lunes, 3 de septiembre de 2007

A currar pringaos

Desde luego no tan diligente como el Hiponate, santo y queridísimo patrón de uno, retomo el blog. El mes vacante ha sido necesario, obligado y provechoso. Después de estas semanas me hago la ilusión de ser un tipo reformado. Si no distinto -que eso seguro que no-, sí transformado. He pasado cuatro semanas en Barcelona, en blitzkrieg abierta con los mosquitos, haciéndome todo (catalán) para ganar a todos, leyendo, estudiando algo de teología, rezando, haciendo todo el deporte que no había practicado en los últimos... años, etcétera. En términos puramente mensurables que por supuesto no hacen justicia a lo que han sido esas semanas (lo importante es el amor y eso, pero en serio), he leído el último de Harry Potter, la Teología Fundamental de EUNSA, La ética de la autenticidad de Charles Taylor, y he hecho unas decenas de kilómetros en bici y he jugado un puñado de partidos de fútbol, con tan buena suerte de no sufrir ninguna lesión.

La semana pasada anduve por Huesca, junto al santuario de Torreciudad, en unas jornadas de Humanidades (http://www.jornadashumanisticas.es/). Ya si eso, si eso, desgranamos más adelante, que ahora no hay tiempo y no tengo la incontenible emoción necesaria para hablar del asunto.

Ah, lo del título. No es la gracia fácil, o sí lo es. Es solo la pintada que hay en el ángulo inverosímil de un rótulo de un local en aparente abandono a la salida del Metro que me lleva al trabajo. No por que currar sea algo repugnante, ni porque vosotros, proletarios del mundo, seáis pringaos. Pero de alguna manera hay que titular. Y después de días y semanas viendo la dichosa pintadita, algo de justo hay en que diese entrada a una entrada o post post-vacacional.

Y aun así, ando en guardia.

2 comentarios:

Terzio dijo...

Me alarman los "reformados"; si dices que vuelves hecho un "tipo reformado", me alarmo más: La reforma y sus reformados nos trajeron sinfín de males.

Me tranquilizan otras cosas que dices y cuentas (lo del blitzkrieg contra mosquistos...así, así: y la catalana contemporización, hmmm, hmmm).

Harry Potter, indiferente; la Teo-Funda me serena más (tu "problema" fideista-anti-racional, ¿se ha "curado"?); las humanidades en TorreCiu, también me alegran.

Yo, mejorable, ya lo ves.

Saluti!

+T.

Agus dijo...

Ja, ja. Terzio, lo tuyo no tiene parangón. Harry Potter me sirvió para practicar mi inglés. La Teo-Funda, oportunísima para contrarrestar mi semirracionalismo-fideísta-jansenista (si cabe), y para mi soberbia (quiero decir, para mi humildad).

El librito de Charles Taylor, brillantísimo, iluminador para mí.