viernes, 22 de junio de 2007

Primacía del espíritu

Cómo no gozarse en el progreso técnico cuando te permite leer un sermón de Newman sobre la necesidad de la abnegación para demostrar lo auténtico de la religión mientras escuchas la banda sonora de Victor Young para El hombre tranquilo en el reproductor MP3. Todo ello mientras esperas al autobús que te llevará a tu casa, a unos kilómetros de donde estás.

2 comentarios:

Gaviota dijo...

Esta es una absoluta verdad relativa, dichosos inventos del hombre blanco, que permiten a él mismo gozar del arte creado para su gozo y placer.

Terzio dijo...

Ya nos explicarássss...

Lo de esta gaviota, digo.

Es, dice, de

AguasssCalientessss...

:)???!!!