lunes, 5 de marzo de 2007

¿Cómo están las cosas en España?

(Una entrada larga, que se sale de los cánones blogueros, pero dedicada a Too Picky)

Me pregunta Too Picky 4.2 que cómo están las cosas por España. Y trataré de ser esquemático para dar MI visión de cómo están las cosas en España.

Igual que se comenta que el Edén estaba entre el Tigris y el Eufrates, hay indicios más que probables de que Caín y Abel eran españoles, sobre todo aquél. Estos tiempos vuelven a demostrarlo una vez más.

En el principio era González, luego llegó un tipo gris con bigote, que en una primera legislatura puso a funcionar económicamente España y gobernó con cierta mesura, haciendo zalamerías a los nacionalistas y llegando a consensos con unos y otros (y echando cal viva sobre los GAL, por cierto, una vez que le habían llevado al poder). En 2000, contra todo pronóstico, ganó una mayoría absoluta, con la que se creció. Porque se le puso en la pepitilla, nos metió en una guerra injusta, que ha matado mucho inocente y que no parece que haya arreglado nada de lo que pretendía (los kurdos, hay que reconocerlo, deben ser más felices ahora, al menos por el momento). Además, adoptó una pose prepotente, chulesca, de negación al diálogo, de hacerse la foto de las Azores mientras la inmensa mayoría de españoles -y los políticos de izquierda, como siempre los oportunistas políticos- se oponía a ello. Además, enfocó parece que muy bien la lucha contra el terrorismo: asfixiarlo económica y políticamente, lástima que no lo hiciera con una sonrisa y sí con un verbo prepotente profundamente antinacionalista.

En esas llegó el criminal 11-M, del que todavía queda bastante que decir (ojalá se pueda resolver algún día), crispó más todavía las cosas, fueron los días del odio. Las bombas de los trenes le dieron el gobierno a un tipo que vino con una sonrisa en la boca y el buen rollo, que sabía a gloria frente a la mirada de perro atravesado del de los bigotes (que para entonces, y como bien dice nuestro no excesivamente querido Federico Jiménez Losantos, había dejado los medios de comunicación en manos de sus enemigos políticos).

El de la sonrisa, amén de demostrar un bagaje intelectual pésimo, decidió que iba a seguir crispando -o llevando a cabo un proyecto ideológico laicista-masónico, y en esto nada hay de conspiranoia-, eso sí, con una sonrisa en la boca, y por lo tanto dando pólvora a sus acérrimos, que cada vez tuvieron que serlo más a medida que las posiciones del papamoscas diz que leonés eran más insostenibles.

Primero tocó los cojones al "catolicismo social": matrimonio de homosexuales, LOE y desprecio a la Religión, desaires al Papa... Cómo fardaría luego en la logia. Cuando vio que ese sector social reaccionaba, se achantó, llegó a un acuerdo sobre financiación con la Iglesia para que no le tocasen las narices y no hizo demasiado ruido con Educación para la ciudadanía. Para entonces ya había aprobado dos proyectos de ingeniería social y quedaba mitad de legislatura por delante para que la gente olvide de cara a las próximas elecciones.

Pero va, y en esas, decide con todo su buenrrollismo a cuestas, que él no sólo va a intentar la pacificación del País Vasco, sino que lo va a lograr. Y del mismo modo que se pasó el lenguaje por el forro de las pelotas (porque para eso soy relativista) a la hora de reinventar el matrimonio o decir que una nación es lo que quiera serlo, pues dice que hay un alto el fuego mientras ETA se crece, y extorsiona, y atenta, y mata... Y lo que en una negociación es una posición de fuerza, la que de partida tendría que tener el Estado, la pasa a tener ETA, como si se le hubiese dicho: los que necesitamos la paz por encima de todo y haremos lo que sea para conseguirlo somos nosotros, 44 millones de españoles menos los criminales proetarras. Y así se ha llegado a una situación absurda. Es fácil intuir que lo de ETA, no sé cómo, le va a estallar a ZP en las manos. Amén de que uno empieza a pensar: ¿qué interés tan desmedido tiene este nuestro presidente para bajarse los pantalones y dejar que los etarras -feos y mezquinos- decidan?

Lo peor: cómo la gente normal, la corriente, y los periodistas, y la gente se supone más inteligente, abandona su espíritu crítico en manos del partido, en manos de unos políticos que no tienen principios (por supuesto no morales), que tienen un pobre bagaje intelectual, que son hipócritas. Como había quien defendía la guerra porque lo decía su partido (o la atacaba por lo contrario), hoy hay quien cree en una paz que era hace cuatro años impensable porque lo dice el presidente de su partido, el partido de sus amores, del que tiene incluso bufanda y banderín.

Y, la derecha, mientras, ¿qué? Pues tiene un futuro muy oscuro. Acebes y Zaplana, políticamente quemados desde el mismo incio de la legislatura, son la cara del PP. Cada vez que salen en la tele, bajan las encuestas, y aun así, siguen saliendo. El problema gordo: lo que viene detrás es hez, es lo que tiene ahora el PSOE (políticos sin licenciatura, sin principios, relativistas) pero con camisas Ralph Lauren y frenillo de la calle Serrano. Es decir, que lo que la basura de la clase política española deja es votar exclusivamente como castigo (como castigo al PSOE, como castigo al PP, como castigo a uno mismo anyway).

¿Y qué de la reacción ciudadana, de la "derecha social"? Pues como dije, las agresiones contra la familia y la educación libre del PSOE provocaron el erizamiento del "catolicismo social". El problema es que -España clerical y heredera de Franco- donde dice catolicismo, algunos se empeñaron desde el principio en escribir "derecha" (derecha monolítica, por lo demás) como si fueran sinónimos. Así, pretendieron convertir la misma oposición a los matrimonios gays y a la LOE en una oposición al Estatut, y en una oposición a la negociación con ETA... Y ya antes, y en definitiva, en una oposición a Zapatero, como si fuera -y como decía una pancarta en Lorca el otro día- "el Anticristo". Cuando, como dice el que predica al Papa los ejercicios estos días, el Anticristo es reducir la fe católica a ideología. A esta identificación ha ayudado, por supuesto, un amplio sector de católicos y parte de la jerarquía, que a veces parece buscar los titulares de los periódicos aunque sea hablando de cuestiones políticas, y que han dejado que la COPE se convierta en el arma para construir una derecha sin Dios que seguirá aprovechándose mientras lo necesite.

Y, a mi gusto, lo peor, es esa especie de cristalización de iconos seudointelectuales, que falsean lo que debieran ser verdaderos referentes de una verdadera cultura hecha por cristianos. Un claro ejemplo es la literatura panfletaria que pretende pasar por oferta cultural de esa supuesta derecha. Eso sí, algunos se están haciendo de oro con la demagogia y el populismo. Y mientras, se sigue perdiendo el tiempo que debiera emplearse en construir una intelectualidad católica (que no de derechas) en alentar y apoyar la pancarta sin soporte intelectual y el activismo diz que cristiano que termina haciendo un potaje de fe y política. Pero qué te voy a contar, Too Picky, eso lo tienes en el país que te acoge. La famosa christian right, expresión que me provoca sarpullido, y que hemos copiado en España, pero a lo casposo, sin querernos dar por enterado de que lo que hay en la base de las faith-based policies es fundamentalismo cristiano y no liberadora doctrina del Vaticano II acerca de la libertad religiosa.

A todo esto, los que nos atrevemos a no criticar a Zapatero cada vez que abrimos la boca somos tibios, moderados, colaboracionistas, amigos del PSOE, socialistas, y todo un sinfín de pecados políticos. Incluso te pueden decir que eres de ultraderecha antisistema en un intento de que te sientas mal (y los que te lo dicen, cáspitas, proceden precisamente de esa ultraderecha y se limpian el culo con la democracia, que sólo les sirve cuando se cumple lo que ellos quieren). De modo que el supuesto centro del que habla Terzio, ni siquiera lo es, porque demuestra que libertad sólo le interesa para imponer las ideas al otro. Lo que le molesta es que quienes tengan el pdoer mediático sean otros, pero si ellos, ay, si ellos pudieran tener el monopolio que tiene PRISA... ¿Habría libertad? Lo dudo.

Esto, por desgracia, lo he vivido muy de cerca. Y prefiero no largar mucho más, para no hacer de eso que algunos llaman "fuego amigo", como si yo fuese amigo de una derecha que es incapaz de enterarse de cuáles son nuestros problemas, los de la gente con menos recursos, y a los que hoy sólo podría votar como castigo a una izquierda que es lo más zarrapastroso que se ha visto en mucho tiempo. Son tiempos duros, muy duros para quien no está dispuesto a caer en la dialéctica del blanco y el negro, y del conmigo o contra mí.

A todo esto, como uno tiene amigos muy, muy de izquierdas, porque uno es verdaderamente liberal, y no de boquilla, hace un esfuerzo de diálogo, de comprensión, y cuando no es posible, simplemente no habla de política. Pero como uno trata de no rendir pleitesías ni a creadores de opinión ni a siglas políticas, encuentra muy buena acogida entre esos forofos de izquierdas incluso cuando defiende lo contrario en algo tan lamentable como los jugueteos del PSOE con ETA.

(Y me dejo mucho en el tintero. Ante las dudas estoy dispuesto a explicarme con más detalle y con ejemplos gráficos que detallen)

10 comentarios:

kañaman dijo...

La verdad es que no entiendo cómo puede haber gente que quiera dedicarse a la política hoy día.

Agus dijo...

No dejo de sorprenderme: http://www.libertaddigital.com/noticias/noticia_1276300460.html

Agus dijo...

El titular es: Antonio Cañizares califica la huelga de hambre de De Juana como un acto de terrorismo "refinado e inteligente".

Alucino en colorines.

Terzio dijo...

Muy buena "crónica"; si le das formato de "carta", te podría salir algo parecido a Cadalso o Blanco White.

Del Primado, te diré que aborrezco al episcopologio politiqueante; desde la España Visigoda, esa afición política de los mitrados ha causado estragos a la Iglesia, que es a la que deberían prestar dedicación exclusiva, que para eso se les dió el báculo.

+T.

Agus dijo...

Gracias... Y cada uno de los temas tratados daría para otra carta marrueca.

En cuanto a lo del politiqueo eclesial... luego no resultan tan extrañas ciertas aversiones laicistas.

Too Picky 4.2 dijo...

Agus, me desboino ante ti, chaval. Muchas gracias por tomarte la molestia de escribir esta joya. Cinco estrellas, two thumbs up, o lo que quieras. Te debo una cena.

batiscafo dijo...

Jo, menuda crónica preclara. Aplausos.

Lo que peor llevo es la aniquilación de libertad informativa a la que nos sometió el del bigote, el seguimiento de tantas ratas a la sonrisa de Hamelín, el imperio del pensamiento único y la identificación entre cristianismo y derecha.

Agus dijo...

Me debes una cena, eso es lo importante de todo esto. ;)

paapa dijo...

Muy buenos y creo que acertados los comentarios, daría para una página entera de opinión en un buen periódico, aunque me pregunto si los hay en España.
Solamente un pequeño apunte que has esbozado diciendo que Rodríguez, mas conocido como ZP diz que es de León, te faltó completarlo con esto que dice la web de presidencia de gobierno "Nació en Valladolid el 4 de agosto de 1960.", o sea que como ya hemos comentado, vallisoletano por mucho que se empeñe.

Francis dijo...

Je, papito, no trates de lavar la imagen leonesa: ya ha quedado mancillada para el resto de la historia de España.