jueves, 5 de febrero de 2009

Slumdog milllionaire / El luchador

Todo apunta a que Slumdog millionarie (en español ¿Quieres ser millonario?) será la gran triunfadora de los Oscar que se entregan el 22 de febrero en Los Angeles.

[spoilers para tiquismiquis]

La cinta de Danny Boyle (Trainspotting, 28 días después) cuenta la historia de un "perro de chabola" de las afueras de Bombay que participa en la versión india del programa "¿Quieres ser millonario?".

Al mismo tiempo, el pasado del chico se nos irá desvelando a través de las preguntas que tiene que responder, enlazando ambas tramas inteligente y efectistamente.

Y es que, a mi gusto, el gran problema de esta película es precisamente el efectismo del que peca. Como ya se pudo ver en la infumable 28 días después (película de culto para algunos), el estilo de Boyle es videoclipero, de spot. Y es lo que lastra Slumdog millionarie. O lo que la hará triunfar.

Porque la banda sonora creada para la ocasión, de aires bollywoodienses, es muy emotiva y suena casi sin interrupción (dos canciones nominadas al Oscar). Porque la fuerza visual de la película es apabullante. Porque muestra una realidad conmovedora (aunque, insisto, el despliegue visual a modo de celofán desdibuja, creo, su crudeza) que hará sentir tranquilo en su zozobra al espectador occidental.

Además, esta película de buenos sentimientos tiene final 'made in Hollywood'. Y Bollywood, por cierto. Actores indios, un tercio de la película en hindi, un icono pop (el citado programa) que une a millones de habitantes de esta aldea global, una engañosa apariencia de cine independiente... ¿Se puede pedir algo más para ganar en 2009 el Oscar?




A mí, sin embargo, me ha llegado más El luchador, por la que Mickey Rourke podría ganar el Oscar gracias a una sensacional interpretación de un luchador de wrestler en decadencia. Una especie de Sunset Boulevard del patético mundo del wrestling, y perdonad la blasfema comparación. Un Hulk Hogan que apenas gana para vivir en una casa-remolque y que busca el cariño de una stripper del local donde es cliente habitual. Un auténtico perdedor, sin paliativos visuales. Una historia sencilla y sucia que tiene más verdad que todo el montaje de Slumdog millionarie, con sus mimbres que pudieron ser y no han sido.

4 comentarios:

Rosie the Riveter dijo...

Uff, a mí me cabreó profundamente Slumdog millionaire, por todo eso que dices: por efectista, por el final feliz, por la aritmética simplona de si eres bueno bueno y honrado honrado te llevas el premio y a la chica... Grgrgrgrgrrgrgrgrgr

Qué manera de frivolizar la tragedia de la pobreza absoluta.

Ganará, me temo...

Ángel dijo...

Yo sólo puedo recomendarte que leas mi crítica sobre "La duda". Ni he mirado tu entrada, porque espoileas y uno aún pretende mantenerse cándido e inocente.

Ángel dijo...

Si has visto las dos eres muy afortunado... Ya tengo ganas de experimentarlas en carne propia.

elunicornionegro dijo...

Jolines que si me ha cabreado.

Es una castaña, maniquea, manipuladora y como tú bien dices... gustará a los que sólo tienen contacto con la pobreza a través de la butaca del cine comercial de turno. Me parece una verdadera patraña y una tomadura de pelo.