miércoles, 26 de marzo de 2008

Ahora que vamos despacio...

Os diré que el sábado santo estuve por primera vez en CaixaFórum Madrid, un garito bien puesto que se une a la milla de oro de las pinacotecas en Madrid.
Además de algunos cuadros de su colección de arte contemporáneo, que no dejaron mucha huella en mí que digamos, ofrecían "El pan de los ángeles", que es una exposición de la Galleria de los Uffizi de Florencia. Es floja, porque apenas interesan por su factura tres o cuatro cuadros de las 45 piezas colgadas...



...esta Madonna della Loggia de Botticelli entre ellos, algo de Luca Giordano, el Capucino Veronese, un tal Padovanino -me parece recordar- e incluso il Giovanino.

Más impactante es la profundidad y coherencia teológica del montaje, sorprendente en estos días.

El domingo de Resurrección estuve en el Reina Sofía, que hacía mucho tiempo no pisaba, para ver la exposición de la obra de Picasso, que reúne las pinturas del propio museo junto a las del Museo Nacional Picasso de París.

Me gustó. Quizá el número excesivo de obras (bocetos, dibujos, etc.) y su variable hermetismo acaba resultando agotador. Sin embargo, es impresionante su capacidad de trabajo y el genio que destila: toca todos los palos y los toca bien. A mí me fascinaron en todos los estilos su habilidad y sensibilidad para el trazo y los colores. Salvo el Guernica, que es tremenfo, las obras que más me 'llegaron' fueron las más figurativas, como Paul de arlequín...


Este empacho pinacotético o -téquico viene a que empiezan a abrírseme las carnes por desperdiciar la oferta pictórica de Madrid.

Basta hacerse cargo de que me quedan pendientes una sobre las compras de Velázquez en Roma en la Academia de San Fernando que han prorrogado hasta este domingo, Modigliani en el Thyssen, la de pintura del XIX del Prado y la restauración de los frescos de Luca Giordano en el Casón del Buen Retiro. Si alcanzo.

No hay comentarios: