miércoles, 28 de enero de 2009

Revolutionary Road


La última película de Sam Mendes sigue una línea de coherencia con sus dos grandes éxitos Road to perdition y American Beauty, aunque no llega al nivel de estas.

Si American Beauty es "una historia de máscaras que caen, de anagnórisis, (...) honrada y cruda a la hora de indagar en la raíz de los problemas, pero con respuestas desenfocadas" (así la describía uno mismo hace tres años) y Road to perdition una brillante historia de cine negro con final devastador, Revolutionary Road es una revisitación del ataque a la artificiosidad de cierto sueño americano, esta vez a través de la adaptación de una novela de Richard Yates en la que se muestra el proceso de autodestrucción de un matrimonio en los años 50.

Lo que en American Beauty podía ser una "brillantísima estructura narrativa, retomando el hallazgo guionístico de Sunset Boulevard", con "muy sugerentes reflexiones sobre la belleza" y unos "entrañablemente construidos personajes y sus interrelaciones, en un éxtasis acumulativo de descomposición antropológica", en Revolutionary Road es falta de originalidad, una manera de narrar a veces enfática, una banda sonora plana y repetitiva en la que Thomas Newman se autoplagia descaradamente y, eso sí, una brillante actuación (¡una más!) del monstruo Leonardo DiCaprio (Kate Winslet me gusta mucho menos) y una realización más que solvente, algo que no sorprende en alguien con las credenciales de Sam Mendes.

5 comentarios:

Francis dijo...

Thomas Newman a la hoguera, por vago y por mal músico (una película con tantas posibilidades musicales, y la despacha con dos malas notas que ya sonaban en Road to perdition... qué desgracia para la música y para el cine).

Terzio dijo...

Por cierto, que hace tiempo que no te incordio: Cada vez abomino plus del petardazo Jackson y su miserable trilogia!! Es que el otro dia me tuve que tragar un reportaje sobre el rodaje en Nueva Zelanda: Para que lo condenen a galeras sin remisión de pena (sospecho que es egendro de Saruman...por lo menos).

'

Jordim dijo...

Creo que Winslet está a la altura de DiCaprio y viceversa. Newman se hace una autofelación pero tampoco molesta... Y lo de "Jackson y su miserable trilogia...", sin comentarios. Igual tienen que pasar cincuenta años para que alguien haga una trilogía épica a la altura...

Agus Alonso-G. dijo...

Jaja. A mí cada vez me gusta más la trilogía de Jackson.

Y, bueno, en lo de Winslet me reafirmo. No puedo soportar los tres o cuatro movimientos de labios que ya le vi en Titanic y que aquí repite una y otra vez.

Y lo de Newman, sí, sí molesta. Me saca continuamente.

elunicornionegro dijo...

Francis tiene toda la razón: la película tenía oportunidades a tutiplén para completarla con una banda sonora mucho más potente que la redondease. Creo que falla por ahí. Y creo también que Di Caprio está giganteso. Fenomenal.