jueves, 29 de marzo de 2007

Día II a.R.

Jarabe para el nacionalismo cavernario, valga la redundancia, que azota España (muchísimo más centrífugo que -peto, por mucho que siempre salga el tic pretendidamente ecuánime): miro la foto aérea de la Piazza del Campo sienesa que cuelga a lo grande frente a mi puesto de trabajo y ya me veo sentado comiendo un bocadillo a la sombra, sobre el abanico que dibuja el empedrado del lugar. Allí estaré dentro de dos días, si Dios quiere, camino de la città aperta.

4 comentarios:

Terzio dijo...

No te quedes en el Campo: Entra en el Palazzo Comunale y empápate en las pinturas de los Maestros sieneses.

Y venera, por toda Siena, el IHS !!!...y a Santa Catherina y a San Bernardino, y...Ay, quién pudiera irse a Siena!

+T.

batiscafo dijo...

¡Buen viaje, Agus! Y allí, en el centro de la cristiandad,junto a tantos grandes santos, acuérdate un poquito de los que nos quedamos en tierra.

kañaman dijo...

Acuérdate de kañita!

manzanita dijo...

Kañaman, qué pasa, ahora eres una cerveza?