domingo, 11 de mayo de 2008

Principio de semana

Lo bueno que tiene trabajar el fin de semana es que los lunes nunca son grises.

3 comentarios:

Mery dijo...

Veritas templum dixit

Anónimo dijo...

Dixisti veritatem sicut templo in magnitude

Agus Alonso-G. dijo...

No, no, no soy templario.

De todas maneras añadiré que otra consecuencia positiva de este findesemanismo laboral es que las tardes de domingo no huelen a crepúsculo.