viernes, 11 de abril de 2008

El imperio de la falacia

Hoy me falta la serenidad.

El País sigue con su campaña a favor del aborto. El rigor y la seriedad que tiene en otras muchas informaciones se pierde totalmente cuando se trata de propaganda ideológica.

Hay que tener poca vergüenza para seguir dando la matraca con este tema después de lo que hemos visto con el caso Morín y alrededores. Ahora que nos hemos dado cuenta de que en el aborto la madre interrupta es también víctima.

El artículo demuestra que hay quien no soporta la sociedad plural. Les fastidia que la gran mayoría de médicos objete (que por algo será, por cierto, ya que son gente con neta vocación al servicio y conocimiento de la biología). Manda narices.

Eso el mismo día que publican una entrevista a una astrofísica que titulan "El futuro con la pareja Ratzinger-Berlusconi da miedo". No pongo en duda que ella sepa mucho sobre su materia, pero me temo que no ha debido leer apenas nada (por salvarle con el "apenas" cierta dignidad intelectual) de Ratzinger. Y eso, en una pretenddia intelectual que "teme" eso que no conoce a fondo, dice muy, muy poco de ella.

Precisamente ayer sostenía una discusión (sí, discusión, aunque en términos por supuesto cordiales y amistosos) con un compañero en la que lanzaba unos tópicos sobre la religión y la Iglesia Católica que asustaban por su simplicidad y porque los haya aceptado alguien inteligente. Yo le dije que ahora mismo quien más defendía la razón era precisamente la Iglesia, en quien ahora es su Pontífice. Tuvo que envainar cuando le pregunté si se había leído algo de él.

La gente no se quiere dar cuenta de que si uno, con 27 años, cultivado, e hijo de esta era posmoderna, sigue creyendo en lo que cree -siendo este "lo que cree" algo minoritario, contestado y denigrado diariamente- es porque lo ha asumido críticamente, y lo ha pensado mucho.

Yo no digo que lo que defienda en estos temas sea incontestable. Pero, por favor, honestidad intelectual a la hora de discutirlo.

Me recuerda la decepción tan tremenda que me llevé cuando escuché en vivo a Rosa Díez decir que ella era agnóstica, pero que es algo que no había pensado demasiado.

Hay cosas lo suficientemente serias, preguntas fundamentales cuya respuesta lo abarcan todo, que merecen una reflexión pausada.

(Para otro día, la asunción según la cual la "escuela pública y laica" es lo que nos une a todos los ciudadanos de un estado aconfesional.)

7 comentarios:

ARP dijo...

Yo también me he puesto malo con el artículo de El país. Por leerlo, me dirá alguno.
Y estás brillante en estos últimos correos (no quiere decir que antes no).

pseudópodo dijo...

No había oído hablar en mi vida de la astrofísica. Se llama en realidad Margherita Hack, y por lo que he visto, es más célebre como divulgadora y como portavoz del ateísmo que por sus méritos científicos.

En cuanto a su visión del mundo a otros niveles, basta decir que a estas alturas (i.e., 2008) sigue afiliada al Partido Comunista...

Mery dijo...

Si, tienes mucha razón en que nos lanzamos a parlamentar muy alegremente sin verdadero conocimiento de causa. Es un vicio muy extendido y lamentable, por todas las consecuencias tan irracionales que acarrea.
No he leído el artículo, pero me hago a la idea.

Anónimo dijo...

Después de leer el artículo lo que me sorprende es que después de armar el estropicio (cada intervención es una lotería), no se hagan responsables, ¿esperamos a que haya una corioamnioitis?

Sr. arp coincido con usted el perpetrante de este blog últimamente está casi brillante.

Sr. pseudopodo hay cosas peores en el siglo xxi (como por ejemplo pertenecer a una secta monoteísta).

Sra. mery hagamos un ejercicio de reconstrucción:
"No he leído el artículo, pero me hago a la idea. Si, tienes mucha razón en que nos lanzamos a parlamentar ..."

D´t ftt

Verónica dijo...

Siento, Agus, no haber frecuentado en estos últimos tiempos tu blog. A ver si este fin de semana me pongo al día... El artículo de El País no lo he leído, pero es que no quiero llevarme berrinches sin necesidad. El País y sus satélites los ignoro sistemáticamente y vivo tan feliz. Magnífica entrada, como siempre.
PD: Y lo de Rosa Díez no me pega nada de ella... Me da pena, la verdad.

Agus Alonso-G. dijo...

Muchas gracias por el elogio bloguístico porque precisamente llevaba unos días un poco que no se me ocurría nada. Pero sigo reaccionando a los 'ataques'. ¡Estoy vivo! De todas maneras, la redacción de esta entrada es bastante flojilla. Anárco-sindicalista.

Querido anónimo... ¿O diré querida? Espero poder ofrecerte en breve una cariñosa respuesta de un miembro de la "secta monoteísta".

Verónica, no es que seas bienvenida, es que hay huéspedes que elevan el ambiente donde se alojan. Espero que pases más por aquí.

Terzio dijo...

Iba a decir que...

Pero tal y como tienes el patio esta matinée, me retiro al Aventino y te dejo con esta selecta concurrencia (la anoréxica córpore et ánima sociata Rosa 10 inclusa).

Saluti!

'