martes, 12 de febrero de 2008

Subversivo

Me ha pillado tan de improviso que hasta me he ruborizado. No quiso ver El hombre tranquilo porque en ella un hombre pega a una mujer y -más o menos es la idea, pero dicha a lo llano- perpetúa la estructura patriarcal.

No sabía que mi transgresión llegase a esos extremos.

4 comentarios:

Terzio dijo...

Sí. A ese delicado (¿o es una "ella"?) le debe de resultar quasi-denunciable en juzgado la escena. Sobre todo cuando aquella buena señora del mantón le da a Sean Thornton una vara para que le arree bien a su amada Mary Kate Danaher...y todo el pueblo detrás dando su aprobación.

Lo dice el Salmo: "...cuando fallan los cimientos, ¿qué podrá hacer el hombre?..."

Pues eso.

'

Agus Alonso-G. dijo...

Era una ella, y el que le dijo que no la viera, su novio extranjero y cool.

Terzio dijo...

Ah! Pobrecita.

Debería buscarse otro autóctono y más "burning"?...

Tú no le digas nada, por si acaso: Mantente circunspecto.

'

Suso Ares dijo...

Los devotos de "El hombre tranquilo", entre los que me cuento, debierais ver, si es que no lo habeis visto ya, el maravilloso documental de José Luis Guerín, Innisfree.