jueves, 19 de abril de 2007

Un pequeño Stalingrado

Abusar del adjetivo "histórico" es un riesgo, no lo dudo. Pero dudo menos todavía de que la decisión tomada ayer por el Tribunal Supremo de Estados Unidos es histórica. Ha considerado constitucional una ley aprobada en 2003 que prohíbe el aborto por nacimiento parcial (por decapitación). Es la primera vez desde 1973 -cuando se consideró el aborto como "un derecho" en la famosa sentencia Roe vs. Wade- que el Tribunal Supremo acepta restricciones al aborto. Y lo que se avecina.

Pensando en ello, podemos estar felices porque la vida ha ganado una importante batalla a la muerte. Y todo apunta a que es un punto de inflexión en la guerra contra la cultura de la muerte. Incluso será tema caliente de la campaña para las presidenciales de 2008. Para entender las consecuencias de esta sentencia basta echar un vistazo a Google News escribiendo "partial birth abortion".

Hoy no pienso fijarme en las barbaridades contra la vida que el espíritu belicista de USA comete, me quedo con esta defensa del inocente. No puedo dejar de pensar que el aborto es uno de los Stalingrado que nuestra civilización se juega. Hoy caerá una cerveza a la salud del bien y del buen Dios, que diría un personaje de Flannery O'Connor.

Y una guinda para seguir sonriendo.

2 comentarios:

batiscafo dijo...

Son tan infrecuentes estas noticias que resulta chocante ver asociadas en las etiquetas las palabras "aborto" y "alegría".

Seguro que esto no es más que el comienzo de una vuelta al raciocinio y al humanismo más básicos.

Brindemos, aunque a la decrépita Europa todavía le quede mucho camino de ida hacia el exterminio antes de decidirse a regresar. Y mira que ha padecido escarmientos históricos. No aprendemos...

Terzio dijo...

Lo malo es la distancia entre la Europa nostra y los USA; si además los Zpeses de turno identifican antiabortismo=proUSA, la discrepancia "vital" puede, incluso, agudizarse.

Quiera Dios que con la Coca-cola y las hamburguesas también nos vengan esas cosas buenas del american way life's, o como se diga.

(Me callo que allí empezó el aborterío como "derecho" y "conquista" feminista; y de los muertos de cada día en Irak, tampoco diré nada).

+T.