lunes, 31 de diciembre de 2007

Año viejo

Leo por obligación profesional Una revolución silenciosa, libro de Jesús Trillo-Figueroa, editado por Libroslibres, sobre las relaciones entre el feminismo y la política, y en especial, el socialismo español. Se me revuelven las entrañas con las aberraciones del feminismo sesentayochista. Con la revolución sexual. Me desgarra el corazón la impaciencia ante el mal que se ha hecho y que se hace: a millones de mujeres, de hombres, de niños... a la humanidad. Esa misma impaciencia que me descompone al leer en el diario El País la distorsión de la realidad que perpetra. En esta ocasión, se trata del acto de ayer en Colón, en defensa de la familia cristiana. Bien que determinados discursos prestos a subrayar lo negativo (las escenas del juicio más que las del paraíso, el Inferno es artísticamente más atractivo) dan munición al tergiversador; pero yo estuve ayer allí y la crónica prisaica es embustera, no busca reflejar la realidad. Mi conclusión: más formación, más cultura, mejor preparación. Para mí y para otros. Así, dentro de no mucho, podremos ocupar direcciones de medios, estantes de librerías, carteleras de cine. No para imponer una visión de la realidad, sino para ofrecer una alternativa en la era plural.

Por lo demás: fui allí sin gana alguna. Por mi aversión genética a la masa de este tipo, porque no me gusta el formato, y porque las bajas presiones me tienen irritable. Al llegar, sin embargo, se me alegró el ánimo al ver al pueblo llano, a la familia plural, diversa, serena. Y pensar en que el futuro es de quienes creen en el futuro y se lo entregan a numerosos hijos. Numerosa prole, insisto, a la que hay que transmitir las tradiciones para que las hagan nuevas. Tradiciones religiosas, pero también culturales. Piedad, formación, cultura.

4 comentarios:

E. G-Máiquez dijo...

Amén.

Anónimo dijo...

Feliz Navidad, Feliz cumpleaños y Feliz Año Nuevo. Estelius.

batiscafo dijo...

¡Feliz 2008!

Agus Alonso-G. dijo...

Feliz Año a tutti. Estelius, qué sorpresa leerte. Gracias.