martes, 29 de abril de 2008

Los que alimentan el fundamentalismo

Voy leyendo, poco a poco, los textos que B16 nos ha dejado a su paso por los Estados Unidos de América. Resulta sonrojante que para los medios de comunicación, para el analista medio, apenas lo único que haya quedado sea la referencia al tema de los abusos sexuales a menores.

Es tremendo que después (¡una vez más!) de la defensa que de la Razón creadora, del Logos, de la ley natural como base de la ley, ha hecho el Papa, haya quien siga empeñándose en hacernos creer que el Catolicismo (la religión) defiende la irracionalidad.

Leo la lógica pena (la pena del hombre recto) que trufa una interesante reflexión de ARP a cuenta del revuelo prisaico (y no prisaico) montado por lo de que haya sacerdotes católicos en los comités de ética de la Sanidad madrileña.

Se refiere a un artículo de Soledad Gallego-Díaz, en el que -contra lo que suele ser habitual en ella- se ve que la víscera ha anulado la ecuanimidad razonable. Da la impresión de estar sustentado sobre una imagen del Catolicismo que, mirando apenas a la actualidad del Ratzinger/B16 razonable y razonante, no se tiene en pie: una religión cerril, oscurantista, contraria a la razón...

Dice que "los ciudadanos, que tenemos derecho a tratamientos médicos de calidad, deberíamos exigir también que los debates sobre cuestiones morales que afectan a nuestra vida y a nuestra muerte no queden en manos de ignorantes o aficionados, cuyas únicas credenciales demostradas o demostrables sean tener fe y obediencia".

Ignorantes y aficionados. Fe y obediencia. Eso es lo único demostrado y demostrable de los curas católicos. Pues vale.

Me acuerdo ahora de Amis y de toda la troupe de ateos ilustrados y beligerantes con la religión, causa de todos los males al parecer, de todas las violencias. No se dan cuenta de que son ellos los que excluyen la posibilidad de una religiosidad razonable, del Logos creador, al negar rotundamente que la "condición de curas o de jerarquía religiosa" no sea "motivo suficiente para participar en el debate sobre cuestiones de moral social que afectan a todo tipo de ciudadanos, creyentes o no" (Gallego-Díaz dixit).

Algunos como Habermas ya tienen claro que esa visión es un error, visto a donde lleva la supuesta ética de el humanismo ateo. B16 lo explicó tan ricamente en el censurado discurso de La Sapienza.

Estos son los de la Alianza de Civilizaciones. Niegan a las religiones la base racional. Y, ¿sobre qué quieren asentar ese diálogo? ¿sobre el sentimiento? ¿sobre el temor a las bombas? Cada día tengo más claro que estos ilustrados que se jactan de racionales-istas y que buscan redimir el mundo arrumbando la religión al desván de la experiencia sensible y privada, no hacen sino alimentar la voracidad del fundamentalismo religioso (sea en las calles de Irak o en las de la América rural).

[P.D.: No querría excusar la enorme culpa que tenemos los católicos por rehuir muchas veces y durante tanto tiempo los lugares donde se desarrolla este debate intelectual y moral. Estas injustas acusaciones son un estímulo para mí, y espero que para tantos.]

¡Una nueva política ya!

Interesante artículo sobre los 'value voters' en Estados Unidos.

...Today's Republicans offer white working-class voters traditional values but not economic progressivism. Contemporary Democrats offer economic progressivism but not traditional values. While neither party gives white working class voters the blend of moderate social conservatism and moderate economic progressivism that they want, Republicans continue to benefit from the fact that in the United States, as in much of the world, identity-defining values outweigh material interests. When there is a conflict between people's pocketbooks and their values, most voters choose the latter. People who would not risk a blister for a raise will die for a creed.

The irony here is that liberals do acknowledge the importance of communal identity when it comes to Black History Month, Gay Pride Day or the need for black, Latino and women's studies at universities. But many elite liberals are all too happy to criticize heavily working-class white subcultures, like Irish-American Catholics and Southern Scots-Irish Protestants, when they refuse to sacrifice their identities to their economic interests. Now that the Democrats raise more money and win more votes than Republicans from the super-rich, this has given rise to a blatant double standard. When Obama's big-city donors vote their ideals, not their interests, they consider themselves enlightened and noble; when small-town white traditionalists do the same, they are considered pathetic dupes...

lunes, 28 de abril de 2008

Vota a tu intelectual

La prestigiosa revista Foreign Policy ofrece su lista top 100 de intelectuales. Puedes elegir hasta 5 de ellos. Da tu opinión.

Mi elección: Benedicto XVI, Alain Finkielkraut y Charles Taylor. Bien es verdad que no he leído a muchos más de los que están recogidos.

La noche de los libros (y III)

LIBRO VI: En el que la poesía también existe

A estas alturas, ya me arrepiento de no haber tomado la copa de vino que se ofrecía en Ocho y Medio. Pero no sólo de pan vive el hombre, así que me meto en el Centre Cultural Blanquerna, que es como hacerlo en la Diagonal barcelonesa en plena calle de Alcalá.

Para aliviar los chascos recientes, me compro dos libros de Acantilado, entre ellos el Zweig que Armando me recomendaba. Fuera, una cola considerable espera para acceder a la conferencia con el siempre controvertido Michel Houellebecq. Para amenizar la espera,un grupo de latin-jazz toca en la calle, dentro del programa de 'La noche'.

Al norte de la Gran Vía, en la librería Antonio Machado, firma libros Elena Medel, joven poetisa de Córdoba. Hablamos, sí de literatura, pero especialmente de Eurovisión. Está enfadada por que no fuese 'La Casa Azul'. Dice por lo bajini que mandó diez mensajes para votar en su favor y apuesta que el chiki-chiki quedará entre los cinco últimos. Su gran sueño no es ganar el Cervantes, sino ser comentarista de la gala eurovisiva.

¿Qué busca en los libros? "Ser feliz durante un rato", concluye.

LIBRO VII: En el que Patti Smith pregunta por el chiki-chiki

Que Rodolfo Chikilicuatre aspira a icono pop del friquismo posmoderno español lo confirma que ese mito del 68, uno de los muchos 68, Patti Smith, dice tras una canción: "Yo estoy pensando en Lorca y mi hijo está hablando sobre chiki-chiki". Su hijo es el guitarrista que la acompaña en el escenario y que amaga el 'robocop' entre las risas del público. La cantante y poetisa aparenta no entender.

La noche, como la de Cenicienta, acaba con el momento culmen. Con un estilo intimista y maternal, Smith se mete al público en el bolsillo. Canta, lee poemas, se deshace en agradecimientos a la ciudad, a esa noche "que pertenece a los amantes de libros", menciona a Goya, el Gernika de Picasso... y lee un poema que nació en la capital.

Y la noche acaba, está acabando... Bajamos las escaleras de palacio, aferrándonos a todo lo que nos ha dejado, para que no se nos pierda. Más allá de los tropecientos actos culturales dignos de titular noticias, me quedo con ese polen intangible que la jornada ha dejado en el aire.

sábado, 26 de abril de 2008

La noche de los libros (II)

LIBRO II: En el que nos enteramos de lo que es un diario

José Luis García Martín y Andrés Trapiello no debaten, simplemente discuten. Muy amigablemente, eso sí.

Hay un público bastante generoso y sorprendentemente joven en su debate. García Martín dice que "a veces sabe más el lector que lee y anota una obra, que el escritor que a veces fantasea sobre lo que le gustaría haber escrito". Está diciendo que él sabe más de la obra de Trapiello que Trapiello mismo y se postula para editar sus ya quince tomos de diarios con anotaciones en Cátedra. Trapiello se defiende con buen talante.

Acaba la sesión. El escritor leonés me dice que daría el Premio Cervantes a Cervantes. García Martín dice que va a ser "malicioso" y que se lo daría al actual ministro de Cultura, "que no se lo merece, pero se lo han dado a muchos que no lo merecen", apostilla.

[Nota del editor: A Trapiello se le veía muy contento. Por lo que alcancé a oír, ambos venían 'calentitos' de haber estado debatiendo-discutiendo antes del mismo debate. Le pedí que me firmara La manía y me preguntó si leía sus diarios o algo así, recuerdo vagamente cómo discurrió la conversación. Le dije que "no todos... iba a decir que por supuesto. Desde Las inclemencias del tiempo, y algunos antes, en total seis o siete". Ahora que leo en La manía sus críticas a quienes le dicen que han leído "todos sus libros" casi me alegro de haber sido tan atrevido para decirle que por supuesto no me los había leído todos.

Me agradeció mucho que le hubiese elegido a él en el trayecto. No sé si se lo dije en el momento, pero el placer es mío. Luego le pedí hacerle la foto para el reportaje y el entorno era bastante feo, la verdad. A él se le ocurrió la foto con la salida de emergencia. Me pidió que se las mandara y nos despedimos muy agradecido ambos recíprocamente.]

LIBRO III: En el que no se cuenta el encuentro con Álex de la Iglesia y...

...Julio Médem. Porque Álex de la Iglesia se ha borrado a última hora y el cineasta vasco no ha llegado, más de treinta minutos después de la hora prevista. El encuentro va a tener lugar en la librería de cine Ocho y Medio. Se reparten copas de vino para aligerar la espera, pero me digo que estoy de servicio.

Con la excusa de que falta el personaje, me dedico a las personas. María José y Ángel entran con el carrito de Gastón, su hijo, en el local. Transpiran la sonrisa. Ella me recomienda La conjura de los necios y él me dice que sería el Dean Moriarty de On the road, del beatnik Kerouac.

Entre una postal de Sofía Loren y otra del Robert de Niro de Toro salvaje, me encuentro con Marina y Carlos. Ella quiere ser la Jo de Mujercitas y él daría el Cervantes a Javier Cercas, aunque reconoce que apenas lee literatura en español.

LIBRO IV: En el que Sabina lee sonetos

Debiera acudir a un debate sobre la prensa frente a los libros con los principales gurús del suplementado cultural. Esto es prensa y hablamos sobre libros. Pero el olfato 2.0 me dice que los lectores-espectadores que más nos interesan están en la FNAC, con Sabina y García Montero.

En efecto, Rubén y Alberto, estudiantes de Psicología, me dicen que le darían el Cervantes a Sabina sin dudarlo. Es un público entregado. "Esto parece el orgullo gay", dice el cantautor de voz cazallera, bien acompañado por un cubata, después de que él y el poeta andaluz se lancen piropos recíprocos y se dediquen poemas recitados. "Lee un poema, leo yo otro y firmamos los libros a estas señoritas", señala Sabina.

LIBRO V: En el que pasamos por la calle Cervantes


Me voy a Mayor, en busca de Javier Marías, sepultado tras una fila de lectores en la librería Méndez. Ni siquiera tengo un libro que me pueda firmar para llegar hasta él y que me diga a qué personaje literario envidia, así que sigo mi periplo, en busca de Juan Manuel de Prada, que el programa supone en la librería Códice, junto a Antón Martín.

No hay tal. La librería está muy cerrada. Me pongo en contacto con el escritor de Zamora y me dice que en ese momento está en El Corte Inglés de Serrano, a punto de dejarlo para irse al VIPS de la misma calle. Le deseo suerte.

Al menos, el paseo por la calle de Atocha y el barrio de las letras me reconcilia con la literatura. Con la iglesia de San Sebastián hemos dado. Por un momento me hago la ilusión de ser un galdosiano personaje de Misericordia.

Nuria y Manuel, jóvenes universitarios, buscan un espectáculo de títeres en la calle Amor de Dios. Y por este, acudo en su ayuda. Poco puedo hacer: o alguien se ha comido un número o la librería a la que se dirigen está en el andén 9 y 3/4.

Continuará...

viernes, 25 de abril de 2008

La noche de los libros (I)

(Os copio la crónica que escribí para la página de noticias de RTVE.ES, todavía en construcción)

Las campanadas de un reloj anuncian que el hechizo llega a su fin. Han sido más de siete horas de viaje a lo Max Estrella, picoteando aquí y allá por calles y librerías. A las doce y media de la noche en el bar Diablos Azules, algunos escritores -Benjamín Prado, Almudena Grandes, Luis García Montero- prolongan fuera de programa la velada.

La bacanal libresca empezó horas ha y desde entonces me he encontrado con autores de fama, pero sobre todo me he rozado con esos desocupados lectores a los que el 'manco de Lepanto' se refería en el prólogo del Quijote. Parece que ha pasado una eternidad desde que la magdalena empezó a caer a primera hora...

LIBRO I: En el que se usa la técnica del 'flash-back'

Como no podía ser de otra manera, el chupinazo tiene lugar en la Cuesta de Moyano. Son las cinco y la tarde se presenta envuelta en celofán.

Para comenzar el viaje, me acojo a la protección de todos los lazarillos que en el mundo han sido: Anquises, Virgilio, Dante, don Latino, Dedalus. Aunque en estos días de experiencias Nocilla, quizá lo suyo sea recurrir a Travis Bickle. O más allá: al mono Amedio o Chema, nuestro recién fallecido panadero.

La inauguración en Moyano es desangelada. Un estrado, una nube de periodistas, un discurso oficial que a pocos interesa y, eso sí, librerías y libreros, libros y compradores. Armando, que regenta una caseta, me dice que "no tendrían que ocuparse de la noche del libro sino del día del libro". Me aconseja Carta a una desconocida, de Zweig, y me escabullo hacia la calle Alcalá, donde Andrés Trapiello debate con uno de los mejores críticos literarios sobre el género del diario.

Continuará...

jueves, 24 de abril de 2008

La noche de los libros

Ayer fui muy feliz. Si me da tiempo, os contaré a lo largo de la tarde. Pude fotografiar a Trapiello con humor, pedirle una firma para 'La manía', hablé con Prada, escuché a Patti Smith en directo, charlé con Elena Medel sobre Eurovisión, entablé conversación con numerosos lectores madrileños... En un momento de la tarde, recorriendo la Gran Vía bajo una lluvia persistente, me sentí un poco corresponsal de guerra.

miércoles, 23 de abril de 2008

Día del Libro

Decir jactancioso es jactancioso.

Esta tarde-noche cubriré para el medio en el que trabajo (todavía no está en abierto, así que no lo podréis ver) La Noche de los Libros.

En este mapa algunas de las ofertas, algunas de las cuales visitaré, a modo de Max Estrella. O de mí mismo. Abriré boca con el debate entre Trapiello y García-Martín sobre diarios, a las 17.00 en Alcalá, 31.


Ver mapa más grande

lunes, 21 de abril de 2008

Vive le glamour!

Qué queréis. A un lado, el decimonónico Rajoy se parapeta, se revuelve como nunca, contra su sucesora (no seguramente en junio, pero sí tras una o dos derrotas más en elecciones). Al otro, Chacón llevando su embarazo con qué gracia y la Aído, cuyo ministerio no sé si servirá para algo, pero su presencia le da incontestablemente un aire al gabinete.


Ya puestos, incluso Soraya, aunque su belleza sea muy de pija salmantina (por el barrio de Salamanca), da mucho mejor a cámara que el adusto Acebes o el yupi-gigoló Zaplana, claro.

Que digo que no es por ir de sexista. Creo en la superioridad femenina (al menos en su potencialidad, y no hay ironía en este trozo de entrada). Pero que puestos a que la política sea en la política lo de menos -porque de eso se trata, ¿no?-, mejor que sea con guapos. O con guap@s. Pensándolo bien, mejor con guapas.

Cuando llegue el momento de una política que me interpele, ya hablaremos.

Y juro (por Snoopy) que no es la primavera.

O tal vez sí. Quién sabe.

domingo, 20 de abril de 2008

Paréntesis

Si alguien quiere escuchar lo que diría Losantos de Rajoy si este fuera su enemigo, que escuche mañana la COPE. Lo va a trinchar. Aunque me temo que el pobre se lo ha buscado.

Mi propio dominical


El Babelia de esta semana trae un amplio reportaje-análisis-comentario sobre Mayo del 68, a unos días de que se cumplan 40 años de entonces. Me he leído todos los artículos al respecto y es bastante interesante.

Aquí, José Luis Pardo sugiere que la consecuencia del 68 es "socializar el malestar" de entonces contra el engranaje capitalista de la sociedad de consumo. La revolución del deseo. ¿No ha traído el 68 una generación de hordas consumistas, precisamente? Que criticamos a América mientras nos vestimos sus zapatillas. Que lloriqueamos por la especulación inmobiliaria mientras nos endeudamos para tomarnos exóticas vacaciones.

Del largo artículo de Josep Ramoneda, subrayo que "los filósofos de la sospecha, el trío Marx-Freud-Nietzsche, articularon, especialmente en Francia, buena parte del pensamiento de la época". Y ese es uno de los temas, que el enemigo común (la tradición cristiana convertida en moral burguesa y aburguesada) ha hecho a Marx y Nietzsche compañeros de la cama del pensamiento posmoderno. Se mezclan la materialista defensa del débil con el gran preconizador de la defensa del más fuerte. Y eso lo asume la izquierda dominante hoy, claro.

Inaudito me parece leer esto: "Pesó sobre nosotros -lo digo así, porque es mi generación- el habernos autoungido como la generación moderna por excelencia. Ha costado entender que el tiempo pasa para todos y que la patente de modernidad no tiene dueño. Por otra parte, la pulsión antiautoritaria -probablemente la mejor herencia de aquellos años- también generó monstruos. He dicho, a veces, que fuimos mucho mejores hijos -en la medida en que supimos plantar cara a nuestros padres- que padres -en la medida en que no hemos osado plantar cara a nuestros hijos-. Con nuestra actitud -y la potencia integradora de las contradicciones que el capitalismo tiene- les hemos dejado sin espacio para la transgresión. Otros perdedores, víctimas de cierta frivolidad que acompañó a la contestación, de los que nunca se habla, son la generación de la droga, los que pensaron que la fiesta continuaba en la heroína y lo pagaron con la vida".

Los "chicos del 68" nos quieren convencer de que siempre tienen razón. Cuando eran hijos los padres eran los malos, autoritarios; ahora que son padres, los malos son los hijos, porque no son transgresores y cuando lo son, no saben medirse. Una autocrítica tan leve que suena casi a "patente de modernidad", a canon.

El 68, con sus indudables causas que pueden justificar parte del impulso que lo alienta, suena a adolescencia, quizá necesaria, pero en cualquier caso mal digerida. El 68 es Keith Richards -el personaje, no el músico (arriba, haciendo campaña para Louis Vuitton)-. Un tío que podía ser transgresor con una edad, pero que ataviado hoy de esa guisa, más parece un bufón, mítico pero bufón.

¿En qué reconocerás a la generación del 68? En que siguen queriendo parecer jóvenes. No aceptan su propia caducidad. Que es no aceptar, claro, la de su mensaje.

Y después de pensar y anotar esto, me encuentro con la frase del periodista Laurent Guimier citada en otro de los artículos del especial: "la generación o generaciones siguientes siguen siendo de hijos de... No llegan a ser padres. Los de Mayo del 68 aparecen como eternos jóvenes".

Y por si acaso, la culpa es del capitalismo, de "la potencia integradora de sus contradicciones".

Miren, señores del 68, sus irresponsables hijos -generación del ctrl+Z- y quizá más sus nietos les diremos que son un hatajo de irresponsables, como ya dije que algunas películas van mostrando hoy. Ahora pienso que se refleja, por ejemplo, en algunos capítulos de las primeras temporadas de Friends, cuando Chandler abomina de sus padres, cuando Rachel se escandaliza de su madre, cuando Joey el gran frívolo le echa en cara a su padre la amante... ¿Tendra algo que ver con esto el triunfo del botox y de Corporación Dermoestética en Bolsa?

(Y sigo soltando intuiciones sin la hilazón necesaria.)

Yo, que quiero asumir los logros del 68, lo que supuso de avance, de impulso modernizador necesario, me consuelo con el artículo de Antonio Muñoz Molina, que recomiendo, y cuyo resumen es su frase final: "Era en Memphis y en Praga donde estaba la revolución, no en París". (Y en Roma 3 años antes, digo yo.)

Se cruzan las referencias con otra frase, de Olivier Mongin, director de Esprit: "esa pasión francesa por atribuirse todo lo que tiene una dimensión universal, ya sean los derechos humanos o la revolución". Aunque, curiosamente, la suelta como para quitar importancia al hecho de que luego diga que Mayo del 68 es algo de dimensión estrictamente francesa.

sábado, 19 de abril de 2008

Mi cole





Evolución de Tajamar y su entorno, en Vallecas. Fotos de 1964, 1970, 1987 y 2008.

Ayer fue uno de esos días en los que uno constata de un modo amasable que la felicidad nace de vivir para otros.

Tajamar, mi colegio, donde pasé los 12 años de mi enseñanza media, cumple 50 años. Con ese motivo, se convocó una cena para todos los que habíamos estudiado el antiguo COU, ventipico promociones en total.

Hacía diez años que los de la mía salimos del colegio y desde entonces no nos habíamos reunido, aunque sí se ha mantenido contacto y amistad entre algunos. En las últimas semanas hemos tratado de hablar con el mayor número de gente posible para avisarles de la velada. La respuesta, aunque insuficiente, fue bastante numerosa.

A mí me conmovió especialmente encontrarme con Álvaro, con el que coincidí en 1º y 2º de BUP, luego él hizo ciencias, yo letras, y perdimos el contacto. Le llamé a casa el jueves, con cierta precipitación, pero no quiso perderse el encuentro. Incluso avisó a David. Estuvimos los tres acordándonos de esos dos años que compartimos, y -el alcohol, sin duda, ayudó- nos tronchamos de risa: verdaderamente eramos unos grandísimos hijos de puta (a pesar de la santidad de nuestras madres).

Nos acordamos de aquel profesor de inglés al que llamábamos "Padre Ángel" porque se parecía a Javier Cámara, que en aquel entonces debutaba haciendo del personaje homónimo en una serie de televisión (Ay, Señor, Señor). Llegó en septiembre y duró apenas hasta Navidad por el maltrato físico y psicológico al que le sometimos.

Nos preguntamos qué habrá sido de algunos potenciales delincuentes que coincidieron con nosotros en 1º de BUP. Recordamos a la gente por sus motes (algunos verdaderamente retorcidos o simplemente ofensivos: chimpanzanco, orejas recortadas, "metí 20 puntos", satán, forrestgump, David Expósito el feo y David Expósito el bueno, Pelopís, el pota y el kaka..), el bofetón que el Franco le metió a Víctor ("a arrear a tu padre"), la moda de escupir en la espalda del profesor de inglés, las ingobernables clases de informática del viernes por la tarde en las que se instauraron las costumbres de cantar "cumpleaños feliz" (Añez trajo un día caramelos, incluso) y patear sillas y pupitres al volver al aula...

Creo que no es casualidad que en aquella clase estuviese Mario, luego famosillo por su participación en Gran Hermano. Ya en aquel entonces prometía. Era un cabrón con gracia, que se dice, y con un gen hiperactivo que le llevaba a dar la nota desde el minuto cero y que en aquel entonces, por cierto, no se había hormonado y era un cuerpo-escombro.

La mayoría de nosotros no llegaremos a ministros o a dirigir grandes empresas. Pero lo que nos hemos reído no nos lo quita nadie.

(PD: Dejo para otro día lo que Tajamar le ha dado a Vallecas y a buena parte de los que pasamos por sus aulas.)

viernes, 18 de abril de 2008

VV.AA.

Me entero por Aceprensa que Chantal Sébire, la francesa que pidió la eutanasia y tras serle rechazada se suicidó, rechazó por dos veces tratamiento antes de que la enfermedad la llevase al terrible estadio al que llegó. Lo recogen de un artículo de Time.

Evidentemente, desde mi sanidad (¿o saneza? ¿o sanismo?), creo que no tengo la autoridad moral para echarle en cara a Sébire (que Dios la tenga en su gloria) su comportamiento. Ahora bien, fastidia que la postura de la opinión pública sobre una cuestión tan delicada se tome sin que se cuente la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad. Es, una vez más, el imperio de la falacia.

El tratamiento que Newsweek da a B16 es generalmente nefasto, excepto cuando el artículo va firmado por George Weigel, como en esta ocasión, en que se nota que el que escribe conoce de lo que habla. Por supuesto, la revista contrapesa la información con otra más breve titulada "¿Por qué este Papa no conecta?" (con los americanos, se supone, aunque viendo los vídeos de la Misa en Nationals Park, uno se pregunta qué sería si conectase).

El director de la cadena SER (esa arma de destrucción masiva en que se han convertido determinadas radios) dice que hay algunos periodistas que insultan, que son unos gilipollas (no es textual, yo soy más suave). Me recuerda a aquel que decía que "había que matar a todos los intolerantes". Santiago González, en su blog, lo comenta. Anido era el director de informativos de la SER del 11 al 14 de marzo de 2004.

Qué autoridad tienen los que no tienen ecuanimidad. Quienes aplauden el insulto cuando ataca a sus enemigos y lo execran cuando procede de estos.

Por cierto. Un ángulo que los principales medios no recogerán del drama de los abusos por parte de sacerdotes en Estados Unidos. Otra vez, el imperio de la falacia, por parte de quienes quisieron encubrir la miseria y por parte de quienes se niegan a analizar el problema a fondo (los que dicen que el problema es el celibato).

jueves, 17 de abril de 2008

Siempre Dickens

Enojado consigo mismo, con el abogado, y con la mayor parte de los hombres...

Explica Dickens en Historia de dos ciudades. Y pensaba que qué bien cogida la condición humana, tan presta a cabrearse consigo mismo, con el abogado y con la mayor parte de los hombres, cuando le duele el meñique o las cosas no salen como le gustan.

Menos provista de filosofías y más de humor (que, usada en su punto justo, es una forma superior de conocimiento) me pareció esta dickensiana descripción de Míster Stryver:

Una de las particularidades de nuestro abogado consistía en parecer siempre excesivamente corpulento para el sitio en que se encontraba, cualquiera que fuese la dimensión de este, de modo que cuando entró en la casa Tellsone quedó tan ocupado el espacio que los viejos dependientes manifestaron su disgusto desde el fondo de su rincón y parecieron aplastarse contra la pared; y los mismos jefes de la casa, que leían el periódico al fondo de una sombría perspectiva, manifestaron su descontento como si la cabeza del abogado hubiera tropezado con las suyas preñadas de guarismos

miércoles, 16 de abril de 2008

Tono

No resulta fácil... que decía aquella canción de Perales. No resulta fácil encontrarle el tono al blog. La confidencia íntima se mezcla con el análisis político, y este con la referencia culta-culturalista o la reseña literaria y cinematográfica. Sin apenas orden y concierto. Uno no sabe si acierta con el tono del blog. E incluso da miedo de que el primer advenedizo (o el quinto) nos juegue malas pasadas con este desvelarse.

Pero así es la vida, qué cosas. Y siempre tendremos la duda de si acertamos con el tono que le damos a la nuestra.

Yo, ahora, con pasión y donde sea

B16 cumple hoy 81 años. Y yo que lo vivo y disfruto me felicito por ello, y doy gracias a Dios. Recojo una escalofriante cita de su encíclica Deus caritas est para celebrarlo:

Los tiempos modernos, sobre todo desde el siglo XIX, están dominados por una filosofía del progreso con diversas variantes, cuya forma más radical es el marxismo. Una parte de la estrategia marxista es la teoría del empobrecimiento: quien en una situación de poder injusto ayuda al hombre con iniciativas de caridad —afirma— se pone de hecho al servicio de ese sistema injusto, haciéndolo aparecer soportable, al menos hasta cierto punto. Se frena así el potencial revolucionario y, por tanto, se paraliza la insurrección hacia un mundo mejor. De aquí el rechazo y el ataque a la caridad como un sistema conservador del statu quo. En realidad, ésta es una filosofía inhumana. El hombre que vive en el presente es sacrificado al Moloc del futuro, un futuro cuya efectiva realización resulta por lo menos dudosa. La verdad es que no se puede promover la humanización del mundo renunciando, por el momento, a comportarse de manera humana. A un mundo mejor se contribuye solamente haciendo el bien ahora y en primera persona, con pasión y donde sea posible, independientemente de estrategias y programas de partido. El programa del cristiano —el programa del buen Samaritano, el programa de Jesús— es un «corazón que ve». Este corazón ve dónde se necesita amor y actúa en consecuencia.


Ese "por el momento" que no sé si es fiel reflejo de la traducción me resulta muy irónico. Como si dijera, con una certeza no desprovista de ironía, "hasta donde yo sé" o "según las noticias que nos llegan", no podemos ser humanos renunciando a comportarnos de manera humana.

martes, 15 de abril de 2008

Vulnerables

Una noche mal dormida, una pequeña decepción laboral, un trámite burocrático que fracasa, una llamada que no llega, la necesidad de un cambio de planes... Experiencias cotidianas que nos sitúan frente a nuestro ser-casi-nada con crudeza.

La fuerza del presente. Que cuando lo baña todo de melancolía tiene reverberos de condena eterna.

Ya has visto -has vivido- que muchas decisiones erróneas nacen de no saber elevarse sobre ese ahora que al decirlo ya es antes. La experiencia nos lo recuerda una vez más.

Pero, ¿de qué te quejas? No todos tienen tu certidumbre. Que desde la oscuridad se te dirige una mirada apasionada.

“Por ti los años se deshielan grises,
por ti las horas se desnudan tiernas,
¡amor tan mío!” (Carmen Conde)

lunes, 14 de abril de 2008

Artículos de interés

J.K.Rowling va a juicio contra una pequeña editorial de EE.UU. que quere publicar un libro con un Lexicón sobre Harry Potter, hecho a partir de una famosa página de fans del mago. En el NYTimes.

También en el NYTimes, un artículo sobre una familia del Camino que se prepara para viajar al encuentro con el Papa, que visita Estados Unidos a partir del miércoles.

El tema de portada en la revista TIME del 14 de abril es el Papa. En todas las ediciones, menos en la europea. Ya se ve que piensan los editores que en Europa el tema no vende. ¿Será cierto? Si alguien cree que no, puede escribir a los editores de la edición 'nodriza' para comentárselo.

Buen análisis sobre B16 del redactor-jefe de First Things en The Washington Post. En los comentarios podréis ver los respetuosos que son los críticos de la Iglesia Católica. Pero luego los inquisidores somos nosotros. Obviamente. También hay una entrevista al vicario regional del Opus Dei. Comentario de John Allen.

The Washington Post explica el inesperado apoyo de dos senadores pro-vida a Obama, posiblemente uno de los candidatos más claramente pro-aborto, ante las primarias en Pennsylvania, donde la población es más conservadora (de la vida del bebé, en este caso).

domingo, 13 de abril de 2008

Motivos para escribir

Sigue vivo hoy, entre otras razones, por sus obras. Un copista anónimo dejó escrito que estas "atraviesan todo el orbe como rayos fulminantes". Sus escritos nos permiten también a nosotros (...) vivir con sus libros, a pesar de su ausencia"

Son palabras de Benedicto XVI acerca de San Juan Crisóstomo, en el comienzo de la audiencia general del 19 de septiembre de 2007.

Que hilo con estas de José María Valverde y Martín de Riquer en la Introducción de su Historia de la literatura universal en Gredos:

Pues las grandes obras -las que merecen considerarse en la categoría de universales- se conocen cabalmente en que trascienden, sin abandonarla, su atmósfera de época, para elevarse también a otra dimensión donde se hermanan e iluminan mutuamente"

También yo sueño, me consuelo, pensando que si quizá mis palabras rebotan en buena parte de la mentalidad de mi tiempo, al dejarlas por escrito, muchos podrán compartirlas y ayudarse de ellas para construir su visión del mundo en un futuro, también cuando yo no esté en la tierra.

viernes, 11 de abril de 2008

El imperio de la falacia

Hoy me falta la serenidad.

El País sigue con su campaña a favor del aborto. El rigor y la seriedad que tiene en otras muchas informaciones se pierde totalmente cuando se trata de propaganda ideológica.

Hay que tener poca vergüenza para seguir dando la matraca con este tema después de lo que hemos visto con el caso Morín y alrededores. Ahora que nos hemos dado cuenta de que en el aborto la madre interrupta es también víctima.

El artículo demuestra que hay quien no soporta la sociedad plural. Les fastidia que la gran mayoría de médicos objete (que por algo será, por cierto, ya que son gente con neta vocación al servicio y conocimiento de la biología). Manda narices.

Eso el mismo día que publican una entrevista a una astrofísica que titulan "El futuro con la pareja Ratzinger-Berlusconi da miedo". No pongo en duda que ella sepa mucho sobre su materia, pero me temo que no ha debido leer apenas nada (por salvarle con el "apenas" cierta dignidad intelectual) de Ratzinger. Y eso, en una pretenddia intelectual que "teme" eso que no conoce a fondo, dice muy, muy poco de ella.

Precisamente ayer sostenía una discusión (sí, discusión, aunque en términos por supuesto cordiales y amistosos) con un compañero en la que lanzaba unos tópicos sobre la religión y la Iglesia Católica que asustaban por su simplicidad y porque los haya aceptado alguien inteligente. Yo le dije que ahora mismo quien más defendía la razón era precisamente la Iglesia, en quien ahora es su Pontífice. Tuvo que envainar cuando le pregunté si se había leído algo de él.

La gente no se quiere dar cuenta de que si uno, con 27 años, cultivado, e hijo de esta era posmoderna, sigue creyendo en lo que cree -siendo este "lo que cree" algo minoritario, contestado y denigrado diariamente- es porque lo ha asumido críticamente, y lo ha pensado mucho.

Yo no digo que lo que defienda en estos temas sea incontestable. Pero, por favor, honestidad intelectual a la hora de discutirlo.

Me recuerda la decepción tan tremenda que me llevé cuando escuché en vivo a Rosa Díez decir que ella era agnóstica, pero que es algo que no había pensado demasiado.

Hay cosas lo suficientemente serias, preguntas fundamentales cuya respuesta lo abarcan todo, que merecen una reflexión pausada.

(Para otro día, la asunción según la cual la "escuela pública y laica" es lo que nos une a todos los ciudadanos de un estado aconfesional.)

jueves, 10 de abril de 2008

Si el mundo votase en EE.UU.

Por qué China y la India tienen simpatías por una administración republicana, mientras que los musulmanes o los africanos* prefieren a Obama y Europa a Hillary. Según Kishore Mahbubani, en el Newsweek del 14 de enero.

Las inclinaciones asiáticas por los republicanos es el tema de otra columna de opinión firmada por Roger Cohen, hoy, en The New York Times.

De interés.

*Aunque G.W.Bush tiene buena prensa en África.

Esperanza

Anda revuelta la política nacional por la más que probable probabilidad de que Esperanza Aguirre se presente como alternativa frente a Rajoy en el Congreso nacional del PP.

La izquierda dominante en este país tiene demonizada a Esperanza Aguirre. Seguramente porque la teme. A mí, ya lo he dicho, me tiene de su parte -dentro de lo que un político me puede tener de su parte, que es siempre un 'estar' autónomo y cauteloso-.

Con su trabajo hasta la fecha, Esperanza ha demostrado que sabe crear prosperidad sin olvidar que estamos en un Estado compasivo. No desconfía de la iniciativa social, privada, desconfianza que es algo ya rancio y pasado. Mucha de su labor de gobierno ha beneficiado directamente a los que menos rentas tienen. Conoce la importancia de la comunicación. No para de trabajar y de pisar la calle, de un lado para otro. Defiende sin tapujos la libertad de educación.

Esperanza Aguirre, cuya imagen era tan patética cuando fue ministra de Educación y Cultura, se ha manifestado desde que es Presidenta de la CAM como un eficiente animal político.

Sus defectos nacen del extremo opuesto a otros que siempre lastraron a su partido: Telemadrid es, sin duda, TeleEspe, y su Gobierno ha gastado bastante dinero en propaganda (ella lo llamará comunicación).

Losantos no me gusta, pero admiro que Aguirre lo defienda sin rubores.

Y, por supuesto que habrá cosas en las que no coincida con ella, ahora y en el futuro, pero cuando se alaba a un político de la primera línea se debe leer siempre como alabanza de lo menos malo. En la sociedad plural en la que nos movemos, y perteneciendo yo a una sensibilidad no dominante, puedo aspirar a, pero no esperar, que un partido con tantos votantes (PP o PSOE) se identifique por compelto con mis ideas sobre el hombre y la sociedad.

En cualquier caso, Aguirre tiene que luchar por liderar el PP. Resulta vergonzoso que Rajoy siga en la poltrona. Es triste que no entienda que su figura política ha caducado y su proyecto ha fracasado.

(La tribuna libre de Luis Herrero, ayer en El Mundo, muy luminosa sobre la esclerosis de la organización de los partidos españoles.)

domingo, 6 de abril de 2008

Lo que nos separa

Es muy asombroso, para quien se toma el trabajo de reflexionar sobre este punto, que todos los hombres estén constituidos de tal modo que son unos para otros un misterio impenetrable. Cuando entro en una ciudad populosa por la noche pienso que cada una de aquellas casas agrupadas en la sombra tienen secretos que le pertenecen, que cada uno de los corazones que laten en esos millares de pechos es un secreto para el corazón que está a su lado y que le es más querido. Hay en este misterio algo más terrible y desgarrador que la Muerte"

Historia de dos ciudades, Charles Dickens, trad. de A. de la Pedraza.

sábado, 5 de abril de 2008

Lo confieso

No es que no lo supiera. Creo que ni siquiera hubo una firme intención de engañarse. Cuando entré en la Casa del Libro, sí, me dije por un momento que era sólo para echar un vistazo, para aprovechar el despertar de la primera tarde de corte absolutamente primaveral antes de entrar al trabajo. Pero, lo confieso, no lo creí una décima de segundo.

Me encontré con un libraco para mitómanos de Audrey Hepburn como yo. Un tocho de cuarentaipico euros con fotos, historias, copias de invitaciones, entradas de cine, etc., etc. Lo hojeé por encima. Y qué dolor ver que también ella se hizo mayor y tuvo arrugas. (Pero qué arrugas.) Por un momento pensé -traté de engañarme- que parte del bienvenido plus de productividad podría destinarse a el libraco en cuestión. Qué bobo.

En mi recién estrenada admiración por Goya, me topé con otro tomazo de gruesas proporciones que recoge todos los grabados, estampas y litografías del pintor. Una maravilla. Puede que todos le aplaudamos la causticidad de sus caprichos porque los remitimos a cualquiera menos a nosotros mismos. Otros cuarentaipico euros que se quedaron en mi bolsillo.

Me puse a vagar por las mesas de las novedades. Belén Gopegui, el 'matanovelas' Verdú, hojeé el publicitado libro de Fernández Mayo -Nocilla experience-, Amis...

Anda, pero si está aquí nada más y nada menos que La manía, de Trapiello. Pues ganas de leerlo no me faltan. Luis ya me ha dicho que el título del prólogo trae inevitables resonancias del título de esa novela mía impublicada (y quizá impublicable). No, si comprármelo me lo acabaré comprando porque me lo quiero leer, pero acuérdate que acabas de ponerte con la Historia de dos ciudades de Dickens. Y que Persona de Julián Marías... Pero, míralo, tan gordito, bien empaquetado, ese tacto de las sobrecubiertas 'pre-textas' que sabe siempre a original para las yemas de mis dedos. Y sabes que cuando lo empieces, no vas a poder parar: ¿hay muchos libros que te puedan proporcionar ese gozo sublime...?

El caso es que casi 24 horas después, el libro de Trapiello me espera en la bandolera, en un ángulo oscuro de mi habitación. Y yo me rebullo en la silla. Por el sentimiento de culpabilidad después de haberme engañado una vez más y porque trato de ignorar esa vocecilla que me llega desde el dormitorio: "ábreme, Ábreme, ÁBREME, ÁBREME..."

viernes, 4 de abril de 2008

Impúdico

Me decía que dejó hace tiempo de escribir su blog porque le daba pudor. "Al que escribe un blog le falta pudor", dijo, aunque no textualmente. Le cruzó el pensamiento de que tal vez yo tenía un blog, que la afirmación me podía molestar e hizo alguna matización que suavizara la 'machada' de frontispicio, algo así como que "salvo que lo escriba en tercera persona o impersonalmente".

Sin matizaciones. Es cierto. Aquel que se entrega a la literatura es de algún modo exhibicionista. Se muestra al que pase por ahí.

Uno escribe porque la necesidad de comunicar emociones, pensamientos, intuiciones, es tan grande que rompe esa barrera invisible que, sí, puede ser pudor.

Casualidades

A ti, visitante ocasional, de rebote, primerizo: nada es casualidad.

miércoles, 2 de abril de 2008

Generación JPII

La huella que, en vida me dejó Juan Pablo II, fue un modo de hacer ("el Papa que nos quitó el miedo") y la última visita que realizó a España en 2003. Revivo fácilmente aquella tarde de mayo, en la explanada de Cuatro Vientos, a cientos de metros de distancia del escenario, un poco 'de vuelta' de la masa, del lugar, de las circunstancias...

Y cómo él, sus palabras, su presencia, conmovieron el sanctasanctorum de mi alma. El último capullo de la última fila en el monte de las Bienaventuranzas, me imagino, sentiría algo así. La conciencia de la absoluta lejanía entre él y uno mismo en lo que a santidad se refiere. La viva emoción de una cercanía, una ternura personal, que rompía toda distancia. Aquella tarde, como a la mañana siguiente en Colón, cuando se despidió "hasta siempre" de la "tierra de María", lloré.

He oído quién criticara que la gente se quedara con el envoltorio, la emoción, y no supiera qué había dicho el Papa entonces ("el mayor drama de la sociedad contemporánea es la falta de interioridad"; "se puede ser moderno y profundamente fiel a Jesucristo"). Sin embargo, creo que las palabras ahí están escritas, pero su presencia y el aura de amor que transmitía no hay material que lo registre.

Creo que la 'generación Juan Pablo II' existe (o existirá, en la medida en que sus frutos no han eclosionado con todo el vigor... todavía). No sé cómo se definirá cronológicamente. Yo, que me considero parte de ella, no he visto en vivo al Juan Pablo II enérgico, deportista. Nací en 1980 y cuando me quise empezar a enterar de algo de lo que este Papa tenía que hacer y decir, podía parecer que me había perdido ¡tanto!

El día siguiente a su muerte, soñé con él. Que éramos compañeros de juegos de infancia y jugábamos a indios y vaqueros (no sé si algún psicoanalista podría deducir algo inteligible de ello, pero así fue). Para suplir lo que me 'había perdido', durante el año y medio posterior a su muerte, me leí de seguido sus catorce encíclicas.

Lo que ahora no deja de sorprenderme es que empiezo a pensar (debería decir que estoy seguro, pues creo en la Providencia) que esa 'generación Juan Pablo II' incluye, como en un nuevo estadio de formación, la enseñanza y los modos de B16.

Para mí, que la emoción que transmitía Juan Pablo II me sirvió como una guía para el sentimentalismo propio de la adolescencia y primera juventud, el mensaje de palabra y obra sobre la "Razón-amor creadora" de este Papa es un continuo fundamento que me afianza y nutre frente a la voragine intelectual-cultural propia del día.

En un encuentro que un grupo de universitarios mantuvimos hace dos años con monseñor Justo Mullor, hasta octubre pasado director de la Academia diplomática vaticana, nos dijo que éramos unos afortunados porque los Papas de los próximos 50 años serían muy santos, como fruto del Concilio.

Por eso pienso a veces que quizá no sea exacto hablar de la 'generación Juan Pablo II', sino más bien la 'generación Vaticano II'. ¿Englobaría quizá varios siglos? Chi lo sa!

Recomendación

Viva recomendación del artículo de hoy en la "Tribuna libre" de El Mundo firmada por Eugenio Trías. Se titula "Minorías globales", y pasa de

En el mundo global, en países que apuestan por la calidad, cada vez posee mayor presencia y prestancia lo que podría llamarse una cultura de minorías globales"

Se trata -ahora- de un sector social cada vez más amplio en los países innovadores, especialmente entre clases medias ilustradas que apuesta por una cultura cualificada y diversa, cifrada en temas de imposible generalización colectiva pero de gran predicamento entre seguidores apasionados"

A Bach, y la creación de seis nuevas 'vías' para demostrar la existencia de Dios:

La existencia de Juan Sebastián Bach parece postular una causa ausente. Se trata de una prueba metaestética. O de un argumento ontológico invertido: porque existe Juan Sebastián Bach se impone el postulado que permite pensar en su causa metonímica eficiente (un Dios artista). Lo que demuestra la existencia de Dios -y que ese Dios no es un Dios de cuarta categoría- es justamente la pura y simple existencia del Maestro Cantor de Leipzig. Dios no es sólo gran artesano, como creyó Platón. ¡Es artesano y gran artista!"

martes, 1 de abril de 2008

Arte femenina

Que su directora procedía del mundo de la publicidad era algo que Mi vida sin mí exudaba por entre las junturas de cada fotograma. Isabel Coixet hizo con ella un gran anuncio de compresas, alabado por muchos. Cuando vi la película hace poco me decepcionó. La premisa de partida es buena, pero... bluf.

La vida secreta de las palabras, en cambio, me ha parecido un salto de gigante. Quedan aun rescoldos de planos tipo "shumshum-shumshum... ¿a qué huele el aire?", pero la premisa es interesante, bien desarrollada, y la historia, muy emocional, es, dentro de su dramatismo, contenida. Me atrevería a decir que no hay excesos, y se nota el esfuerzo de la Coixet guionista. Sarah Polley y Tim Robbins hacen un trabajo admirable, bien acompañados por los secundarios.

Creo que sí es acertado calificar algunas obras narrativas como "femeninas", pero lo curioso es que, en esos casos, suele ser la causa de los defectos que les encuentro. Me ha gustado la obra de autoras como Sigrid Undset, Harper Lee, Fernán Caballero, Icíar Bollaín, Gracia Querejeta, Flannery O'Connor..., pero me gustaron en la medida en que no pensaba "se nota que esto lo ha hecho una mujer".

¿Hasta qué punto es bueno que la sensibilidad femenina se manifieste en la narrativa? En lo que me gusta de la obra hecha por mujeres, ¿está esa sensibilidad? ¿O está sólo lo que de psicológicamente común tenemos hombre y mujeres? ¿Les echa para atrás a las mujeres algo relacionado con la sensibilidad masculina en la literatura hecha por hombres (más allá del género bélico y demás)?

Me pregunto.