lunes, 6 de octubre de 2008

Inocencia

¡Qué fácil es amar a un niño y que difícil amar a eso en que se convierte un niño!"

Cita que tomo de La edad de hierro, de J.M.Coetzee, leído estos días por sugerencia de Samuel.

La cita bien puede servir para ilustrar que ayer mis relaciones con Blanca, mi sobrina de año y medio, dieron un inesperado vuelco. Hasta ahora me rehuía hasta la mirada. Ayer, creo, comenzó una bonita amistad, gracias a Angelita, la ovejita, su muñeca.

El libro, que hoy he terminado, es recomendable recomiendo. Muy bien escrito, desde una perspectiva interesante. El testamento de una mujer que se muere, al tiempo que muere el país que ella conoció, en ambos casos con dolores y traumas. Aunque no puedo evitar que la Sudáfrica que dibuja me pille un poco lejos.

1 comentario:

Jorge dijo...

Es que Blanquis es así, le gusta controlar la situación...