jueves, 6 de septiembre de 2007

Versus gnosticismo

Me gustaría profundizar mucho más, pero voy volaaaaado, así que me conformo con citaros a Flannery O'Connor vía editorial de ayer del The New York Times (replicada en el International Herald Tribune hoy) a cuenta de la Madre Teresa, y enlazaros al artículo:

I think there is no suffering greater than what is caused by the doubts of those who want to believe" wrote Flannery O’Connor, the Roman Catholic author whose stories traverse the landscape of 20th-century unbelief. "What people don’t realize is how much religion costs. They think faith is a big electric blanket, when of course it is the cross. It is much harder to believe than not to believe."

En efecto, es más difícil. Más razonable y más pleno, pero más difícil. Para que luego vengan los empeluquinados y polvorientos ilustrados a tratarnos de zombies memos que eligen la senda fácil. San Josemaría lo decía en Camino muy sintéticamente: "Paradoja: es más asequible ser santo que sabio, pero es más fácil ser sabio que santo". Aviso para navegantes gnósticos.

Enlace editorial NYT


PD: De hoy al domingo no me busquéis por estos lares

3 comentarios:

El Espantapájaros dijo...

Bueno, yendo a la cita del texto, no creo que ser sabio o santo deban ser cosas incompatibles, aunque una cosa no tenga por qué llevar a la otra, desde luego. En cuanto a las pelucas, ya que las nombras, ¿a quién no le gustaría tener una de ellas, las de coleta, por ejemplo? Para mí, la moda del siglo XVIII sólo es superada por la del XIX.

Un saludo

P.S.: Si me permites, te enlazo en mi "blog".

Anónimo dijo...

Estoy terminando de leer un libro que me ha sorprendido por su contenido. Se titula EL REY DE LAS MARIPOSAS, y su autor es SEBASTIAN JIMENEZ PINTO. Es una Novela historica y trata sobra la vida de Jesús, Judas Iscariote y todos los discipulos que le siguieron en su ministerio. Os recomiendo que la leais, pues creo que eso es verdaderamente lo que ocurrió con Jesús en su vida. Además tiene un blog muy interesante que debeis de visitar : www.elreydelasmariposas.blogspot.com ( Juan Carlos-Huelva)

Agus Alonso-G. dijo...

¿El rey de las mariposas? Esta vez, ¿quién descubre qué arcano misterio escondido por un cura malvado o por un cardenal asesino?

Espantapajaros, bienvenido por estos lares. No creo que la cita del texto diga que sean incompatibles ser sabio y santo (ahí están los innumerables ejemplos canonizados de los doctores de la Iglesia, y tantos otros estudiosos y científicos de profunda vida cristiana). Más bien la idea es que ser sabio no está al alcance de cualquiera, hacen falta unas disposiciones naturales, unos talentos intelectuales, una educación... Mientras que ser santo está al alcance de "todos los bolsillos".

Y, sin embargo, es más fácil ser sabio para cualquiera que tenga los medios, que ser santo para cualquiera de nosotros. No sé si me explico.

También te enlazaré yo en mi blog. Un abrazo.