domingo, 13 de abril de 2008

Motivos para escribir

Sigue vivo hoy, entre otras razones, por sus obras. Un copista anónimo dejó escrito que estas "atraviesan todo el orbe como rayos fulminantes". Sus escritos nos permiten también a nosotros (...) vivir con sus libros, a pesar de su ausencia"

Son palabras de Benedicto XVI acerca de San Juan Crisóstomo, en el comienzo de la audiencia general del 19 de septiembre de 2007.

Que hilo con estas de José María Valverde y Martín de Riquer en la Introducción de su Historia de la literatura universal en Gredos:

Pues las grandes obras -las que merecen considerarse en la categoría de universales- se conocen cabalmente en que trascienden, sin abandonarla, su atmósfera de época, para elevarse también a otra dimensión donde se hermanan e iluminan mutuamente"

También yo sueño, me consuelo, pensando que si quizá mis palabras rebotan en buena parte de la mentalidad de mi tiempo, al dejarlas por escrito, muchos podrán compartirlas y ayudarse de ellas para construir su visión del mundo en un futuro, también cuando yo no esté en la tierra.

No hay comentarios: