miércoles, 2 de abril de 2008

Recomendación

Viva recomendación del artículo de hoy en la "Tribuna libre" de El Mundo firmada por Eugenio Trías. Se titula "Minorías globales", y pasa de

En el mundo global, en países que apuestan por la calidad, cada vez posee mayor presencia y prestancia lo que podría llamarse una cultura de minorías globales"

Se trata -ahora- de un sector social cada vez más amplio en los países innovadores, especialmente entre clases medias ilustradas que apuesta por una cultura cualificada y diversa, cifrada en temas de imposible generalización colectiva pero de gran predicamento entre seguidores apasionados"

A Bach, y la creación de seis nuevas 'vías' para demostrar la existencia de Dios:

La existencia de Juan Sebastián Bach parece postular una causa ausente. Se trata de una prueba metaestética. O de un argumento ontológico invertido: porque existe Juan Sebastián Bach se impone el postulado que permite pensar en su causa metonímica eficiente (un Dios artista). Lo que demuestra la existencia de Dios -y que ese Dios no es un Dios de cuarta categoría- es justamente la pura y simple existencia del Maestro Cantor de Leipzig. Dios no es sólo gran artesano, como creyó Platón. ¡Es artesano y gran artista!"

3 comentarios:

Terzio dijo...

Un "culto" totum revolutum. Sospecho mal de todo el que crea "inviables" las 5 vías tomistas. Si esa "sexta prueba" no se queda en el conceptualismo y llega a la confesión de fe-credo, vale; pero me parece que no, que no remata donde debiera.

Se corre (se quiere?) el peligro de una elitista formulación de algo que pudiera ser "auto-exaltación" de las minorias selectas (y globales).

El camino es ir de las criaturas al Creador...sin estancarse`en los primeros estadios del tránsito.

Lo del "templo laico con vibraciones espirituales", me huele a new age que apesta.

Políticamente, en el fondo, se está postulando un aristocratismo muy del estilo de Platón (y a mí me alarman siempre los cultos elitistas metidos a dirigentes de masas y culturas).

'

Agus Alonso-G. dijo...

Sin duda, en toda la tesis teológica que Trías formula hay gnosticismo (en todas las que le he visto formular, su trayectoria vital-ideológica es al fin y al cabo un totum revolutum: Opus Dei, Partido Comunista, derecha liberal...). Y no digo que la comparta. Interesante lo es, desde luego. Y que encuentro el tomismo insuficiente, también es real.

Me quedo con lo bueno del artículo, que es mucho: la existencia de esas minorías globales -élites- a las que hay que atender, y que también tienen derecho a ser atendidas y salvadas con sus peculiaridades.

Klaude dijo...

Yo soy una minoria global en Minnesota, no tan elitista cuando llegamos al consumo de vinos.