lunes, 28 de mayo de 2007

Gran Esperanza

En un peor que mediocre panorama político como el que reina (aunque no sólo) en España, reflejo y espejo de una sociedad peor que mediocre, Esperanza es más que una esperanza. Venía diciendo desde hace tiempo -creo que no lo señalé aquí- que el su gobierno iba a vapulear a Simancas. Todavía había quien decía que no estaba claro. Pero cuando uno vive en uno de los únicos dos distritos de Madrid en los que ha ganado el PSOE tiene una mirada más objetiva, porque resulta generalmente más fácil superar el planteamiento ideológico y darse cuenta de los beneficios cotidianos de una gestión política que beneficia a todos, no sólo a los más favorecidos.

Porque eso es lo que ha supuesto la gestión de Esperanza Aguirre: progreso económico y social para todos los madrileños. Una mejora espectacular en infraestructuras, con especial énfasis en aquellas que usamos fundamentalmente los que tenemos menos recursos (el Metro, los intercambiadores de transportes...). En sanidad: nada menos que la reducción efectiva y realísima de las listas de espera, ocho nuevos hospitales... En colaboración, sí, con la empresa privada, pero que ni es pecado, ni deja de ser ciudadanía, sociedad, iniciativa social, y que permite poder invertir en muchos servicios diferentes y no subir impuestos. Como pasa en educación, otro de los intereses fundamentales de cualquiera. En esto es especialmente reseñable la valentía y eficiencia de Aguirre, cuyo modelo educativo es casi único en España (y digo el casi para no pillarme los dedos), por ofrecer verdadera libertad a los padres (amén de ahorrar un pastón a las arcas públicas) a través de los conciertos educativos, que favorece a su vez la competitividad, algo que en educación es calidad. Yo he estudiado en Tajamar, colegio concertado de Vallecas, y si no fuese por ello, seguramente no habría tenido acceso a la excelente formación que he tenido, porque mi familia no tenía suficientes medios. Y por ofrecer exigencia, calidad y disciplina en nuestra perjudicada escuela. Una mejora, en términos globales, también económica y de empleo. Hoy, el comentario recurrente entre buena parte de los madrileños es “si al final nos vamos a volver nacionalistas”. Porque Madrid es hoy motor del progreso de España. Mientras otros chupópteros quieren vivir de las rentas y alimentan al pueblo con pan y circo ideológico, el gobierno de Madrid se dedica a lo que nos importa a todos. Quiera Dios que al masivo apoyo no relaje su ritmo de trabajo y su eficiencia.

Esperanza, que ha gestionado mejor la Comunidad incluso que Gallardón, porque no pierde el tiempo en guiños desaforados a las minorías vocingleras a las que les suele gustar la ingeniería social, es una verdadera esperanza. Me la puedo imaginar, perfectamente, junto a la Merkel y Sarkozy, liderando una nueva Europa. Aunque a uno le dan ganas de no compartirla con nadie, ahora que las cosas que más de cerca nos afectan están gestionadas desde la Comunidad Autónoma. Pero lucharemos por no caer en ese individualismo nacionalistoide al que nos empujan un día y otro, y seremos generosos para compartirla con toda España. Ay, si Rajoy tuviera la caballerosidad de dejar pasar a las mujeres primero e irse a su casita a hacer calceta.

8 comentarios:

kañaman dijo...

Quita, quita...que en Madrid está muy bien...que se queden los andaluces con su Chaves, a ver si salen de la Edad de Piedra algún año si eso, y los catalanes con su Montillita...que igual el Barsa gana la liga.

batiscafo dijo...

El inmovilismo del sur es lacerante. Y la clave está en los pueblos. Aquí seguimos pensando en clave de "señorito andalú", vivimos del antiguo PER, etc. Y los dirigentes peperos no contribuyen a dar otra imagen.

En las capitales de provincia, en cambio, la lista más votada ha sido la del PP, aunque todavía arrebatarán alguna que otra por pactos. De hecho, en Sevilla tendremos "Monteserrín" para rato. Y mira que la gente está descontenta...

Querido kañaman, no subestimes a Andalucía. Piensa que ocupa la tercera parte de España y lo que se vota aquí tiene una grandísima repercusión en unas elecciones nacionales. Entre Andalucía, Extremadura y Castilla La Mancha se cuece todo.

kañaman dijo...

¿La tercera parte? va a ser que no...
Andalucía: 17% de población española.
Madrid: 13,50% de población española (no hay tanta diferencia)
Extremadura: 2,50%
Castilla La Mancha: 4%.

Total Sur: 23,50%

En conclusión, entre Com.Valenciana y Madrid (un total de 25%), hay más importancia que el sur.

batiscafo dijo...

Sí, sí, pero ojo que la distribución de escaños es lo definitivo:

De los 350 diputados que tiene el Congreso, Andalucía suma 61, Extremadura 10 y Castilla La Mancha 20. Mientras que Madrid 35 y Valencia 32.

Me he pasado en lo del tercio, pero el Sur tiene su importancia.

kañaman dijo...

Eso demuestra lo patético del sistema electoral español... la distribución de escaños es una patata.
Andalucía saca sólo 3,5 puntos de población a Madrid y le corresponden sin embargo el 80% más de escaños...
Sin comentarios...

Agus dijo...

Lo cual demuestra -una vez más- que en España no hay igualdad.

Anónimo dijo...

I found this site using [url=http://google.com]google.com[/url] And i want to thank you for your work. You have done really very good site. Great work, great site! Thank you!

Sorry for offtopic

Anónimo dijo...

?Quien sabe donde descargar XRumer 5.0 Palladium?
Ayuda, por favor. Todos recomendamos este programa para promocionar de manera efectiva en la Internet, este es el mejor programa!