lunes, 8 de octubre de 2007

Alonso contra mundum

Lo que a Fernando Alonso no se le perdona es que no pretenda caer bien. En una sociedad donde se devoran los programas rosas rebozados en salsa de mierda, en un país de índole profundamente cainita, en un pueblo de mediocres donde no se perdona al campeón que lo asume, Alonso es un apestado para muchos. España es de un tiempo a esta parte una tierra de perdedores y no se acepta que alguien sea un titán, un genio deportivo, y lo asuma en lugar de dedicarse a pedir perdón con mirada de cordero y buscando el favor del público en las portadas de los periódicos, las televisiones o firmando autógrafos.

Debieran escribirse estas líneas tras la más que posible derrota del caballero asturiano el próximo domingo a manos de sus muchos enemigos, entre los que se cuentan sus propios escuderos. Porque es fácil subirse al carro del vencedor tras la victoria, pero toca hacerlo cuando el viento sopla en contra y es denigrado por tantos. Me veo obligado, sin embargo, ante la precipitación de los acontecimientos, a cantar a las armas y al hombre, a ese auténtico crack que tiene algo de dios griego, en su Olimpo. Si este Mundial fuese una leyenda de la Antigüedad y Alonso el héroe que la protagoniza, en caso de ganar este año debiera ser catasterizado. Lo habría demostrado todo. Pase lo que pase, el año que viene va a ser emocionante. Será divertido ver qué hace Hamilton como primer piloto frente a Alonso en... ¿BMW? ¿Renault? ¿Toyota?

Me enorgullece saber que dentro de lustros podré decir: sí, yo vi a Miguel Induráin ganar sus cinco Tours, yo vi la Séptima, yo vi el gol de Zidane en aquella final de Champions, vi a Carlos Sáinz ganar y también perder a 500 metros de la meta, vi jugar a Rafa Nadal y Federer,... y vi a Fernando Alonso luchando contra mundum.

(Por cierto, ¿alguien sabe dónde se escondió papito Hamilton? Esta vez no hubo cámaras para el único-padre-de-deportista-que- concede-entrevistas-como-si-fuera-la-estrella cuando Lewis aparcó en la grava)

12 comentarios:

Terzio dijo...

Es impío; y lo dice por ahí, cuando le preguntan (y eso es hacer propaganda de lo malo)

Que pierda.

+T.

Agus Alonso-G. dijo...

Pecadorrrlllllll de la pradera.

Contra mundum.

Terzio dijo...

Que pierda!

+T.

kañaman dijo...

Alonso sólo es comparable con House.

El Espantapájaros dijo...

No creo que Alonso, al que parece que se le ha caído un tiesto en la cabeza, pueda ser comparado con House. El doctor es quejica, pero no victimista, y actúa contra sus enemigos y se crece en el castigo. Alonso es más llorón y, obviamente, menos genial.

Aunque aquí no se trata ese tema, no comprendo por qué tanta apelación al juego limpio. En un ¿deporte? tan soso como el de la Fórmula 1, que haya un villano, como Hamilton, que hace trampas y espionaje industrial, y pone palos en las ruedas al héroe de turno, pues me parece que pone sal y pimienta a lo que no lo tiene. Es parte fundamental de la función y la gente disfruta más del espectáculo.

Un saludo

Francis dijo...

El espectáculo, el espectáculo. Ese, espantapájaros, es el problema. Que Hamilton sólo busca el espectáculo, mientras que Alonso es un campeón. Y ya está. Llamar llorón a Alonso después de lo que aguanta con el tipo con el que lo aguanta es cobarde y una falta terrible a la verdad. Así de claro.

¡Viva Alonso, coño!

erpayo dijo...

No se si será impío, pero al menos es sincero cuando le preguntan...

¿Es llorón? Al menos no tanto como el NdM en Hungría, que después de darle una orden el equipo y no obedecerla y después de hacerle esperar (el equipo, no Alonso) unos segundos de escarmiento en boxes fue corriendo de la mano de papuchi a llorarle a la FIA para que sancionaran a Alonso. Así consiguió el aparcacoches este la pole de Hungría que en la pista había sido para Alonso... pero claro, es mejor repetir los clichés y decir que es un llorón. Simplemente uno tiene un mínimo de dignidad.

El Espantapájaros dijo...

Que no, que es un llorón. Que yo sepa, nadie le obligó a meterse en esa escudería, y ahora si tiene que tragar, que se aguante o que se enfrente como un hombre al pérfido Hamilton, retándole pública y abiertamente a un duelo a muerte. Si Hamilton es Sebulba, Alonso tiene que ser el Anakin que le enrede de tal forma que se estrelle su coche.

Un saludo

Agus Alonso-G. dijo...

Se ve, Espantapajaros, que no te gusta tanto el deporte como las novelas de foletín, je, je.

De todas maneras si tanto te gusta la suciedad del duelo, debes aceptar que es también parte del show que nosotros nos caguemos en toda la genealogía (principiando por su progenitor) del señorito Hamilton.

Y no sé por qué das por supuesto que tiene que tragar que sus propios ingenieros le den por saco.

Esto me recuerda a una discusión que tuve una vez con uno (culé, por más señas) sobre el mayor robo de la historia, sí, el Corea-España del Mundial Corea-Japón 2002. Para quien no visualiza aquel día de infausta memoria, el árbitro (un hijo de puta egipcio)nos quitó dos goles, el último de ellos ponía fin al partido, pues era el entonces llamado gol de oro. El juez de línea (un hijo de puta de Trinidad y Tobago que no había arbitrado nunca más que la liga Coca-Cola de su pueblo) pitó fuera de fondo cuando la pelota había quedado bien lejos de la línea. Perdimos en los penaltis.

A lo que íbamos. El citado culé me decía que "era Corea, que haber metido un gol, que no se podía ser llorón". ¿Qué tenía, que haber ganado España 5-0 para que le diesen la victoria? Pues esto es igual. Encima de que le dan por saco, Alonso tiene que sonreír.

Ojalá podamos cantar la furia del pélida Alonso el lunes.

kaña dijo...

¿Te llamas espantapajaros porque espantas de lo feo que eres?

Por cierto, Hamilton no es Sebulba, es:

http://www.hamiltongo.com/www/?q=&mostrar=img&id=21

Payo, te queremos.

El Espantapájaros dijo...

Bueno, Kaña, no sé, seguramente mi madre tiene una opinión mejor, ja, ja.

Por lo demás, estoy a favor de que se insulte y vitupere a Hamilton: como he dicho, él es el villano y tiene que ser odiado y despreciado, a la vez que se cantan las virtudes del héroe Alonso, pero éste debería ser precisamente más héroe. Si todo el mundo está contra ti, hay que enfrentarse a él sin una sola queja, sin un solo pero, sin clamar por esa injusticia.

Lo otro, la "suciedad del duelo", es lo que me extraña que produzca tanta queja, porque da gracia al asunto, al menos desde mi punto de vista.

Un saludo

Agus Alonso-G. dijo...

No te falta razón, Espantapajaros, aunque para mí Alonso sigue siendo el genio, y por muy héroe que sea, si tus propios ingenieros te dan por saco, hay poca epopeya que cantar. La presión mediática fruto de los "lloros" de Alonso es un arma poderosa en manos de este Aquiles.

Kaña, por cierto, esto no es un blog de tres al cuarto para entrar insultando amparado en la distancia y el anonimato. Mídete.