viernes, 25 de enero de 2008

Faulkner

E: ¿Lee a sus contemporáneos?

W.F.: No, los libros que leo son los que conocí y amé cuando era joven y a los que vuelvo como haces con los viejos amigos: el Antiguo Testamento, Dickens, Conrad, Cervantes, el Quijote... lo leo todos los años, como hacen algunos con la Biblia. Flaubert, Balzac, que creó un mundo propio, un torrente sanguíneo que circula a través de veinte libros, Dostoievski, Tolstói, Shakespeare. A veces leo a Melville, y de los poetas, a Marlowe, Campion, Jonson, Herrick, Donne, Keats y Shelley. Todavía leo a Housman. He leído tantas veces esos libros que nos iempre empiezo en la primera página y continúo hasta el final. Sólo me leo una escena, o algo sobre un determinado personaje, como si te encontraras y hablaras con un amigo durante unos minutos"

"El artista no tiene tiempo de escuchar a los críticos. Los que quieren ser escritores leen las críticas, los que quieren escribir no tienen tiempo de leer las críticas"

3 comentarios:

Terzio dijo...

Bien! Conste que eso lo pienso yo antes de saber por esta oportuna cita que Faulkner pensaba lo mismo.

Ese fenómeno de re-tomar un libro "nuestro" y leer en cualquier página lo mil veces leído, eso es lo que distingue lectores de lectores; claro que el caso varía según qué autor y qué obra, pero el acto es el mismo que cuenta Faulkner. Por eso, a los que tienen ese "don" hay que formarles con lecturas buenas (clásicos!) desde que se les despierta la vis. Esto será definitivo para el futuro lector-escritor, claro.

'

batiscafo dijo...

¡Qué cita tan jugosa! Gracias

Agus Alonso-G. dijo...

Lo sé, Terzio. Lo sé.