miércoles, 19 de septiembre de 2007

Original (es)

Y cuando ya todos seamos friquis -freaks, dicen casi ufanos los freaks- o alternativos, cuando hayamos llevado el pluralismo hasta sus últimas consecuencias y seamos átomos, qué digo, elementos de imposible fusión en una tabla periódica infinita. Entonces, ¿fisionaremos desapareciendo con un estruendoso *flop*?












1 comentario:

batiscafo dijo...

Pues sí, esto del friquismo es una vulgaridad como otra cualquiera.

La primera regla de la originalidad es la modestia. En el momento en que el original cae en las garras de la vanidad pierde toda la gracia.

No hay más que ver cómo andan estos días los friquis de Hello Kitty y de Snoopy. ¡Estamos rodeados! Al final, todo es objeto de consumo.