martes, 11 de septiembre de 2007

Teología del cuerpo

Que la mirada sospechosa sobre el mundo físico es diabólica lo atestiguan, al menos: que el mismo Satanás no necesitó cuerpo para cagarla pero bien el muy capullo, que el pecado original fue de soberbia -el menos físico de todos los pecados-, y que Dios eligió los límites de la carne humana para redimirnos. Ahora, que vengan dualistas, platónicos, estoicos, luteranos, idealistas, cartesianos, beatas y otros moralistas a tocar su cansina zampoña de cárceles del alma y otras mandangas.

13 comentarios:

Terzio dijo...

¿También S.Pablo cuando clama "...Quién podrá librarme de este cuerpo de muerte?"...con la respuesta subsiguiente? Rm 7,23-24

O tu tocayo cuando truena parecido??

Y la Santa (Teresa, of course) cuando rima:

"Ay, qué larga es esta vida!
¡Qué duros estos destierros,
esta cárcel, estos hierros
en que el alma está metida!..."

Ni es una fruslería el Fedón...te pongas como te pongas.

Soma=sema es un tópico muy serio, como ves; aunque estés tan fiero y reactivo, tú sabrás por qué.

+T.

Agus Alonso-G. dijo...

Suena arrogante, quizá, pero sí, creo que decían lo que había que decir en su momento. Y por tanto es incompleto. Erróneo, sí.

"Lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre" (Mc 7, 14-23)

"Lo que Dios ha purificado no lo llames tú impuro" (Act 10,15)

El bien lo hacen cuerpo y alma, lo mismo que el mal.

Agus Alonso-G. dijo...

¿Fiero y reactivo? Provocador.

batiscafo dijo...

Salvando las diferencias entre naturaleza creada, caída y redimida -y sus consiguientes fallos estructurales salvables mediante la gracia- estoy de acuerdo con la visión positiva.

Otra cosa. Creo que estos días estás de primer aniversario bloguístico. ¡Felicidades!

Terzio dijo...

Cachisss!!!

Con Batiscafo por medio ya no te puedo arrear un "citazo" para dejarte KO!!

Pero te la reservo, para mejor ocasión.

Descuída!

+T.

Ángel dijo...

Si el cuerpo fuera una fruslería no resucitaríamos con él sano, salvo y glorioso.

Platón, San Pablo, tu tocayo... ¡lo que disfrutó don Martín con todos ellos!

Agus Alonso-G. dijo...

Cita, cita si te atreves. :)

Terzio dijo...

Estás pre-otoñal, tierno y sensible...y temo traumatizarte, caro.

Bacci!

+T.

CGC dijo...

No sé que es mejor, el texto o los comentarios.
Yo me apunto a lo del cuerpo, aunque me temo que, al final, va a tener razón don Terzio... Pero ¡es que está tan rica la cerveza!

Terzio dijo...

Otra sentencia (apócrifo-popular?)de la Santa (Teresa, of course):

"Cuando perdíz, perdíz; y cuando penitencia, penitencia".

Es decir, cierta tensión de contrarios en armonia de fin.

Y sin contradicción.

Así que, sin complejos, tambien cabe la birra.

+T.

Agus Alonso-G. dijo...

Los argumentos de autoridad son sabrosos, y respetabilísimos, desde luego.

Pero que el espíritu sea ontológicamente superior a la materia no hace que ésta sea la culpable de los males humanos, como ha quedado expuesto.

¿Acaso el hierro es culpable de que con el se haga una bala que mate personas? ¿Acaso los sentidos son culpables de la torcida recepción que el alma herida haga de lo que llega a través de ellos?

¿Acaso las pasiones pueden ser exclusivamente físicas? ¿Acaso lo animal es solo corporal, es decir, no tienen también los animales un principio de vida distinguible de la materia que huye, o se extingue, cuando mueren?

Creo en una unidad alma-cuerpo cuya separación supone, eso, la muerte. Tan traumática experiencia, aunque sea puerta a la Vida.

¿Pre-otoñal, tierno y sensible? ¿Diagnóstico ascético o análisis freudiano? :) Yo siempre estoy pre-otoñal, tierno y sensible, don Terzio.

Terzio dijo...

Me alegro, porque comparto bastante el síndrome.

Yo, desde aquí y en mis circustancias, con mi "anímula vágula blándula, hospes comesque córporis" que decía mi paisano Adriano (pagano y con novio, pero atinando mucho en sensibilidad y atención anímico-corpórea, como ves).

¿Por dónde iba?...

Pués por ahí, poco más o menos.

+T.

Persio dijo...

Muy elocuente, sí, señor.

Un saludo