domingo, 21 de diciembre de 2008

Racionalismos

Me decía Samuel que soy un racionalista -y sólo porque le dije que Amèlie no me gustaba, que me había ido a dormir a los 30 minutos de película la única vez que he intentado verla-. Estoy casi seguro de que no. Puede que, como reacción a mi ser romántico y a el emotivismo -McIntyre dixit- que rampa y campa alrededor, tenga a veces inclinaciones racionalistas. Pero no soy racionalista. No paro de defender el valor de la intuición, de la emoción, que no es sólo la razón lo que nos hace humanos.

Digo esto, porque creo que confunde racionalismo con el hecho de que me gusten las narraciones en las que se me digan verdades. (Verdades que por otra parte pueden transmitirse a través del lirismo, el simbolismo, la imaginación más audaz, etc.)

Tanta fuerza tienen para mí los intentos de desvelar la verdad sobre la naturaleza humana que un pequeño detalle a ese respecto, un descubrimiento, un conectar con una manera de mostrar, pueden encandilarme, enamorarme. (De ahí que Ford o Dickens me flipen.)

El Manantial, de King Vidor, adaptación de la novela de Ayn Rand, es un ejemplo de ello. Siendo una película menor -a pesar de ser de Vidor y de contar con Gary Cooper-, dejó en mí una huella que el tiempo no logra mitigar.

Siempre me ha parecido que el personaje interpretado por Patricia Neal (Dominique Francon) expresa en buena medida, y de un modo único por su sinceridad, la condición afectiva de estos tiempos. Ella sabe que el amor es una cadena, que acabará con su autonomía. Y no quiere ceñirse a ella, ha construido toda su vida para protegerse. Un poco como la eterna Golightly creada por Audrey.

Y, uno, que ha sido educado en el "lo que no se da se pierde" de la Madre Teresa, pero que a la vez ha mamado la posmodernidad que huye del compromiso, no puede evitar sentir ternura por esos personajes (siempre mujeres) y su condición de escindidas.

3 comentarios:

Terzio dijo...

Vaya!

¡¡¡"condición de escindidas"!!!??? dices.

No, evidentemente no eres un "racionalista", y el tal Samuel no sabe que eres un romántico (doy fe). Por cierto que habrás descubierto cuánto romanticismo hay en Newman, tan racional, pero tan de su época (que es romántica en sentimientos, y John Henry es muy de su tiempo).

Sobre lo de "Amèlie", entiendo que no te haya "enganchado", pero yo diría que pudiera ser que fuera porque es cine francés, que es muy suyo y todo lo demás.

'

El tal Samuel dijo...

Querido Agustín:
Por si te sirve de consuelo, es peor ser un estupendista que un racionalista...

Agus Alonso-G. dijo...

Han hecho falta dos entradas consecutivas lanzando mis dardos a Samuel para que interviniese. Uf...