domingo, 3 de febrero de 2008

Sobre imponer

Los rabiosos enemigos de la Iglesia en España suelen repetir como un mantra que los católicos queremos “imponer” nuestra visión del mundo. Como saben perfectamente que no es así, se permiten espumajear y lanzar sus embestidas. Es decir, si de verdad quisiésemos imponer, si contásemos con hogueras, con celdas inquisidoras, si colgásemos al hereje por los dedos, entonces usarían palabras suaves con nosotros, buscarían el acuerdo, y nos llamarían hombres de paz o buscarían el modo de entablar una Alianza de Inquisiciones o algo así. Cobardes: agresivos con el manso, mansos con el agresivo.

No es casual que la Junta Islámica pida el voto para la izquierda (me entero vía Terzio). Porque la futura división política, al menos en nuestro país, la marcará que se asuma o no la tradición cultural occidental. Y me temo que muy pocos islámicos estarán en la primera opción.

3 comentarios:

Terzio dijo...

Es engaño. Esos de la junta islámica son psoeros disfrazados de moros de ramadán. Tienen carné con subvención y buscan más. Lo enorme es que eso no se publique y el documento de los Obispos lo manipulen como arma de campaña: A ver si les explota en la jeta!

p.s. Y no frecuentes tanto a ese Terzio, que es una bad influence.

'

Suso Ares dijo...

Mirando hacia dentro y hacia atrás sin ira: si hubo conversaciones con Eta bajo los gobiernos de Aznar, ¿por qué entonces la Conferencia Episcopal no se pronunció en los mismos términos que ahora, máxime si, como se dijo, monseñor Uriarte medió en alguna de ellas? Entiendo, y lo digo sin ironía alguna, que la Jerarquía española esté más cómoda con gobiernos del PP. Pero, ya tenga los vientos gubernamentales a favor, ya en contra, que no sea nunca feudo de nadie, ¡por Dios! ¿Por qué no condenó la invasión de Irak con la energía que lo hizo Juan Pablo II? Por una Iglesia libre, siempre.

Ángel dijo...

Bravo, Agus, bravísimo.

Y de acuerdo con Suso, pero no entro en detalles que me tienen dicho en la logia que ponga más esmero en disimular.