jueves, 19 de febrero de 2009

Los Oscar y Gran Torino

Pues ya está. Ha costado, pero lo hemos logrado: el especial de los Oscar en RTVE.es.

En este artículo hago un repaso por algunas de las olvidadas de este año. Quiero fijarme en una de ellas, que tuve la suerte de ver el lunes: Gran Torino.

Creo que he dejado aquí y allá escrita mi fobia por el cine de Clint Eastwood. No por su manera de hacerlo, por los aspectos técnicos, pues en eso es un maestro. Pero nunca me ha gustado demasiado de él su visión del mundo, nihilista, desesperanzada, destilando amargura sobre la condición humana. En dos o tres películas realmente me pareció bueno porque no hacía proselitismo de esa negrura, Sin perdón y Mystic River. Quizá algo en Cartas desde Iwo Jima.

Digo esto para que valga más el aplauso que le dedico por su última película, en muchos aspectos muy diferente de su cine anterior.

Imagínense a Clint Eastwood con unas gotas de John Ford. Eso es Gran Torino. ¿Una grandísima película? No sabría decirlo. Es buen cine, con una buena historia, en la que hay mucho humor (prepárense a reír), mucho drama y muchas reflexiones verdaderas sobre el ser humano. Donde -y aquí está Ford- las amistades se sellan con cerveza y buena comida. De ahi su éxito en la taquilla de EE.UU.

Supongo que para el seguidor habitual de Eastwood será esta una película menor, incluso una distorsión en su trayectoria.

A mí, incluso yendo sobre aviso, me ha sorprendido completamente. La película parece hecha por un hombre de vuelta que ha sufrido un golpe y que, antes de morir, se enternece, quiere creer en el ser humano... y en el más allá. Desde luego, las referencias religiosas no son pocas ni secundarias y merecen comentario extenso algunos símbolos de este tipo.

5 comentarios:

batiscafo dijo...

¡Vaya currada! Me he sonreído con lo de los aires dickensianos y las referencias al mejor director de todos los tiempos. Muy tuyo.

elunicornionegro dijo...

Agus: dime que ha sido una pesadilla. Que los señores de la Academia todavía saben algo de CINE (con mayúsculas) y que el marketing no ha podido con todo. Que la castañada-patochada-granoperacióndemarketing no ha ganado OCHO (que se dice pronto: OCHO, del número OCHO) estatuillas. Que vais a hacer un especial investigando la composición química del cerebro de los académicos a ver si es que están turuletas o algo. ¡¡¡Algo!!! ¡¡¡Que alguien por favor me diga que es una vergüenza que semejante castaña haya ganado ocho!!! Que Frost/Nixon se hayan quedado sin premio... y que a nuestra querida Pe-tarda le hayan dado un Óscar por... ¿la interpretación más patética en la película más patética que se recuerda de un gran director?

Ah.

Una tila.

elunicornionegro dijo...

Que se me olvidaba:

La mejor película filmada sobre los slums de Bombay la hizo una señora llamada Mira Nair. La película se llama Salaam Bombay, y sólo decir que no es una película para conciencias acomodadas.

Pues eso.

Otra tila.

Y besos.

Álvaro García dijo...

La verdad es que no se mucho de cine, pero GRAN TORINO me ha parecido "una película sencillamente magnífica".

Anónimo dijo...

Para un seguidor habitual de Clint Eastwood esto es una obra maestra, porque cada dia que pasa tiene más versatilidad, y lo digo yo, que mis pelis favoritas son sus westerns, pero esta merece estar a la altura