dijo...

Hombre...

Cuenta y verás que te frecuento más que vos a nos.

¿O sí?

'

Agus Alonso-G. dijo...

Sí.