jueves, 22 de marzo de 2007

Abrigo

Hoy era de esos días que casi mejor no haber leído la prensa, porque de lo importante se iba a enterar uno y de lo “otro” solo saco bilis de un color oliváceo repulsivo. Leo estos días como un lenitivo el último tomo de diarios de Trapiello. Como casi siempre, “abrigan el corazón”.

No hay comentarios: